Fútbol Internacional

Wuilker Faríñez, el niño que sacudió la tabla de la eliminatoria

Con solo 19 años, ya es el arquero de Venezuela: puso a sufrir a Colombia y a Argentina.

Wuilker Fariñez

Wuilker Fariñez, portero de Venezuela.

Foto:

EFE

09 de septiembre 2017 , 06:49 p.m.

Buena parte del revolcón que tuvo la eliminatoria suramericana en la fecha doble que terminó el martes pasado fue responsabilidad de un muchachito de 19 años, con apenas cinco partidos con su selección en la categoría de mayores.

Wuilker Faríñez frenó primero a Colombia, en San Cristóbal,
y sembró dudas de este lado del puente Simón Bolívar. Y cinco días después tuvo la personalidad para detener a Lionel Messi y su corte y permitirle a Venezuela sacar su primer punto de la historia en Argentina.

Venezuela ya está eliminada de Rusia 2018, pero el subcampeonato que obtuvo en el Mundial Sub 20 de Corea del Sur les permite mirar con optimismo el futuro. Rafael Dudamel, la cabeza de ese proyecto, ya llevó a siete jugadores de ese plantel al equipo de mayores. Y el más destacado es Wuilker Faríñez, el protagonista de esta historia.
Esta es una eliminatoria muy fuerte y las cosas se me han dado. Yo le doy gracias a Dios por esta oportunidad, llevaba esperando mucho por ello”, le dijo Faríñez a EL TIEMPO.

Un viaje a Europa

Faríñez mostró condiciones especiales desde muy joven. Antes de cumplir 15 años, ganó un concurso que hizo la firma Empresas Polar, para llevar a un grupo de talentos a probarse en el Real Madrid. De esa época apareció un video, para promocionar su triunfo, en el que el pequeño Wuilker, aún con una voz muy delgada, contaba qué quería hacer en el fútbol. “Mi sueño es llegar a un equipo internacional para poder ayudar a mi familia a progresar”, dijo Faríñez en ese video.

Wuilker Fariñez

Wuilker Fariñez, portero de Venezuela.

Foto:

Reuters

Tuve la oportunidad de entrenar en ese momento en un campamento del Real Madrid

“Fue una experiencia muy bonita. Tuve la oportunidad de entrenar en ese momento en un campamento del Real Madrid. Viajamos 20 jugadores, en ese grupo también estaba Adalberto Peñaranda”, recordó el portero. Peñaranda, que también hizo parte de la Selección Sub-20 que fue al Mundial de Corea del Sur y también debutó ya en el equipo de mayores, hoy juega en el Málaga.

Faríñez se crió en Nuevo Horizonte de Catía, uno de los barrios más populares de Caracas. Su padre, Luis, también fue arquero. “Cuando jugaba en el barrio lo hice en varias posiciones, pero cuando llegó la hora de decidirme, me quedé en el arco”, señaló.

El primero que se fijó en Faríñez para la selección no fue Dudamel, sino su antecesor, Noel Sanvicente. Ya lo había visto crecer en el Caracas Fútbol Club, donde debutó como profesional a los 16 años. Sanvicente lo llevó como tercer arquero a la Copa América de Chile, en el 2015, cuando ni siquiera había jugado su primer partido oficial de Liga con el Caracas, donde aún juega. Sí había tenido su primer bautizo internacional en el Suramericano Sub 17 de Paraguay, en el que brilló, pese a que su equipo no superó la primera fase.

me repetía mucho que yo estaba ahí era para ganar experiencia

Cuando llegué a la selección, lo primero que me dijo el profe era que yo llegaba ahí para trabajar y para aprender, me repetía mucho que yo estaba ahí era para ganar experiencia”, recordó Faríñez. “Para mí fue un orgullo haber tenido esa oportunidad, sabía que era importante”, agregó.

Fue Dudamel, que también fue arquero, quien lo puso a debutar en la selección de mayores: el 25 de marzo del 2016, lo metió entre los 11 titulares para enfrentar a Panamá como visitante. El juego salió 0-0 y Faríñez brilló.

Desde hace cuatro partidos, Faríñez se ganó el puesto de titular en la selección de mayores, tras haber sido fundamental para la clasificación de la Sub 20 al Mundial. Fue el arquero menos vencido de ese torneo, con siete goles recibidos en nueve partidos, de los cuales en cuatro sacó el arco en cero.

Wuilker Fariñez

Wuilker Fariñez, portero de Venezuela.

Foto:

EFE

Jugó su primer partido en la eliminatoria el 23 de marzo, en el empate 2-2 con Perú en Maturín. Y su gran bautizo fue en Santiago de Chile. Aunque Venezuela perdió 3-1, Faríñez se graduó de titular al atajarle un penalti a Alexis Sánchez.

Fue la primera de muchas atajadas clave, pero Faríñez no quiere quedarse con ninguna en el recuerdo. Espera conseguir muchas más. “No destaco ninguna en especial. La intención que tengo es superarme. Para eso estamos en el arco y poco a poco iré ganando más confianza”, declaró.

La gloria

Entre esa fecha doble de marzo y la que acaba de pasar, Faríñez vivió el que, hasta ahora, es el mejor momento de su carrera, el Mundial Sub 20. En los cuatro primeros partidos sacó su arco en cero. E incluso, se dio el lujo de marcar un gol, de penalti, en la goleada 7-0 a Vanuatu, en la primera fase.

Dudamel, su técnico, también marcó goles, tanto con la selección (le hizo uno de tiro libre a Argentina) como en el fútbol colombiano (consiguió 10, 8 con Cali y 2 con Santa Fe). Faríñez dice que esa experiencia le ha servido.

Él me aporta muchísimo, veo mucho también lo que él fue como arquero. Me aconseja mucho, aprendo de su experiencia y de su carrera también

“Él me aporta muchísimo, veo mucho también lo que él fue como arquero. Me aconseja mucho, aprendo de su experiencia y de su carrera también”, recordó Faríñez, aunque hay otro portero, también venezolano, del que aprendió mucho, Renny Vega, quien fue el portero titular en las dos eliminatorias anteriores.

Wuilker Fariñez

Wuilker Fariñez, portero de Venezuela.

Foto:

EFE

A pesar de no ser muy alto (mide 1,80 metros), su agilidad le ha permitido brillar. “Con la estatura no he tenido problema. Por lo menos a mí no me ha molestado”, dijo.
Faríñez le dio una patada (o mejor, un manotazo) a la tabla de posiciones de la eliminatoria. Venezuela ya está afuera, pero el portero, que nació el 15 de febrero de 1998, no se anima a dar candidatos para clasificar a Rusia. “La verdad es que la eliminatoria está muy cerrada. Hay muchos que tienen la posibilidad de clasificar. Solo les deseo mucha suerte a todos”.

Cuando era niño, Wuilker habló de su sueño de jugar en el fútbol internacional. Aún lo tiene, pero lleva las cosas con calma: “Lo importante ahora es seguir afianzándome y ganando experiencia, Dios quiera que ese momento llegue más adelante”.


ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
En twitter: @josasc

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA