Fútbol Internacional

Polonia: un equipo fuerte arriba, pero flojo atrás

Tuvo un paso imponente en la eliminatoria europea, gracias, al poder anotador de Robert Lewandowski.

Selección de Polonia

La Selección de Polonia.

Foto:

AFP

02 de diciembre 2017 , 10:45 p.m.

Polonia es y no es. Ser cabeza de serie del grupo H y haber sido sexta de la clasificación mundial le han dado prestigio, pero no la convierte en una selección temible, ni invencible ni superpoderosa. Es, eso sí, una selección peligrosa, de cuidado y de tradición. Un equipo que tiene un goleador voraz, Robert Lewandowski, que es su preciado tesoro. Su esperanza, su líder, su todo.

Polonia fue y no es. Vive de su historia. Ocupó dos terceros lugares mundialistas (1974 y 1982) y ganó una medalla de oro olímpica (1972). Pero esa época dorada se extinguió. Llevaba dos mundiales fuera del mapa del fútbol. Esta es la oportunidad de su esperada revancha. A eso le apuestan.

Su presente es lejano para Colombia. Una liga que aquí no se ve, donde juega el Legia de Varsovia, para hacernos una idea. Y unos jugadores que aquí poco o nada se conocen. Pero son polacos, entonces uno sabe que además de su preciada joya –Lewandowski–, tienen sus perlas. Ellos mismos, su prensa, hablan de Piotr Zielinski, como el jugador por seguir. Anticipemos que es un joven volante del Nápoles italiano. Además, dice esa misma prensa que la fortaleza del equipo está en Wojciech Szczesny, Kamil Glik, Grzegorz Krychowiak y Kamil Grosicki. Sí, tardaremos en aprendernos sus nombres impronunciables, pero a esos son los que hay que ir mirando. Ellos llevaron a Polonia a este resurgimiento, a esta segunda vida futbolera.

En la eliminatoria europea fueron avasallantes: 25 puntos de 30 posibles, una sola derrota, el primer lugar del grupo, 28 goles anotados –16 de Lewandowski– y un juego vertical. Fueron fuertes en la pelota quieta, ofensiva y defensiva.

Tienen un agregado: son un plantel maduro, con un promedio de edad de 30 años. Además, jugaron sin mucho recambio casi toda la eliminatoria. Quiere decir que el DT Adam Nawalka encontró el equipo. Sin embargo, recibieron 14 anotaciones en la eliminatoria, así que fue, entre las selecciones europeas clasificadas, la que más recibió. Esa es su preocupante debilidad.

Recientemente, como si presintieran su destino, se enfrentaron a dos selecciones latinoamericanas, a Uruguay y México. Y ahí sí hicieron cambios: pasaron de jugar con cuatro defensores a hacerlo con tres. Buscan soluciones. Empataron con los charrúas; perdieron con los mexicanos. En ambos partidos hubo un factor común: no estuvo Lewandowski. Quedó más que ratificado que aunque haya nuevas perlas, si la joya no está, ese equipo no brilla. Dan ventajas. Es su todo.

Lewandowski, que es compañero de James en el Bayern Múnich, es el alma de esta selección. Se perdió los anteriores dos mundiales, pero está en un momento óptimo. Es un goleador de esos que viven en el área, que no pierden oportunidad, que ven el arco hasta con los ojos cerrados. En el Borussia Dortmund hizo 103 goles, en el Múnich lleva 128. En su selección, 51. Para muchos es el mejor centrodelantero del mundo. Y es el ícono de Polonia. El jugador que sí aprendimos a pronunciar y a escribir con la naturalidad con que escribimos y pronunciamos Falcao, Messi, Cristiano...

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @PabloRomeroET

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA