Otros Deportes

Fuentes es otro Moisés salvado por las aguas

Quedó parapléjico hace casi 24 años. Encontró en el deporte la motivación para salir adelante.

fg

Moisés Fuentes, nadador paralímpico.

Foto:

Jaime Moreno/ EL TIEMPO

28 de agosto 2016 , 11:45 a.m.

Moisés Fuentes ya conoce de memoria el podio de los Juegos Paralímpicos y ahora quiere repetir. Ganador de una medalla de bronce en Pekín 2008 y de una plata en Londres 2012, este nadador santandereano se puso como meta terminar en lo más alto. Fuentes va ahora para su quinta participación, tras haber competido también en Sídney 2000 y Atenas 2004.

Nació el 22 de septiembre de 1974 en el municipio del Valle de San José (Santander). Pero tuvo un segundo nacimiento el 13 de octubre de 1992, cuando sufrió el atentado que le cambió la vida. Apenas había cursado la primaria, en una escuela pública en Bucaramanga. Estaba en Santa Marta junto a su hermano Rodrigo, quien era vendedor de café y cacao en esa ciudad. Allá sufrieron un atraco: Rodrigo murió y Moisés recibió seis impactos de bala. Esa acción sigue impune, casi 25 años después.

Uno de los disparos le provocó una lesión en la médula espinal: quedó parapléjico. La primera sensación fue terrible: quería quitarse la vida y llegó a estar tres días sin comer.

Fuentes encontró en el deporte la válvula de escape de sus problemas. Seis meses después de haberse levantado de la cama, pidió que lo llevaran a la quebrada de La Putana, que queda en la vía hacia Barrancabermeja. En ese mismo lugar había aprendido a nadar cuando tenía 6 años, con una pimpina como flotador. Sin poder moverse de la cintura para abajo, se lanzó: salió a los dos minutos. La prueba estaba superada.

Pero no fue la natación el primer deporte que practicó Moisés después del atentado. Probó primero con el baloncesto y le fue bien. Pero en el agua empezó a sentirse mucho más cómodo, a tal punto que comenzó a competir en las piscinas de la Unidad Deportiva Alfonso López, de Bucaramanga, que aún siguen siendo su lugar de entrenamiento.

La primera medalla olímpica fue en Pekín, en 2008. Dos años antes, en Durban, ya había sido bronce en los campeonatos mundiales. Compitió en los 100 metros pecho y obtuvo el bronce, detrás del español Ricardo Ten y el brasileño Daniel Dias. Era la primera vez que un colombiano se subía al podio de unos Paralímpicos.

“Tengo dos sensaciones encontradas: por un lado, siento alegría por estar en el podio. Dios me dio un poco más de vida y estoy acá. Pero tristeza porque lo podía haber hecho mejor”, declaró entonces. Y lo hizo mejor: cuatro años después, en Londres 2012, subió un escalón más: ganó la plata, solo superado por el brasileño Dias. “Es la prueba más emocionante que he tenido y la que más he disfrutado. En Pekín estaba bastante tenso por la falta de experiencia. Aquí lo hemos preparado psicológicamente y la disfrutamos al máximo”, declaró entonces.

Ese muchacho que solo tenía la primaria también se superó afuera de las piscinas. Hoy tiene tres títulos universitarios: es licenciado en idiomas, contador público y tecnólogo en deportes. Pero el más importante que ostenta es el de un luchador que nunca se entrega y que ahora quiere una medalla más.

DEPORTES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA