Fútbol Internacional

Nacional ganó amigos y perdió el partido...

Con un triunfo 2-1, Chapecoense homenajeó a sus héroes ausentes, en la ida de la Recopa.

Chapecoense

Luiz Otávio (izq.) anotó el gol del triunfo de Chapecoense y lo celebró con Wellington Paulista.

Foto:

AFP

04 de abril 2017 , 10:54 p.m.

Atlético Nacional no solo enfrentó a 11 jugadores de Chapecoense. Sus rivales en la cancha parecieron más, quizá el doble, o el triple. Fue un equipo que jugó con corazón, con orgullo, como con el recuerdo latente de todos sus ausentes. Era como si ganar este partido fuera una deuda pendiente con el destino, y la saldaron con un triunfo 2-1. Cumplieron. Fue una victoria con alegría y nostalgia.

Antes del partido hubo homenajes, recuerdos, lágrimas desbordadas y mucho sentimiento por quienes no llegaron a disputar esta final. Pero con el pitazo inicial, fueron dos tribus de valientes guerreros las que tuvieron el pretexto del fútbol para rendir un homenaje en la cancha, para luchar por el título de la Recopa Suramericana. Un orgullo que ambos quieren y que tuvo su primer duelo.

Chapecoense sigue en reconstrucción después de su tragedia aérea del pasado noviembre, pero muestra bases sólidas. Ladrillos firmes. Sus cimientos son los de una estructura que se levanta impulsada por las manos obreras que se agitan en las tribunas de su estadio, el Arena Condá: las manos de sus hinchas.

Nacional se vio sorprendido desde el principio del partido. En la primera parte se sintió maniatado, sin saber qué hacer con la pelota, que dominaba tanto. Cada que la perdió, en un juego sin claridad, pasó sustos. Fue como si no se esperara que su rival se fuera a triplicar en la cancha.

Chapecoense comenzó ganando en una acción infortunada y polémica. Daniel Bocanegra intentó evitar un remate y se interpuso entre la pelota y el arco con el brazo, mientras caía y sin tener cómo evitarlo, sin tener otra opción. El juez consideró que era penalti y no dudó en sancionarlo. Bocanegra intentó persuadirlo,
convencerlo, y se ganó una tarjeta amarilla. Iban 23 minutos.

Reinaldo metió un remate de zurda, sin mucha potencia, pero con la ubicación necesaria para engañar a Franco Armani, que voló al palo contrario. El Condá tembló con la misma furia con que lo hizo en el homenaje previo, con un sentimiento incontenible y un grito infinito de gol.

Fue un tanto que esa afición esperaba desde hace mucho, quizá desde muchos partidos anteriores. Marcarle a Nacional, su equipo hermano, era la mejor forma del manifestarle el respeto y el aprecio que le tienen, y que es mutuo.

Jugada brillante de Macnelly

Pero como Nacional es Nacional y también respeta a Chapecoense, en la segunda parte no perdió un instante en la búsqueda del gol del empate. Macnelly Torres, que había pasado inadvertido, tuvo uno de sus habituales instantes de lucidez. Un solo momento para brillar.

Nacional

Macnelly Torres (cen.) celebra con sus compañeros después de anotar el gol del empate parcial 1-1, durante el partido de ida de la final de la Recopa Sudamericana, entre el Chapecoense y el Nacional.

Foto:

EFE

Amagó con patear con la pierna derecha, pero enganchó la pelota mientras sus rivales la buscaban en, quizá, otra cancha. Quedó con su perfil zurdo, libre para sacar un remate potente, desde fuera del área. El arquero Artur Moraes no cayó en el engaño, pero aunque se arrojó a esa pelota, no llegó. Fue el tanto del empate. Iban 13 minutos de la parte final.

Al minuto 71 el estadio Arena Condá tembló otra vez. Los aficionados se pusieron de pie y con aplausos recordaron a las 71 víctimas de la tragedia. Entonces los guerreros de la cancha parecieron tomar un segundo aliento. Fue como si una bocanada de aire les llegara a los pulmones y les devolviera las fuerzas y el ímpetu inicial.

Dos minutos después ya estaban festejando nuevamente. Hubo un tiro de esquina y Luiz Otávio, que entró en el segundo tiempo, ingresó en el área como un camión sin freno, como si lo empujaran miles, y conectó esa pelota de cabeza, con toda su potencia. La mandó abajo, y Armani escasamente la vio pasar. Fue el gol del triunfo.

Atlético Nacional fue a Brasil, se llevó los honores, los agradecimientos, afianzó lazos y amistades, pero perdió el partido de ida de la Recopa Suramericana. Chapecoense lo venció y tomó ventaja. Puso otro ladrillo en su reconstrucción...

Síntesis:

Chapecoense: Artur Moraes - Apodi, Douglas Grolli (Luiz Otávio, 46), Nathan Cardoso, Reinaldo - Andrei Girotto, Luiz Antonio (Moisés Ribeiro, 65), Joao Pedro - Arthur, Tulio de Melo (Wellington Paulista, 72) y Rossi. DT: Vagner Mancini.

Atlético Nacional: Armani - Daniel Bocanegra, Alexis Henríquez, Felipe Aguilar, Farid Díaz - Diego Arias, Alejandro Bernal (John Mosquera, 77), Andrés Ibargüen (Arley Rodríguez, 88) - MacNelly Torres, Dayro Moreno (Aldo Ramírez, 71), Luis Carlos Ruiz. DT: Reinaldo Rueda.

Goles: Chapecoense: Reinaldo (23, de penal), Luiz Otávio (73) Atlético Nacional: Macnelly Torres (58)

Estadio: Arena Condá (Chapecó, Santa Catarina, sur de Brasil) Asistencia: 19.005 espectadores.

Árbitro: Mario Díaz de Vivar.

Amonestaciones:  Chapecoense: Apodi (76) Atlético  Nacional: Bocanegra (22), Diego Arias (88), Alexis Henríquez (89)

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET
Síntesis de AFP

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA