Fútbol Internacional

Sufriendo más de la cuenta, Colombia derrotó 1-0 a Bolivia

Un gol de James Rodríguez le dio un triunfo vital al equipo dirigido por José Pékerman.

Análisis de la victoria de Colombia frente a BoliviaAnálisis de la victoria de Colombia frente a Bolivia.
James Rodríguez

Análisis de la victoria de Colombia frente a Bolivia.

24 de marzo 2017 , 08:13 a.m.

Sacudida de arriba a abajo, esa mano derecha de James Rodríguez en la carrera de la celebración del gol es el mejor retrato del sufrido triunfo colombiano 1-0 sobre Bolivia, que lo deja, en materia de resultados, con la expectativa viva en las eliminatorias para el Mundial de Rusia 2018.

Desde que comenzó la carrera, el capitán del seleccionado nacional buscó el extremo suroccidental del estadio metropolitano Roberto Meléndez, cerca al tiro de esquina, dando señales con la mano de algo así como ‘casi que no lo hago’.

Dos minutos antes, a los 36, unos metros atrás en ese mismo costado, el defensor visitante Cristian Coimbra cometió una imprudencia al faulear a Juan Guillermo Cuadrado, y el árbitro brasileño Ricardo Marques sancionó pena máxima, que permitió escuchar un suspiro de alivio en los cerca de 45.000 aficionados dentro del escenario barranquillero.

Era la oportunidad de romper el empate 0-0 que hasta ese momento tenía tambaleando, en el primero de seis módulos del último año de un curso ruso, la carrera colombiana hacia el sueño del 2018.

Como está estipulado, James era el encargado de cobrar la falta desde los 12 pasos y los ojos de los aficionados, en el estadio y seguramente de una suma elevada de millones frente al televisor, se depositaron confiadamente en él.

El capitán se perfiló para lanzar con pierna izquierda. Arrancó, se frenó un poco antes de llegar al balón y remató al palo izquierdo de Carlos Lampe. El arquero boliviano fue en busca del balón, levantado unos 40 centímetros, y rechazó. El rebote quedó en James y este no tuvo inconvenientes para depositarlo al lado derecho y marcar.
Por esa agonía de dos remates para que la pelota entrara, en el que sería el único gol del partido que ya expiraba, James corrió y sacudió la mano derecha.

Mientras tanto, los compañeros, encabezados por Pablo Armero, corrieron hacia él para el festejo, incluyendo los suplentes, y el siempre reservado director técnico argentino José Pékerman agitó sus brazos y eufórico gritó: ¡gol!

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

AFP

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

James Rodríguez

James Rodríguez, volante colombiano.

Foto:

Vanexa Romero/EL TIEMPO

Dieciséis minutos antes, como si se tratara de un enfrentamiento contra las potencias suramericanas de Brasil o Argentina, o como en aquella oportunidad del 0-3 al término del primer tiempo ante Chile en la despedida de local de las eliminatorias pasadas a Brasil 2014, los fieles hinchas colombianos gritaban en coro “¡Sí se puede! ¡Sí se puede!”.

El partido no parecía contra Bolivia, la penúltima selección en el tablero de posiciones de las eliminatorias suramericanas, un rival apático en ofensiva que prácticamente a lo largo de los 90 minutos no inquietó al arquero local David Ospina.
Pero era Bolivia, que con cinco hombres en defensa en la primera parte y seis en la segunda, además de poblar la mitad de la cancha y dejar un solo hombre en punta, cerró los caminos a una Colombia que insistió en buscar romper el cerco con incursiones por el centro, a través del propio James y de Macnelly Torres.

Al principio, el partido parecía fácil. Colombia, especialmente con Armero por la izquierda, rompió los flancos. La mejor muestra de lo fácil que parecía ocurrió a los ocho minutos, cuando James lanzó a ese costado a Armero y este tiró el centro. Luis Fernando Muriel impactó con pierna izquierda y el balón se estrelló en el travesaño.
Pero después, Colombia prácticamente olvidó los costados.

Y naufragó, incluso con el ingreso de Luis Quiñones, quien a los 34 reemplazó al lesionado Luis Fernando Muriel, permitiendo de paso que Pékerman invirtiera las posiciones en el campo: por la derecha, Mateus Uribe quedó como lateral y Juan Guillermo Cuadrado pasó a la mitad de la cancha. Sin embargo, esto tampoco funcionó: el toque era al pie, sin chispa y sin factor sorpresa.

El complemento, al inicio, pareció la prolongación de la primera parte, pero con el hecho de que el reloj corría en contra y el desespero se apoderaba de Colombia. Bacca remató desviado y James cobró un tiro libre por arriba. Solo a los 20, un cabezazo de Yerry Mina sacudió el arco y levantó el ánimo en el estadio. Ya estaba en el campo otro atacante, Duván Zapata.

Entonces vino, a los 22, el ‘¡Sí se puede!’ del aliento de los colombianos en las gradas; el penalti que dejó de pitar Marques al boliviano Marcelo Martins, a los 27, y, con el tercer cambio, el ingreso de Edwin Cardona, la imprudencia de Coimbra en la falta a Cuadrado que se transformó en penalti, a los 36.

Y la necesidad de dos remates frente al arquero, a los 38, para que James pudiera anotar, con un capitán que en la carrera sacude la mano derecha, sin ocultar cuánto sufrimiento en lo futbolístico padecemos para ganar, pero que a la larga permitió pasar el primero de seis módulos de la carrera rusa.

Síntesis

Colombia: David Ospina; Juan Guillermo Cuadrado, Yerry Mina, Cristian Zapata, Pablo Armero; Carlos Sánchez, Matheus Uribe (m.63, Duván Zapata), James Rodríguez; Macnelly Torres, Luis Fernando Muriel (m.34: Luis Quiñónez) y Carlos Bacca (m.75, Edwin Cardona). DT: José Néstor Pekerman.

Bolivia: Carlos Lampe; Mario Cuellar (m.76, Oscar Rivera), Alejandro Meleán, Ronald Raldes, Cristian Coimbra; Juan Aponte, Omar Morales, Danny Bejarano, Leonel Justiniano; José Sagredo (m.92, Limberg Gutiérrez) y Marcelo Martins. DT: Diego Soria.

Gol: 1-0, m.83, James Rodríguez.

Árbitro: El brasileño Ricardo Marques amonestó a Juan Pablo Aponte.

Incidencias: Partido de la decimotercera jornada de las eliminatorias sudamericanas del Mundial de Rusia jugado en el estadio Metropolitano de Barranquilla.

ESTÉWIL QUESADA FERNÁNDEZ
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA