Fútbol Internacional

Barcelona, sin épica, sin milagro en la Champions

No pudo remontarle el 3-0 a Juventus y quedó eliminado en cuartos de final.

Juan Guillermo Cuadrado

Juan Guillermo Cuadrado, volante colombiano.

Foto:

AFP

20 de abril 2017 , 11:59 a.m.

Los un poco más de 96.000 espectadores que se apostaron en el Camp Nou, en su enorme mayoría seguidores del equipo catalán, y los millones de televidentes en todo el mundo, hinchas frenéticos del azulgrana, se quedaron esperando el milagrito. Nunca llegó. El 0-0 fue el reflejo de un partido equilibrado que se definió en buena parte en Turín, con el 3-0 a favor del bianconeri.

Esta vez el poderoso Barcelona, con Messi, Neymar y Suárez lo intentó por todos los medios, pero esta vez, a diferencia de aquella noche encantadora, fantástica y milagrosa del pasado 8 de marzo, en que la que doblegaron por goleada 6-1 al insípido París Saint-Germain, no hubo remontada, ni ayuda arbitral ni nada parecido.

Y todo porque el encopetado Juventus se plantó con aplomo y defendió por aire y tierra para evitar lo que le había pasado al equipo parisino en la ronda de octavos de final. Esta vez, el Barça se topó de frente con su actual realidad y contra un sólido equipo italiano, dirigido por Massimiliano Allegri, tuvo en Higuaín, Dybala y Juan Guillermo Cuadrado, un tridente ofensivo que incluso pudo quedarse con la victoria.

El colombiano, que fue sustituido en el minuto 83 y salió ovacionado del campo de juego, fue permanente salida por el costado izquierdo, como volante extremo, se encargó de ofrecer juego. Su cuota a la hora del merecido empate de Juventus fue determinante para lograr la clasificación a una de las semifinales de la Liga de Campeones.

‘Estamos felices’

“Estoy muy contento porque hemos conseguido un gran resultado. Hemos hecho dos partidos buenos ante un gran club, no consiguieron anotarnos y hay que resaltar el trabajo del equipo. Sabíamos que no sería fácil. Creo que tenemos que estar felices, pero esto no termina aquí, quedan las semifinales para llegar a la final”, dijo Cuadrado al término del partido, sin ocultar su felicidad por el resultado y por su primera semifinal de Champions League.

De todas maneras, el partido fue vibrante, se jugó a ritmo vertiginoso, sin pausa y sin ritmo, con buenas dosis de emoción, aunque también sin muchas opciones de gol. Al Barça le sobró velocidad, pero le faltó magia a la hora de encarar al siempre eterno Gianluigi Buffon, quien, a sus 39 años, se acerca a una final histórica.

Pero, además, al club azulgrana ni siquiera contó con la suerte que requieren los campeones: Messi, su hombre estrella en otras célebres batallas, estuvo casi oculto, sin chispa y vio cómo el balón le fue esquivo. Neymar y Suárez tampoco encontraron el camino del gol, que en otras ocasiones lo allanaron sin problema.

Para Luis Enrique, el DT azulgrana, fue una noche triste. “Hemos disparado 14 veces a portería, pero ninguna entre los tres palos. Los jugadores lo intentaron. El equipo jamás se rindió y eso hay que valorarlo”.

Al final, el equipo de Luis Enrique se despidió de la Champions y el 3-0 en el juego de ida fue un castigo que no pudo superar. Esta vez no hubo el esperado milagro.

JAVIER ARANA
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @arana_javier

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA