Fútbol Internacional

‘No es tanto que hayamos ganado, sino cómo ganamos’

Carles Puyol habla de la época dorada de Barcelona y de lo duro que ha resultado su retiro.

Carles Puyol

Carles Puyol tuvo que retirarse a los 35 años por una serie de lesiones en su rodilla derecha.

Foto:

Lluis Gene / AFP

09 de abril 2017 , 01:03 a.m.

El retiro no estaba en los planes de Carles Puyol. De hecho, algo de nostalgia aparece en su voz cada vez que habla de como en el 2014 tuvo que aceptar con dolorosa resignación que su rodilla derecha no estaba en capacidad de seguir el ritmo de su mentalidad competitiva. Lesión tras lesión fue dándose cuenta de que su hora en la cancha había pasado y que a pesar de que su intención era llegar a los 40 portando el brazalete de capitán del Barcelona, la realidad le hacía saber que aunque la voluntad estaba, era momento de dejar de remar.

Puyol nunca fue un jugador gris. Al contrario, era explosión, fuerza, entrega. A veces, más que un futbolista, parecía un soldado espartano de ‘300’, la película. Hoy, viendo su pasado en perspectiva, piensa que si se hubiera dosificado un poco durante su tiempo en la cancha, tal vez habría logrado el sueño de jugar varios años más y sumar más glorias a la lista de 21 títulos que alcanzó con el equipo catalán. Sin embargo, también sabe que jugar a medias, cuidándose, era algo prohibido en sus códigos.

Entonces, para paliar la frustración, se ha dedicado estos últimos años a la agencia de representación de jugadores que fundó con otro ex-Barça, Iván de la Peña, o al gimnasio, o al pádel. También ha estado viajando por el mundo, acompañando al trofeo de la Champions League, que como jugador ganó tres veces. Esto fue lo que lo trajo a Bogotá en días recientes, para un evento en el que exhibió la copa más codiciada de Europa. Puyol conversó con este diario y con un grupo de periodistas que acudieron a su encuentro y estás son sus reflexiones.

¿Se arrepiente de haber dado el ciento por ciento en cada partido sabiendo que de haberse medido un poco podría estar jugando todavía?

No. Soy como soy y nadie me va a cambiar. Es mi forma de entender el deporte, mi forma de entender la vida. Ahora juego partidos de pádel y también voy al 100 por ciento. Cada vez que entro en una cancha, no importa de qué sea, voy a competir.

¿Cree que siempre será tan competitivo como fue en la cancha de fútbol?

No lo sé. Ahora, incluso ya retirado, todos los días me voy a entrenar siempre que puedo. Lo que sé es que no me gusta perder en nada. Hoy tengo dos niñas, una de 1 año y otra de 3. Si alguna vez tengo que competir contra ellas, veremos qué va a pasar porque odio la derrota. Será una prueba de qué tan competitivo soy (risas).

Una persona tan competitiva como usted, ¿cómo procesa no poder hacer lo que más quiere?

Sí que ha sido duro. Es un cambio radical. Te tienes que adaptar: estás jubilado, pero eres muy joven y tienes toda la vida por delante. Entonces hay que reinventarse, desde la experiencia buscar algo que te llene. En este caso es muy complicado, pero poco a poco vas aceptando el nuevo rol y entiendes que hay vida después del fútbol. Con mi agencia, ahora intento ayudar a jóvenes futbolistas, no solo a la hora de negociar un contrato, sino en el día a día, a ayudarles a gestionar sus emociones, el éxito, el fracaso, que no pierdan el foco.

(En video: 'Falcao es un jugador muy potente, muy completo': Puyol)

Campeón del mundo en Sudáfrica (2010) y campeón de Europa en el 2008 con la Selección de España. Tiene además tres Champions en su hoja de vida como jugador del Barcelona. Ganó mucho, pero también debió perder algunas veces…


Sí, hoy vemos mi palmarés y sí que hay muchos títulos. Pero los primeros años tanto en la selección como en el Barcelona fueron muy duros. Duré cinco años sin ganar en el Barcelona, no solo sin ganar, sino casi sin luchar los títulos. Ahí la perseverancia es clave: no hundirse y querer volver a salir a ganar. Para mí era muy importante ganar en el club de mi corazón. Tuve propuestas para marcharme, pero me pesaba más el cariño de la afición y de mi equipo. Me quedé y luego pude ganarlo todo.

Hoy hay pocos jugadores que hayan dedicado su vida deportiva a un solo club. ¿Qué lo enorgullece más: haber logrado todo lo que ganó o haber dedicado su vida a un solo equipo?

Me enorgullece todo. Cuando estaba pequeño, tenía que ver por la televisión los partidos yo solo, porque me ponía muy nervioso. Si perdíamos, me iba a la cama sin cenar y mi madre me decía: “No lo entiendo, cómo es que te pones así por el Barcelona. ¿Crees que esta gente te va a dar algo algún día?”.

Carles Puyol

Puyol y Xavi (der.), campeones mundiales en el 2010.

Foto:

Peter Klaunzer / EFE

¿Dura más la tristeza de una derrota o la alegría de una victoria?

A mí me duraba más la tristeza que la alegría, sin duda. Con la victoria, rápidamente pensaba en la siguiente, pero la tristeza me parecía más fuerte. Cada vez que perdía me repetía a mí mismo que era una situación que no quería volver a vivir.

El Barcelona visita a Juventus el martes, por el primer partido de los cuartos de final de la Champions League. Desde afuera, ¿cómo analiza la llave?

La veo igualada. Para mí, el favorito es Barcelona, y más después de la remontada contra el PSG. Los equipos italianos siempre son muy difíciles porque no necesitan jugar bien para ganar, saben competir. Va a ser una eliminatoria apasionante.

¿Un buen líder habla mucho?

Hay dos clases de líderes. El que usa la palabra, tiene un buen discurso y hace que lo sigas. Y otro lo hace con hechos, como algunos jugadores en el campo. Messi al inicio era más introvertido. Lideraba por su juego, pero no hablaba nada. Siempre estaba, nunca se escondía y cuando más difícil era un partido, más la pedía. Eso es un líder.

¿Cómo asumir las críticas sin llenarse de rencores?

Hay que intentar canalizar estas emociones, esta energía, de forma positiva. Que te dé más fuerza para luchar. En el fútbol hay muchas cosas que no puedes controlar, la opinión de un tercero es una de ellas. La clave es concentrarnos en lo que sí podemos controlar.

¿Cuál fue el título de su vida?

Si tengo que escoger uno, escojo la Champions del 2006. Porque fue la primera Champions con mi club, en París. Fue lo que siempre soñé y porque fue el último partido en el que mi papá, antes de morir, estuvo en la cancha. Siempre la primera vez es más especial.

Usted también fue clave en la Eurocopa del 2008, que ganó España después de más de 50 años sin conseguir algo importante. ¿Cómo lograron unirse con el objetivo de ganarla en un país donde las diferencias regionales están tan marcadas?

En la clasificación hubo momentos en los que la pasamos muy mal. Se cuestionó mucho al míster Luis Aragonés (que en paz descanse), quien fue una persona muy importante para el fútbol español, y él nos unió a todos. Hizo un grupo muy fuerte y gracias a esa unión pudimos ser campeones.

Cuando Vicente del Bosque llegó a la selección, un hombre emblemático del Real Madrid, ¿cómo lo asumió usted, que además era uno de los líderes del grupo y, por supuesto, del Barcelona?

Bien. La verdad es que estábamos todos muy agradecidos con Luis Aragonés, pero él había decidido marcharse después de la Eurocopa. Fuimos campeones y queríamos que continuara. Pero vino Vicente y creo que hizo un muy buen trabajo; sin querer cambiarlo todo, aceptó todas las cosas buenas y luego puso sus matices.

¿Es bueno tener siempre un máximo rival como el Real Madrid?

Sí, sin duda. Es importante el Madrid para el Barcelona y el Barcelona para el Madrid. La rivalidad es grande y debería tener siempre el límite del terreno de juego, siempre con ‘fair play’. Son partidos especiales que los aficionados viven con mucha intensidad. Sin embargo, creo que al final son tres puntos y nada más, la liga es muy larga y hay que ganar muchos más partidos.

Si tengo que escoger un título, escojo la Champions del 2006. Fue lo que siempre soñé y porque fue el último partido en el que mi papá, antes de morir, estuvo en la cancha.

Aragonés, Del Bosque y Guardiola. A usted lo dirigieron los tres entrenadores más exitosos de España. ¿Con cuál se queda?

Si tuviera que escoger uno, aunque es muy difícil la elección porque los tres han sido muy importantes en mi vida, me quedaría con Guardiola. Es el más completo de todos. Con Pep le dimos la vuelta a una mala racha en el club y ganamos para seguir y persistir en la victoria. No es tanto que hayamos ganado, sino cómo ganamos. Mediante un fútbol muy atractivo con el que, aunque no fueras del Barcelona, te sentías identificado.

¿Quién es el mejor defensa del mundo?

Para mí, es Piqué. Es muy completo y un líder, aporta mucho en defensa pero también en ataque, marca goles importantes. Es íntimo amigo mío, pero cuando digo que es el mejor, trato de ser objetivo.

Usted jugó con tres ‘balones de oro’: Rivaldo, Ronaldinho y Messi. ¿Cuál es el mejor?

El mejor es Messi porque su evolución es espectacular. Está a un nivel altísimo. Sigue evolucionando y sigue mejorando, añadiendo registros a su juego. Ahora mismo lo domina todo. Antes hacía jugadas individuales y marcaba diferencia, pero ahora controla el tiempo del juego, tira las faltas… Es el mejor, no hay discusión para mí.

Carles Puyol y Vanesa Lorenzo

La modelo Vanesa Lorenzo es su esposa.

Foto:

Philipp Schmidli - Getty Images / AFP

Usted dice que reconoce mucho talento en jugadores como James, Cuadrado y Falcao, pero de quien más habla es de este último porque pudo enfrentarlo. ¿Cómo puede un defensa competir contra Falcao?

Es muy completo. Muy potente. Tiene un gran juego aéreo y es un gran rematador. Era muy complicado detenerlo dentro del área. Tenías que intentar mantenerlo lejos, pero era muy fuerte en los primeros metros de la arrancada. Te cogía ventaja fácilmente y tenías que estar muy atento. Además, lucha al 100 por ciento todos los partidos.

Sus números

593 encuentros

Es el tercer jugador con más partidos en la historia del Barcelona.

18 goles

En 15 temporadas con su club, marcó 18 anotaciones.

100 partidos

Con la selección de España disputó una centena de juegos y marcó 3 goles.

23 campeonatos

Fue el númerode trofeos que consiguió jugando con el Barcelonay España.

DIEGO ALARCÓN*
Redacción Domingo*Este artículo fue construido a partir de una entrevista de EL TIEMPO con Carles Puyol y de un conversatorio en el que participaron varios medios. Antonio Casale condujo el conversatorio durante la reciente visita del excapitán del Barcelona a Bogotá.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA