Fútbol Colombiano

Sin orden ni ley... (opinión)

Mientras el mundo del fútbol se divertía con la Champions, en Colombia se cocinaban dos problemas.

12 de abril 2018 , 11:35 p.m.

No andan bien las cosas en la Dimayor. Unas veces por sus comisiones, que parecieran no conocer sus reglamentaciones. Otras por su presidente, que tiene toda la buena voluntad, pero cuyos errores parecen llevarlo al abismo.
Mientras el mundo del fútbol se divertía con la Champions, en Colombia se cocinaban dos problemas.

El primero: la programación de las últimas fechas de la Liga. Este año, la participación en torneos internacionales parece ser un castigo para los clasificados: además de que por asamblea redujeron de 30 a 25 el número de jugadores profesionales en la nómina, no han podido cuadrar un calendario sin cruzarse con juegos de Libertadores o Suramericana.

El tema se agravó, a tal punto que tres de los representantes en la Libertadores tendrán que jugar, en 24 horas, dos partidos. La Dimayor programó el juego Junior vs. Nacional para el 25 de abril. Un día antes, los verdes jugarán contra Bolívar en la Copa. Y un día después, los barranquilleros enfrentan a Alianza Lima en el mismo torneo.

También quedó afectado Santa Fe, que el 25 recibirá a Flamengo en El Campín y 22 horas y 15 minutos después tendrá que jugar contra Equidad en Techo. Tanto los clubes como Acolfutpro se quejaron, y con razón. ¿Y las 72 horas entre juego y juego?

Junior, Cali, Santa Fe y Millos solicitaron por carta correr tres días el final de la fase todos contra todos. Dimayor lo negó con el argumento de que el 9 de mayo, fecha en la que propusieron jugar la última fecha, hay Copa Colombia. Y la explicación pública suena a lavada de manos: que ellos propusieron un sistema de campeonato como el del 2014, en el que hubo solo cuatro finalistas, y que los clubes no aceptaron. Así les va a todos.

Segundo caso: la sanción a Diego Braghieri. El primer error fue del árbitro Bismark Santiago, que no lo expulsó por una violenta patada a Leonardo Castro: solo le sacó amarilla. Y el segundo, de la Comisión Disciplinaria, que le metió las dos fechas que le correspondían si lo hubieran expulsado.

El propio Perdomo y también la Federación, a través de su asesor jurídico, les hizo ver que solo podían modificar el castigo si el juez no hubiera visto nada o si se tratara de una simulación. El oso quedó ahí. ¿No conocen su propio código disciplinario?

El torneo de Ascencio...

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de Deportes
En Twitter: @josasc

MÁS COLUMNAS

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA