Fútbol Internacional

Brasil vs. Colombia: una larga novela de dos años escrita a los golpes

El quinto capítulo de esta historia reciente se escribirá este martes en Manaos.

fg

Neymar Jr. y Camilo Zúñiga.

Foto:

REUTERS

05 de septiembre 2016 , 09:41 a.m.

Brasil era el gran representante sobre el planeta Tierra del llamado jogo bonito, aquel de lujos, pases, buen juego y grandes resultados, entre ellos tres mundiales (1958, 1962 y 1970). Los otros dos que ganó, aunque también con pinceladas de talento, los logró con otra escuela, más precavida. Pero al Brasil de los últimos años se le ha perdido la chispa. (Vea el comparativo: las primeras 7 fechas en las últimas dos eliminatorias)

Esa chispa ahora se manifiesta de otra manera: los roces, los golpes. Y Colombia ha caído en ese juego en los últimos cuatro enfrentamientos contra Brasil. Han sido juegos con exceso de faltas, demasiada pierna fuerte. Y lo que ha pasado en los dos últimos años ha hecho crecer el morbo cada vez que estos dos equipos se enfrentan. El quinto capítulo será el martes, en Manaos.

“Este es un partido que la hinchada brasileña está esperando. La cancha estará llena”, aseguró a EL TIEMPO Bernardo Lacerda, periodista del diario O Tempo, de Belo Horizonte. “Acá en Brasil, Colombia ya es la tercera fuerza rival, detrás de Argentina y Uruguay”, agregó.

Lo de Colombia va más allá del “era gol de Yepes”, la famosa frase que nació del ingenio popular y que se generó luego de que, durante el partido de cuartos de final del Mundial del 2014 contra Brasil, en Fortaleza, al entonces capitán de Colombia le anularon una jugada de gol. El árbitro, el español Carlos Velasco Carballo, acertó en esa acción.

En lo que no acertó el español fue en evitar la pierna fuerte. El juego entre Brasil y Colombia fue el de más infracciones de todo el Mundial, y muy probablemente, de toda la historia de la Copa del Mundo: 54 (31 de los brasileños y 23 de los colombianos). La más recordada, el rodillazo que le propinó a Camilo Zúñiga en la espalda a Neymar, que lo sacó del resto del Mundial. Sin su astro, Brasil, que ganó 2-1 en cuartos, sufrió la peor derrota de su historia en semifinales (1-7 con Alemania). De manera que ese golpe a Neymar se convirtió en la hora cero de la confrontación.

“El sueño de mi infancia era ser campeón del mundo, pero se frustró por culpa de una lesión que estuvo a punto de dejarme fuera del fútbol por el resto de mi vida”, declaró Neymar sobre esa acción.

Esta pelea tuvo un primer intento de acuerdo de paz. Dos meses después de que Brasil eliminara a Colombia del Mundial, se volvieron a enfrentar, esta vez en Miami. Para limar asperezas, El DT de Colombia, José Pékerman, decidió mandar como capitán en ese partido a Camilo Zúñiga, que así se volvió a encontrar con Neymar. El saludo fue hasta cordial: los dos jugadores se abrazaron delante del juez.

Pero en la cancha se siguieron dando, a tal punto que Juan Guillermo Cuadrado terminó expulsado por una falta, cómo no, a Neymar. El ambiente se calentó, pero el tema no pasó de ahí.

Copa caliente

El sorteo de la Copa América de Chile, el año pasado, dejó a Colombia y a Brasil en el mismo grupo, junto con Venezuela y Perú. Cuando se encontraron en el estadio Monumental David Arellano, había, otra vez, sangre en el ojo. Del lado de Colombia, porque venía de perder con Venezuela y porque quería desquitarse de la eliminación en el Mundial. Y por el lado de Brasil, para vengar el golpe que sacó a Neymar de la Copa del Mundo.

Colombia ganó 1-0, con gol de Jeison Murillo, pero en la cancha se vio otro partido lleno de roces. El árbitro, el paraguayo Enrique Cáceres, sancionó 39 infracciones, 20 a favor de Colombia y 19 a favor de los brasileños. Pero en ese recuento no se incluye una jugada que volvió a encender los ánimos. Frustrado por la derrota, cuando ya terminaba el partido, Neymar (que recibió cinco de esas 19 faltas ese día) le dio un pelotazo por la espalda a Pablo Armero, que cayó al piso. Los jugadores de Colombia llegaron a defender a su compañero y Carlos Bacca terminó empujando al jugador del Barcelona. Resultado: una pelea generalizada.

A Neymar lo sancionaron con cuatro partidos, por la pelea y porque insultó a uno de los jueces en el túnel de regreso a los camerinos. A Bacca le metieron dos jornadas de sanción. Y los ánimos quedaron caldeados.

Los jugadores colombianos pegan de más y después me quieren venir a pedir disculpas. Me golpean en el área pero después me llaman a pedir disculpas. Ya les dije: No me llamen más”, declaró Neymar al final de ese partido. Y Dunga, que por entonces dirigía a Brasil, salió a lavarse las manos: “Nos provocaron y nosotros somos un equipo que va a jugar al fútbol y no a la guerra”, dijo entonces.

Los colombianos salieron a defender su actuación. “Por la derrota, Neymar toma decisiones malas, le pega un pelotazo a Armero y después le da un cabezazo a Murillo. Yo lo empujo para que no siga haciendo lo que hace”, dijo Bacca.

Pelea de oro

El último antecedente entre Brasil y Colombia fue bochornoso. Juegos Olímpicos de Río 2016. Neymar, que fue uno de los refuerzos mayores de 23 años, provocó repetidamente a los jugadores colombianos. Terminando el primer tiempo, el ‘10’ de Brasil le hizo una terrible falta a Andrés Felipe Roa. El juez, el turco Cuneyt Cakir, le perdonó la expulsión. Y de lado y lado hubo empujones e insultos.

“Se dejó todo en la cancha, en un marco difícil para nosotros, por la localía de Brasil, hicieron el fútbol de ellos. La verdad es que lastimosamente no jugaron al fútbol, eso es lo que da pena para toda la gente que vino a ver el espectáculo”, dijo al final del partido el delantero Teófilo Gutiérrez. Ya con Neymar en la cancha, Brasil se colgó el oro.

Los partidos anteriores crearon una rivalidad muy grande entre las selecciones. Pero acá este partido tiene un significado aún más grande. Será el primer partido de Tite (el nuevo DT) como local. En su estilo, le gusta entrenar a sus equipos para que sean más defensivos. Eso va a aumentar la rivalidad, en un juego más fuerte en las pelotas divididas”, explicó Lacerda.

Sobre el tema de Neymar, Lacerda agregó: “Creo que Tite va a calmarlo. Él sabe que lo necesita calmado y concentrado en el juego. En los otros partidos frente a Colombia, Neymar no jugó bien. A él le gusta amarrar la pelota, buscar las faltas, tiene muchas gambetas”.

El tema va mucho más allá de que si fue o no gol de Yepes. En el 2004 sí hubo un gol legítimo suyo, en un partido de la eliminatoria que se jugó en Maceió y que terminó 0-0. El tema es no entrar en los roces y, más bien, buscar puntos. Que el siguiente capítulo de esta novela tenga final feliz.

Cuatro historias de fricciones, pero muy poco juego

Brasil 2 Colombia 1: 2014

Un cabezazo de Thiago Silva puso a ganar a Brasil. Luego, un gol de tiro libre de David Luiz le dio la ventaja a Brasil. James Rodríguez, de penalti, anotó el descuento luego de una falta dentro del área a Carlos Bacca y llegó a seis tantos, eso deja a James como el goleador de Brasil 2014. En ese juego, a Colombia le anularon, bien sancionada, una acción de fuera de juego.

Brasil 1 Colombia 0: 2014

Los dos equipos se volvieron a encontrar dos meses después de la eliminación colombiana de la Copa del Mundo del 2014. Colombia, que estuvo casi todo el segundo tiempo con diez jugadores por la expulsión de Juan Guillermo Cuadrado, terminó perdiendo con un gol de tiro libre de Neymar, a los 82 minutos. Fue el debut de Dunga como técnico de Brasil.

Colombia 1 Brasil 0: 2015

Colombia llevaba 24 años sin ganarle un partido de selecciones de mayores a Brasil. La última victoria había sido en la Copa América de Chile de 1991, 2-0. En ese mismo país, pero en una ciudad distinta (la de 1991 fue en Viña del Mar, esta fue en Santiago), el equipo de Pékerman rompió la racha. Se impuso por 1-0, con un gol del zaguero central Jeison Fabián Murillo.

En los Olímpicos de Río 2016: Brasil 2 Colombia 0

En los cuartos de final de los Juegos Olímpicos, Brasil, que venía de una primera fase angustiante, con empates sin goles frente a Sudáfrica e Irak, enfrentaba a una Colombia que avanzó con dudas pero invicta, con un triunfo y dos empates. Los goles de Neymar (otra vez) y Luan dejaron a Brasil de cara hacia el primer oro olímpico de su historia en fútbol.

DEPORTES

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA