Fútbol Colombiano

El cortocircuito de Santa Fe (Opinión)

El ambiente para el DT, un hombre correcto y buen trabajador, venía muy en contra con la hinchada.

15 de abril 2018 , 09:16 p.m.

El técnico es el fusible que más rápido se cambia cuando un equipo de fútbol entra en cortocircuito, así las causas sean mucho más graves. Gregorio Pérez tiene también su buena parte de culpa en lo que está pasando con Santa Fe, pero todo alrededor del club viene de tumbo en tumbo desde comienzos de año.

El ambiente para el uruguayo, un hombre correcto y un buen trabajador, venía muy en contra con la hinchada, que nunca le perdonó perder la final de la Liga 2017-II con Millonarios, así hubiera sido, en cifras, el mejor equipo del semestre hasta la penúltima fecha. Es tan desproporcionado el odio de algunos hinchas que llegaron a calificarlo como el peor DT del club en la historia, como si Santa Fe se hubiera fundado en el 2010. Y a eso se sumó la polémica salida de Omar Sebastián Pérez, orquestada por el presidente César Pastrana, que decidió no renovarle el contrato, y ratificada por el entrenador, que tampoco lo tenía mucho en cuenta: en ninguno de los 18 partidos que jugó el ‘10’ bajo el mando de Pérez en la Liga comenzó como titular y solo en tres tuvo al menos 45 minutos: dos cuando el campeonato apenas comenzaba y uno con el equipo ya clasificado a los cuartos de final.

Gregorio también tiene su cuota de culpabilidad en el mal momento de Santa Fe. A sabiendas de que la nómina se recortaba de 30 a 25 jugadores por decisión de la asamblea de clubes, no tuvo una buena gestión de refuerzos. El entrenador reconoció, en la entrevista que le dio a EL TIEMPO, que hubo un corte de relación con Pastrana, justo por los días en que se estaba conformando el equipo. Y ese teléfono roto se notó en toda la novela que tuvo Santa Fe a la hora de contratar, con las fallidas gestiones, entre otros, por Julián Benítez y Macnelly Torres. Y lo que llegó al club no ha respondido. Rubén Bentancourt, hasta ahora, ha sido un correctísimo reemplazo de Denis Stracqualursi: nada de nada. Y a Brayan Fernández, que en Cortuluá había mostrado buenas cosas, solo le han dado tres partidos como titular en la Liga. Y Pérez terminó aceptando el regreso de Armando Vargas, un jugador que hace rato es cuota de Pastrana. Lo defendió por haberlo tenido en el Tolima, donde se lesionó apenas el uruguayo se fue, peleado con el presidente de ese club, Gabriel Camargo. Y el DT tuvo la mala suerte de que un jugador que desechó tras un flojo semestre, Osorio Botello, está haciendo goles en Águilas.

Pero el gran responsable de este momento de Santa Fe es César Pastrana. Si iba a sacar al entrenador, debió hacerlo antes de comenzar el campeonato, no a tres días de jugarse la clasificación en la Copa Libertadores frente a Flamengo. Pastrana tiene la cabeza hace rato en la Federación Colombiana de Fútbol, para mala fortuna de Santa Fe.



El torneo de Ascencio...




JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de EL TIEMPO
En Twitter: @josasc

MÁS COLUMNAS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA