Otros Deportes

Las Galindo y su sólido reinado en el vóley-playa

Andrea y Claudia conforman una pareja ganadora. Cumplirán el sueño de jugar su primer mundial.

Claudia y Andrea Galindo

Claudia y Andrea Galindo, voleibolistas colombianas.

Foto:

Rodrigo Sepúlveda /EL TIEMPO

01 de julio 2017 , 07:48 p.m.

Fuera de la cancha son polos opuestos, pero dentro de la arena y en competencia, lo que irradian es candela viva. La mayor impone su presencia física, su altura, su potencia y su efectividad en el bloqueo, mientras que la menor tiene una agilidad casi felina, la visión periférica y la rapidez para llegar al balón en defensa. Son el complemento perfecto para llegar al equilibrio físico y emocional en su deporte.

Ellas son Andrea y Claudia Galindo, las hermanas que desde hace casi 12 años se han convertido en las reinas del voleibol playa en Colombia, en una extensa trayectoria que las ha llevado a jugar en todas las competencias del ciclo olímpico y en la que solo tienen pendiente la asignatura de asistir a unos Olímpicos, objetivo que ya planean para llegar a Tokio 2020.

Las Galindo, luego de una permanente lucha en el deporte, en el que se han dado el lujo de ganar más de 60 competencias, entre torneos nacionales y regionales, y apenas han perdido en todo ese tiempo unos cinco o seis juegos, como recuerda Andrea, viajarán este jueves a España para comenzar una corta gira que finalizará con su presencia, por primera vez, en un mundial, el cual se disputará del 28 de julio al 6 de agosto en Viena (Austria).

Es un sueño cumplido; el cupo se ganó a pulso tras las paradas suramericanas, y llega en un gran momento, en el que estamos potenciando nuestro juego.

“Es un sueño cumplido; el cupo se ganó a pulso tras las paradas suramericanas, y llega en un gran momento, en el que estamos potenciando nuestro juego. Ahora, esto crea un nuevo proceso que nos hará crecer más y nos dará alas para pensar en obtener el próximo año nuestro cupo a los Olímpicos de Tokio. Estar entre las mejores parejas del mundo es una satisfacción, pero también nos da una nueva ruta para cumplir enormes retos”, consideró Claudia, la menor, bogotana, de 29 años. Ella, además, le hace honor a su signo zodiacal, Libra, pues le pone el equilibrio, la tranquilidad y calma al desempeño deportivo que realiza con su hermana Andrea, quien, a su vez, es más enérgica, hiperactiva y la de las ideas y decisiones rápidas.

En alto rendimiento

Ambas han sido deportistas desde pequeñas, al igual que sus otros cuatro hermanos, pero fueron las únicas de la dinastía Galindo que llegaron al deporte de alto rendimiento. Nelly Rodríguez, su mamá, siempre les inculcó la práctica deportiva.

Claudia y Andrea Galindo

Claudia y Andrea Galindo

Foto:

Rodrigo Sepúlveda /EL TIEMPO

Andrea, de 34 años, primero fue basquetbolista y luego llegó al voleibol de piso, para finalmente hacer la transición a la disciplina que hoy le ha otorgado un lugar en el deporte colombiano. Claudia se inició en la gimnasia y luego pasó también al voleibol, antes de dar el siguiente salto. Lo que pasa es que ninguna de las dos se propuso tener a la otra como pareja. Fue casi que por el azar o, como explica Andrea, por causalidad (causa y efecto), no casualidad. “Cada una tenía su compañera de juego. Mi pareja, que era una gran amiga, se fue a Estados Unidos, y la compañera con la que jugaba con Andrea quedó embarazada. De manera que sin planearlo, y casi porque tocó, las dos conformamos la dupla y jugamos por primera vez en un torneo que se celebró en la Semana Santa del 2006”.

Desde esa fecha hasta hoy, se han convertido en una dupla ganadora y una de las más competitivas en el área. En estos momentos son las quintas en el listado suramericano.

Andrea tenía en ese momento muchos objetivos, quería formar parte de la selección nacional de voleibol de playa; yo, en cambio, lo hacía más por divertirme

“Andrea tenía en ese momento muchos objetivos, quería formar parte de la selección nacional de voleibol de playa; yo, en cambio, lo hacía más por divertirme. Pero ese fue el comienzo de una exitosa carrera que, de a poco, comenzó a dar frutos. No ha sido fácil; después de tanto tiempo, acabamos de lograr por primera vez un cupo a un mundial. Ahí vamos, a punta de sacrificios, entrenamientos y buenos resultados”, confiesa Claudia.

“Creo que el secreto ha sido en buena parte la virtud que cada una impone en el juego. Mientras que mi hermana es brillante en la estrategia, fina y precisa para imponer su jerarquía en la defensa, yo infundo la fortaleza, la potencia. Entonces, ese complemento sobre la arena se convierte en el mejor equilibrio para alcanzar los objetivos”, analiza Andrea.

La fase final de preparación para llegar a la cita mundialista se complementará con la participación en tres torneos, el primero en España, luego en Alemania para finalizar en Marruecos, antes de aterrizar en Viena.

“Se ha hecho una buena y agitada preparación, con intensidad, y buscaremos llegar al máximo con los torneos en Barcelona, Binz, para luego jugar el certamen del circuito mundial en Marruecos. Ellas están en plena madurez deportiva, y seguramente vendrán los mejores resultados en esta nueva etapa”, indicó Carlos Alberto Yepes, el DT de la selección Colombia femenina de la disciplina.

Andrea y Claudia hacen historia a punta de voleas, remates y clavados. Esa es su ruta ganadora.

JAVIER ARANA
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @arana_javier

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA