Fútbol Internacional

Un cambio de política frenó a la admirada Masía del Barcelona

Desde la temporada 2001-2002, el equipo registra la menor cantidad de jugadores de la casa.

fg

Andrés Iniesta y Xavi Hernández, canteranos del Barcelona.

Foto:

EFE

25 de septiembre 2016 , 10:23 a.m.

La noticia se conoció a comienzos de la semana: Thiago, Benjamín y Milan, los pequeños hijos de Lionel Messi, Luis Suárez y Gerard Piqué, respectivamente, participaron por primera vez en un entrenamiento en la escuela de fútbol del club Barcelona, en el programa de preiniciación al fútbol para niños entre 3 y 5 años de edad.

El hecho, que en principio no pasó de ser una ‘noticia amable de color’, tiene, a la larga, un significado enorme, pues Messi y Piqué son producto de las famosas divisiones inferiores de la poderosa institución catalana, su elogiada Masía, con la que edificó el que ha sido considerado por muchos uno de los mejores equipos de la historia –¡incluso, el mejor!, dirigido por otro símbolo de esa cantera, el entrenador ‘Pep’ Guardiola, y su sucesor, Tito Vilanova, ya fallecido–.

Este admirado y reconocido modelo deportivo que forma jugadores desde la etapa infantil, que se ha distinguido por unos valores futbolísticos, por unas formas y sistema de juego, que fue una verdadera fábrica de cracks como Iniesta, Xavi, Puyol, Valdés, Piqué, Busquets, Fábregas y Pedro, entre otros, vive un momento de contradicción.

Por un lado, hay un freno de producción de jugadores para el primer equipo. Y, por el otro, en estudios del Observatorio del Fútbol del Centro Internacional de Estudios del Deporte se asegura que esta es la cantera del fútbol europeo, pues de allí ha salido casi medio centenar de jugadores a los diferentes clubes de las cinco ligas más grandes de ese continente.

La semana pasada, contra el Alavés, solo un canterano, Busquets, formó entre los 11 titulares. Luego, en los cambios, entraron Messi e Iniesta. Antes, el 70 por ciento del once tenía raíces en el semillero. Hoy, Luis Enrique, el entrenador, cuenta con solo nueve jugadores provenientes de las inferiores en su plantilla (incluidos sus ya reconocidos cracks)… ¡Apenas uno más que los que tiene el Real Madrid!

Según contaron las agencias internacionales de noticias, esa bajísima cantidad de jugadores proveniente de la Masía no se veía en una formación del Barcelona desde un partido de la temporada 2001-2002: derrota 0-2 en el Camp Nou, precisamente a manos del Madrid, en el juego de ida de las semifinales de la Liga de Campeones de Europa. El técnico de esa época era Carles Rexach.

En la era Guardiola, con la coda de Vilanova, Barcelona se formaba con los jugadores de la casa y perfeccionaban el plantel con refuerzos externos. Ahora, primero buscan jugadores de nivel en el mercado y son los jóvenes de las inferiores los que complementan el equipo.

En una reciente rueda de prensa, el secretario técnico del Barcelona, Roberto Fernández, admitió: “En las categorías inferiores desgraciadamente no tenemos la suerte de esperar una llegada importante de jugadores de nivel. Hay futbolistas buenos, pero no tenemos esa capacidad fantástica, sobre todo porque en los últimos años hemos incorporado a jugadores del top mundial. Es difícil mantener esa situación de subir a jugadores siempre. Analizando lo que hay, nos vemos en la obligación de ver otras cosas. Este año no hemos visto la posibilidad de que pudiera subir ningún jugador del filial. Sí que detecto que en cuatro años vamos a tener a dos o tres canteranos en el primer equipo”.

Cambio de política

Para esta temporada, el Barcelona cerró el mercado de fichajes del verano como el líder del gasto en España. Pagó 122 millones de euros en fichajes, con lo que superó a Atlético de Madrid (81), Sevilla (56) y Villarreal (54).

En un artículo firmado por el periodista David Palomo, en www.elespanol.com, “la política ahora es otra: se cede o se vende por un módico precio con opción de recompra a los hombres de la casa, y después, si han respondido a las expectativas, se les repesca. Este cambio se ha venido propiciando por la nueva directiva encabezada por Josep María Bartomeu y, obviamente, por el cuerpo técnico dirigido por Luis Enrique. La preferencia es la de fichar antes que la de dar la oportunidad al canterano”.

Y agregó: “Los datos hablan por sí solos. El Barcelona ha dejado escapar a 13 canteranos en los últimos tres años y se ha gastado cerca de 260 millones de euros en fichar a 15 jugadores. Esto deja patente que la tendencia ha cambiado, pero esta no ha influido ni en los resultados (ocho títulos desde que llegara Luis Enrique) ni en el estilo, que no ha cambiado en la base aunque sí en la ejecución”.

Por eso, no deja de ser una curiosa paradoja que dos de los máximos exponentes de la Masía del Barcelona, Messi y Piqué, hayan llevado a su primer entrenamiento a sus pequeños hijos, a una cantera que hoy está parada.

DEPORTES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA