Fútbol Internacional

Neymar en París, 100 días de gloria y polémica

El brasileño en centro de atención por su juego y aporte al PSG, y también por su forma de ser.

Neymar

Neymar ya es un ídolo en el PSG. Su juego y sus goles tienen felices a sus aficionados. El brasileño le ha dado un enorme empujón al equipo.

Foto:

AFP

02 de noviembre 2017 , 12:35 p.m.

Los 100 días en el París Saint Gemain (PSG) del futbolista más caro del planeta, el brasileño Neymar Júnior, han arrojado casi tantos momentos de gloria en el terreno de juego como de polémica, el más mediático el roce que tuvo con su colega uruguayo Edinson Cavani o su supuesta falta de sintonía con el entrenador español Unai Emery.

Neymar ha contribuido decisivamente al cómodo liderato del PSG en el campeonato y a la impresionante senda de los parisinos en la Liga de Campeones.

Su ajetreado estilo de vida ha dado mucho que hablar. Instalado las primeras semanas en un hotel, el brasileño y los suyos se mudaron a una exclusiva mansión de la apacible Bougival, a pocos kilómetros del centro de entrenamiento del PSG.

Gracias a su tirón mediático, Neymar ha lo#grado posicionar al PSG en uno de los clubes más seguidos en las redes sociales. En Facebook, el club ganó 1,4 millones de seguidores desde que en agosto se anunciase el fichaje, hasta los 32 millones.

Neymar

El brasileño es un jugador divertido que se goza de los entrenamientos del club parisino.

Foto:

Reuters

Y fuera de él, su ajetreado estilo de vida también ha dado que hablar. Sus viajes relámpagos a Londres, Barcelona o a la Costa Azul francesa y el intenso trasiego de su mansión en Bougival, donde reside desde septiembre, han alimentado las malas lenguas acerca de un supuesto estilo de vida disoluto.

Una millonada bien invertida

El fondo de inversión de Qatar que pagó la astronómica suma de 222 millones de euros (258 millones de dólares) al Barcelona puede considerar que la colosal inversión se amortiza a buen ritmo.

Presentado el pasado 4 de agosto, debutó en Liga el 13 de ese mismo mes ante el Guingamp. Marcó un tanto y dio una asistencia. Desde entonces, cien días después, su rendimiento en el rectángulo de juego ha cumplido con las expectativas: acumula siete goles y cinco asistencias en el campeonato francés.

Además, su espectacular estilo de juego ha embaucado a los hinchas parisinos, sedientos por levantar una Liga de Campeones. Sin embargo, el comportamiento del astro brasileño, quien marchó a París para no sentirse eclipsado por el argentino Lionel Messi y poder ganar un Balón de Oro, ha chirriado.

Disputa con Cavani…

El roce más mediático fue el que tuvo con Cavani, el goleador del equipo. El pasado 17 de septiembre, en un PSG-Lyon de Liga disputado en el Parque de Los Príncipes de París, un penalti pitado sobre el Kylian Mbappé, cuando el marcador estaba 1-0 para los parisinos, mostró la tensión entre ambos. Cavani, leyenda anotadora del PSG, enfiló hacia el punto de los once metros con el balón en la mano. Cuando lo posó en el punto fatídico Neymar se le aproximó.

El brasileño le pidió lanzarlo, pero Edi no accedió y cerró la tensa charla con un leve toque en la pantorrilla del exdelantero del Barcelona.

Neymar

Neymar ya vio la tarjeta roja en el fútbol francés.

Foto:

EFE

Al término del encuentro, la tensión entre ambos se prolongó en el vestuario. Tuvieron que tomar cartas en el asunto las altas estancias de la entidad: el director deportivo, el portugués Antero Henrique, y el presidente, el qatarí Nasser Al-Khelaïfi. La disputa se dio por cerrada otorgando un mayor protagonismo a Neymar en el balón parado.

Si la relación con Cavani es fría, la que el brasileño entabla con Emery no es especialmente calurosa. De acuerdo con la prensa brasileña, Neymar se aburre en las largas y minuciosas sesiones de video que promueve el técnico.

Sin embargo, el exentrenador del Sevilla y Valencia se apresuró en desmentir ese supuesto malestar de su pupilo más insigne.

Presta atención a la metodología de trabajo. Está atento a todas las sesiones de videos, incluso está en primera fila

“Presta atención a la metodología de trabajo. Está atento a todas las sesiones de videos, incluso está en primera fila”, terció el entrenador vasco.

Actitud provocadora

El estilo de juego de Neymar y su actitud a veces desafiante en el terreno de juego también han creado enervación, como sucedió durante su estancia en España (2013-2017). En el clásico ante el Marsella, el pasado 22 de octubre, conocidas figuras del fútbol francés como Christophe Dugarry le reprocharon su actitud ‘provocadora’.

Precisamente, en ese partido Neymar, visiblemente alterado ante el aguerrido público del Vélodrome, acabó por ser expulsado con una doble amarilla, la primera desde que milita en el PSG.

Una vez acabado el choque, el jugador más caro del mundo acudió a las televisiones brasileñas para desahogarse ante las que denunció haber sufrido constantes golpes de los rivales y haber sido hostigado por el público –“me lanzaron de todo, hasta barras de pan”, aseveró-.

Dentro del vestuario, la jerarquía de Neymar pesa, y mucho, a pesar de ser un recién llegado. Sabedor de la autoridad que le confiere su calidad en el terreno de juego, se ha convertido en una suerte de guía futbolístico del prodigio francés Kylian Mbappé, de 18 años.

“Espero hacer por él lo que Lionel Messi hizo por mí en el Barcelona”, ha afirmado Neymar, de 25 años.

Una mina de oro

Su impacto fuera del terreno de juego es indiscutible. Gracias a su tirón mediático, Neymar ha logrado posicionar al PSG en uno de los clubes más seguidos en las redes sociales. En Facebook, el club ganó 1,4 millones de seguidores desde que en agosto se anunciase el fichaje, hasta los 32 millones. Se trata del séptimo equipo de fútbol más seguido en esa red social.

Los abonos a Canal+ Francia, que tiene los derechos de los principales partidos de la Liga francesa, también se dispararon gracias al efecto Neymar. El agosto pasado se incrementaron el 20 % en relación con el mismo mes de 2016.

Por su ascendencia fuera y dentro del campo, la dirección qatarí transigió con sus polémicos viajes a Barcelona -se encontró allí con sus antiguos colegas Messi y Luis Suárez, entre otros-, Londres, donde se encontró en septiembre con Lewis Hamilton, y la Costa Azul, que visitó en compañía de su inseparable grupo de amigos, los conocidos como los ‘Toiss’.

El edén de Neymar

Instalado las primeras semanas en un hotel, Neymar y los suyos se mudaron a una exclusiva mansión de la apacible Bougival, a pocos kilómetros del centro de entrenamiento del PSG.

En su refugio, el mismo que perteneció otro ilustre futbolista brasileño, Ronaldinho, quien jugó en el PSG entre 2002 y 2004, hay 12 residentes fijos, según explicó el sexagenario Jêrome, que vive a escasos metros de la mansión de Neymar.

Edison Cabani y Neymar: PSG

Edinson Cavani (izq.) y Neymar, dos de las figuras del PSG, foco de una pasada polémica en el interior del equipo por el afán de figurar en los cobros de penaltis.

Foto:

AFP

El trasiego de amigos y familiares es notable, aunque aún no ha habido quejas de ruidos, confirmó el alcalde la localidad, Luc Wattelle, quien consideró a Neymar "un vecino completamente, tranquilo, que encaja con lo que representa" la tranquila población, de apenas 9.000 habitantes.

La residencia, que dispone de 5.000 metros cuadrados de zonas verdes y 1.000 habitables, está alquilada (14.000 euros por mes, según ‘París Match’) y se encuentra en un enclave casi infranqueable. Está construida a los lomos de una colina y rodeada de una frondosa vegetación.

La seguridad es un elemento clave para Neymar. Cuenta con un equipo de seguridad privado, que trabaja las 24 horas del día, y tiene el apoyo de la policía nacional.

"Vienen jóvenes con frecuencia para intentar verlo", reconoció una policía, quien, junto a la casa de Neymar, acababa de cazar a tres chicos subidos a un muro de color blanco en un intento por fisgonear lo que se cuece dentro de la residencia de la estrella brasileña.

A este edén particular de Neymar han acudido numerosos compatriotas del PSG, a los que la prensa francesa denomina el ‘clan brasileño’ del PSG: Dani Alves, Marquinhos, Thiago Silva y Lucas Moura.

Precisamente, quienes llevan más tiempo en el PSG han hecho de cicerones. Marquinhos, en el club desde el 2013, ha ayudado a Neymar en el aprendizaje del francés.

Ney tiene todavía un poco más de dificultad (con la lengua que Dani Alves), pero lo intenta y me pregunta cómo se dice eso, aquello, cómo pido un zumo de naranja en un restaurante”, ha contado el defensa central.

EFE

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA