Fútbol Internacional

Meluk le cuenta... (Zidane)

Si Guardiola o Mourinho lo hubieran hecho, la verborrea de los intelectuales sería incontenible

27 de mayo 2018 , 07:32 p.m.

Zinedine Zidane no marca en las encuestas. Si la elección al mejor director técnico de fútbol del mundo fuera hoy, hasta el voto en blanco lo superaría. De nada vale que sea el primer entrenador en ganar tres Ligas de Campeones seguidas en toda la historia. De nada vale que en menos de dos años y medio –ojo, repetiré esto: ¡en menos de dos años y medio!– haya levantado 9 trofeos en todas las competiciones posibles: este triplete histórico y fenomenal en la Champions, una Liga de España, dos Supercopas de Europa, dos mundiales de clubes y una Supercopa de España.

Si Guardiola o Mourinho lo hubieran hecho, seguro la verborrea de los intelectuales del fútbol sería incontenible. Pero el entrenador francés del Real Madrid no escribe versos ni los recita. No lo hizo cuando se amarraba los guayos y era el crack más crack del momento. Zidane fue el John Lennon de la Francia campeona mundial en 1998. Zidane fue el Paul McCartney de la Juventus.

Pero es visto como el Ringo Star entre los técnicos.

No es Guardiola y sus “tres pes” (posesión, posición y presión). No es Mourinho con su “método de modelo de juego”. No es Bielsa y su “oferta vertical de la pelota y las seis pautas para la recuperación”.

No es Klopp y su fútbol contemporáneo inspirado en el heavy metal. No es ninguno de esos que practican el ‘fútbol de autor’, bautizado así por los críticos. ¡Tremendo carretazo!

Es, en cambio, el Zidane que habla poco, que sonríe como asustado, que parece frío y cuadriculado, que contesta con serenidad, con simpleza y en blanco y negro. “Al jugador no hay que llenarle la cabeza con muchos mensajes. Debes decirle pocas cosas, pues él ya sabe lo que tiene que hacer”, dice, y tiene razón pues al final, como al comienzo, el fútbol es de los futbolistas (él fue uno de los más grandes) y no de los técnicos (él ya es uno de leyenda).

Buena parte de esa indiferencia que provoca nace de un sofisma de fanáticos transmitido por hinchas con micrófonos que aseguran que el Real Madrid no es un equipo sino un ‘rejuntado’ de poderosos jugadores; de Cristiano, Bale, Modric, Kroos, Marcelo, Ramos, Navas...

Como si la columna vertebral del super-Barcelona contracampeón con Piqué, Busquets, Iniesta y Messi no hubiera sido más que Guardiola, Vilanova, Luis Enrique y Valverde. ¡Ah! Y con otros ‘cojos’ más como Xavi, Neymar, Suárez, E to’o, Henry, Ibrahimovich, Rakitic...

Aquí, Zidane cayó en manos de los patrioteros de tribuna que lo aplastaron por tener en el banco a James Rodríguez, uno de nuestros próceres, como tuvo a Isco, el nuevo símbolo del fútbol español, o al mismísimo Bale.

La revista Rolling Stones, la biblia del rock, dijo que Ringo Star es uno de los cinco bateristas más grandes de la historia. Este Real Madrid es el segundo Real Madrid más grande de la historia, y Zidane merece, supongo, algún redoble de tambor.

Meluk le cuenta...

GABRIEL MELUK
Editor de DEPORTES
En Twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA