Deportes

Juventus, cerca de la final de la Champions: venció 0-2 a Mónaco

El equipo italiano ganó con goles de Higuían. Falcao jugó todo el partido y Cuadrado, 17 minutos.

Juventus

Los jugadores de Juventus celebran el triunfo sobre Mónaco.

Foto:

Reuters

03 de mayo 2017 , 09:46 p.m.

Fue una combinación letal de dos jugadores de Juventus que juegan de memoria. Uno es brasileño, Dani Alves; el otro, Argentino, Gonzalo Higuaín. Se juntaron para hacer estragos en la defensa del Mónaco, para demolerla. Dos veces, Alves le dijo a Higuaín: “toma, hazlo”. Y el atacante le hizo caso. Anotó dos goles para que Juventus venciera a Mónaco en la ida de la semifinal y se asomara en la final de la Liga de Campeones, aunque falta un partido.

No fue Falcao en Mónaco ni fue Cuadrado en Juventus. Ninguno de los dos colombianos brilló. El ‘Tigre’ pareció enjaulado en 90 minutos. Cuadrado fue suplente y apenas entró a la cancha en los últimos 17 minutos. Ambos le cedieron el honor a Higuaín para que apareciera en todas las portadas, con su gesto de gol, con su mirada rabiosa y con sus brazos en alto, como en señal de la victoria.
Que no quede duda: el fútbol italiano es otro. Juventus no salió a defenderse con alma, vida y corazón como haría sin pudor cualquier equipo italiano de antaño. Al contrario, Juventus le puso todo eso a su ataque. Salió a la cancha a devorar a su rival, a demostrarle que quiere título, a pelear, a jugar y a buscar una ventaja cómoda, la de dos goles.
Su primera recompensa la encontró justo cuando Mónaco comenzaba a reaccionar. Cuando al fin el equipo local se enteraba de que era el equipo local. Cuando su joven estrella Mbapeé ya había fallado dos remates contra el curtido arquero Buffon, y Falcao había metido un cabezazo débil que también le desvió el dueño del arco.
Al minuto 29, el par de demonios de la Juve comenzaron a hacer diabluras. Dani Alves iba camino al arco, pero ya sin ángulo, muy abierto, muy lejos de una oportunidad de gol. Entonces frenó su carrera. Tuvo todo el tiempo para inventar una jugada de esas de crack brasileño. Miró atrás a ver dónde venía su inspirado goleador y le puso el pase de tacón. Higuaín llegó a esa pelota con impulso, con furia, con soledad. Pateó de pierna derecha con la precisión y la potencia de los goleadores.

Una bandera gigante con el rostro del argentino se ondeó en la tribuna ocupada por los hinchas visitantes, allá donde Higuaín corrió a festejar, mientras todos los italianos gritaron el gol, quizá sin pensar que tendrían otro encuentro cercano con el goleador.
En Mónaco solo podía haber caras largas, pálidas, incrédulas. Comenzar perdiendo contra un rival tan aguerrido y peligroso debe desmoralizar a cualquiera. El problema mayor para ellos fue que cada que intentaron una hazaña, dejaron espacios atrás para que sus defensas sufrieran con las gambetas de Dybala y los movimientos de Higuaín y los centros de Alves...

Radamel Falcao García

Radamel Falcao García, delantero colombiano.

Foto:

Reuters

Se tenían tanta confianza los italianos –argentinos, brasileño– que, comenzando el segundo tiempo, la pareja estelar se volvió a juntar. Alves recorrió la banda derecha, la que domina a su antojo, y metió un centro como si lo hiciera en un entrenamiento, con la confianza de que allá llegaría Higuaín. Lo marcaba el gigantón Glik, quien intentó un despeje desesperado de chilena; el arquero Subacic salió al encuentro del viento, y el argentino, que estaba en estado de gracia, conectó el balón arrojándose a él, estirando todo lo que pudo su pierna izquierda. 0-2.

Gonzalo HIguaín

Gonzalo HIguaín celebra el gol contra Mónaco.

Foto:

AFP

Fue una victoria muy sólida de Juventus, un equipo ordenado y equilibrado, incluso en esta ocasión cuando decidió jugar con línea de tres defensores y sin Cuadrado en la titular. Le ganó el partido a Mónaco de principio a fin.

Falcao apareció muy poco. Empezando el segundo tiempo tuvo su mejor ocasión de gol, pero cuando remató se encontró con esa muralla de mil batallas, inquebrantable: con Buffon. El ‘Tigre’ no cazó, pero aún le queda el partido de vuelta para no resignar ese sueño de jugar la final de la Liga de Campeones.

Cuadrado sí que tuvo menos despliegue. Arrancó en el banco de suplentes y solo apareció en el campo para reemplazar al héroe Higuaín. Jugó 17 minutos. Metió, como siempre, alegría en el césped. Se marchó del Principado con la misma alegría de sus compañeros, una alegría que no parece de triunfalismo, quizá sí de confianza por la solidez que tiene este equipo italiano, que dio el primer golpe y se asoma en la final.

Síntesis

Mónaco: Subasic; Dirar, Glik, Jemerson, Sidibé; Fabinho, Bakayoko (Joao Moutinho, min.66), Lemar (Germain, min.67), Bernardo Silva (Touré, min.82); Radamel Falcao y Mbappé.

Juventus: Buffon; Barzagli, Bonucci, Chiellini, Álex Sandro; Marchisio (Tomás Rincón, min.81), Pjanic (Lemina, m.89), Dani Alves, Dybala, Mandzukic; Higuaín (Juan Cuadrado, min.77).

Goles: 0-1: Higuaín, M.29; 0-2: Higuaín, M.59

El árbitro: Mateu Lahoz (ESP) amonestó a Fabinho por el Mónaco y a Bonucci, Marchisio, Chiellini por el Juventus.

Incidencias: Ida de las semifinales de la Liga de Campeones disputado en el estadio Louis II de Mónaco ante unos 18.000 espectadores.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @PabloRomeroET

Síntesis EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA