Otros Deportes

Van Niekerk corre para ser el más veloz del mundo y remplazar a Bolt

El surafricano apunta a ser el sucesor del legendario atleta jamaiquino.

Wayde van Niekerk

Wayde van Niekerk, atleta sudafricano.

Foto:

EFE

12 de agosto 2017 , 09:33 p.m.

El surafricano Wayde van Niekerk ha sido el hombre más rápido de la historia en los 400 metros, la prueba, quizá, de mayor sufrimiento para los atletas, por la distancia; ni muy corta ni muy larga, apenas el tope necesario para ver en plena jauría a las fieras de la velocidad en busca de la consagración y de la presa más deseada.

Pero la afición aún no siente el afecto que debería tener frente a este consagrado del atletismo, que de todas maneras deberá seguir esperando una nueva oportunidad para poder madurar en lo que le falta, no en el arte y la técnica de correr, sino en la manera que debe llegar al público.

En la final de los 400 metros del Mundial de Londres, en su especialidad, se colgó su segundo oro universal consecutivo tras ganar en Pekín 2015. Esta vez fue casi sin esforzarse, a tal punto que los últimos metros llegó a la meta más por impulso, que por aceleración. Con tres metros de ventaja sobre la recta final se mantuvo sin desgastarse para finalizar con un discreto 43,28 s, apenas suficiente para ganar, por delante y con comodidad del bahameño Steven Gardiner, plata, y el catarí Abdalelah Haroun, bronce.

Pero el pasado jueves, cuando las graderías del estadio Olímpico de Londres estaban colmadas de aficionados, que se aprestaban para alabar a la estrella que ya había irradiado en los Olímpicos de Río, con su imponente 43,03, que tumbó el récord mundial que ostentaba el estadounidense Michael Johnson desde hacía 18 años (43,18), se escuchó un alarido que surcó el aire. Y no fue precisamente por la victoria del surafricano.

Wayde van Niekerk

Wayde van Niekerk , atleta sudafricano.

Foto:

AFP

Todos querían ser testigos del doblete, el oro en los 200 y los 400 metros de un solo hombre, pero Ramil Guliyev, un atleta de raza blanca se quedó por un suspiro con la victoria, un corredor que no aparecía ganador en las casas de apuestas, y que en esta temporada estaba fuera del top 10 del escalafón mundial.

Guliyev, de 27 años, 1,87 metros, nacido en Bakú (Azerbaiján), pero representando a Turquía, cortó el sueño, en esta ocasión de Van Niekerk, al parar el cronómetro en 20,09, superando por dos centésimas al favorito de todos, que marcó 20,11.
Para Van Niekerk, la presea de plata, de todas maneras valiosa, tiene sabor agrio, porque era el llamado a ganar.

Con ese inesperado resultado, Michael Johnson seguirá siendo por ahora el único atleta en haber logrado el doblete de las dos distancias, en el Mundial de Gotemburgo (Suecia) en 1995 y en los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996.

Pero el revés para Van Niekerk fue por partida doble, pues en este Mundial estaba rotulado para ocupar el espacio mediático y farandulero del jamaiquino Usain Bolt, que colgará sus zapatillas. Y algo clave para suplir ese lugar del carismático Bolt era ganar el doblete, pero no se le dio.

A los 25 años, la misma edad que tiene Van Niekerk, el ‘hijo del viento’ ya era un monstruo de los medios; las cámaras lo perseguían, podía llenar un estadio y reinaba en el mercadeo al vender miles de zapatillas de su marca patrocinadora.

A parte de eso, su rutina, su sonrisa, su estampa y sus celebraciones pusieron a Bolt como el atleta más querido del mundo. Por eso no fue gratuito que las 55.000 personas que estuvieron el sábado pasado en la final de los 100 metros lamentaran que el legendario Bolt no hubiera ganado la prueba reina del atletismo, para verlo salir por la puerta grande.

Le falta la chispa

Van Niekerk, en ese aspecto, está lejos. Y todo porque a él le falta la chispa que derrocha el caribeño. El surafricano es callado, introvertido, aparece poco en los medios y está lejos de mojar prensa.

Claro que con solo hacer la búsqueda en internet, el heredero de Bolt aparece en un par de segundos como la primera opción. Lejos de ser un ‘showman’, Van Niekerk denota en sus redes sociales el amor por Chesney Campbell, su novia, sus perros Bailey y July y el Liverpool inglés.

“Tomar el relevo de Bolt es todavía impensable. Tengo camino por recorrer”, ha dicho cuando le hacen el cumplido de compararlo con el rey de los 100 metros.

Wayde van Niekerk

Wayde van Niekerk, atleta sudafricano.

Foto:

EFE

Lo que también lo hace diferente es Ana Sophia Botha, a quien le dice ‘tía Ans’, la bisabuela de cuatro niños, quien a sus 75 años y con un copo de nieve en su cabeza, es la responsable de que su pupilo, a quien tomó desde 2012, haya sido campeón olímpico, posea el récord universal de los 400 metros y sea bicampeón mundial. En esta ocasión, Van Niekerk se quedó con las manos vacías, pero es joven y todavía puede igualar la gesta de Johnson, y de paso alcanzar la gloria de Bolt, quizá esta, en una tarea más titánica.

DEPORTES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA