Otros Deportes

La gimnasta de 41 años que ya suma sus séptimos Juegos Olímpicos

A través del deporte, Oksana Chusovitina, de Uzbekistán, ayudó a superar la leucemia de su hijo.

fg

Oksana Chusovitina ocupa la quinta posición en la modalidad de salto de gimnasía artística.

Foto:

Reuters y Efe

10 de agosto 2016 , 01:18 a.m.

El coraje de una madre está representado en Oksana Chusovitina, la gimnasta de Uzbekistán que con 41 años sigue dando la pelea en esa disciplina y que por el amor a su hijo Alisher se nacionalizó como alemana para que él recibiera un tratamiento adecuado para la leucemia que lo atacó.

Para Oksana, Río 2016 es la séptima vez que participa en unos Olímpicos, convirtiéndose en la mujer más longeva en participar en gimnasia. Las arrugas de la uzbeka contrastan con los adornos en el cabello de sus rivales y la escarcha en sus mejillas, pero también con su talento, pues está en la quinta posición del salto en estas justas.

En estas olimpiadas, Oksana volvió a lucir la bandera de Uzbekistán en su pecho, una de las cuatro que ha lucido en sus siete participaciones. En los Juegos de Barcelona 1992 compitió con el Equipo Unificado -denominación que recibió la delegación de las antiguas repúblicas de la Unión Soviética tras su disolución el 1991- con el que se alzó la medalla de oro por equipos.

Como uzbeka compitió en Atlanta 1996, Sídney 2000 y Atenas 2004, donde no logró triunfos, pero desde el 2002 a su hijo Alisher, que ahora tiene 17 años, le diagnosticaron leucemia por lo que decidió radicarse en Alemania, país para el que se nacionalizó, luego de abandonar la gimnasia por un breve periodo, y volvió a la competencia para reunir dinero que le permitiera suplir los costosos gastos del tratamiento del niño.

En Pekín 2008, año en que su hijo superó la leucemia, el 'moño' para completar esa felicidad fue la medalla de plata obtenida en la modalidad de salto, con esa consagración parecía que la carrera de Oksana llegaba a un fin soñado, pero ella a los 33 no lo quiso así.

Antes de los Juegos de Londres 2012 anunció que serían los últimos. “Por la noche dije a todo el mundo que me retiraba, y a la mañana siguiente me desperté y cambié de opinión”, contó Oksana.

Se hizo cargo como entrenadora de la selección uzbeka y en 2013 se le autorizó un nuevo cambio de nacionalidad para que intentara volver a representar a su país en Río, donde logró sacar su cupo de manera agónica.

El pasado domingo en su debut en Río no pasó desapercibida, el público mostró su admiración para la gimnasta de mayor edad en competir en unos Olímpicos. Por los altavoces del escenario se escuchó el anuncio de “la leyenda viviente” Oksana Chusovitina, mientras los espectadores aplaudían fuerte y prolongado cuando hacia su primer salto: un mortal con un giro y medio.

Al aterrizar el público la siguió animando y un puntaje de 15.166 mostró que no está en Río simplemente para celebrar el competir en un récord de siete Juegos.

"Realmente amo el deporte, amo complacer al público. Amo salir y actuar para el público y para los aficionados", dijo Chusovitina, que también tuvo tiempo para disfrutar los juegos: "¡Cuando compito (...) si dieran algunos puntos más por edad sería genial!", agregó.

EL TIEMPO.COM
Con información de Reuters y EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA