Fútbol Colombiano

Un gol puso a soñar a todos los hinchas de Millos con la 15

Nervios, emoción y esperanza fueron el común de la hinchada. 

Millonarios

Millonarios ganó 1-0 la final de ida en la Liga colombiana 2017-II.

Foto:

Héctor Fabio Zamora / CEET

13 de diciembre 2017 , 10:30 p.m.

Fue la pausa más larga para el hincha de Millonarios. Más que los tres días que pasaron desde el domingo hasta este miércoles, cuando se dio inicio a la final contra Santa Fe. Matías de los Santos saltó más que todos los defensas de los cardenales, peinó el balón y se infló la red del arco norte de El Campín.

En medio de la algarabía, los gritos de gol, lágrimas de felicidad, se detuvo el mundo. El árbitro Luis Sánchez fue a consultar con su línea un posible fuera de lugar de Ayron del Valle, quien en posición viciada acompañó el rumbo del balón, pero cuando lo tocó, este ya estaba dentro.

Hubo intento de pelea por el aireado reclamo de los jugadores de Santa Fe, todo convalidado por la duda del línea que puso en duda la jugada del gol. Del otro lado, los futbolistas azules levantaban a la hinchada en señal de que podían celebrar. Pero solo cuando el juez Sánchez volvió a señalar la mitad del campo pudo de verdad estallar el júbilo entre el público.

A puro nervio, tensión y hasta miedo se vivió el juego de ida de la final capitalina. Casualmente, por la vía preferida de Santa Fe llegó el gol de Millonarios: la pelota quieta. Pero eso no evitó que los hinchas azules sufrieran un pequeño microinfarto cada vez que se levantaba el balón en su área. Sobre todo en el minuto 19, cuando Héctor Urrego, defensa rojo, mandó el balón a las nubes en las narices del arquero Nicolás Vikonis.

Para el complemento, los aficionado embajadores tuvieron un poco más de calma por el gol que los ponía en ventaja. Sin embargo, el técnico Gregorio Pérez envió a la cancha a la ‘bestia negra’ de Millonarios, Juan David Valencia, un experto en hacerles goles. La temperatura en Bogotá bajó notablemente y, así mismo, el ímpetu de los azules para buscar el segundo gol.

La hinchada de Millonarios empujaba, pero las imprecisiones, nervios y poca claridad se hicieron presentes en los jugadores del equipo dirigido por Miguel Ángel Russo, al igual que bajaban los ánimos. Se consumían los minutos y eran pocas las figuras por resaltar por parte de la tribuna; no obstante, hubo una estrella que brilló más que cualquiera: Jhon Duque. El volante de marca se ganó dos ovaciones a lo largo del encuentro por su entrega, buen quite y su voluntad; él corre, siempre corre, y eso lo valora la hinchada.

El que sí sufre a la afición es Duvier Riascos; el delantero no ha tenido su mejor temporada, ha sido resistido por el técnico Miguel Ángel Russo, pero ayer pareció haber dicho ¡basta! En una jugada en la cual hizo mal una entrega, con un pase débil, el argentino decidió sacarlo del encuentro y en las tribunas se celebró como si fuera un gol.

Al final, ni Valencia ni los tiros libres le quitaron la ventaja a Millonarios. “Oe, oe, oe, Millos, Millos” se escuchó a todo pulmón en la tribunas de El Campín con la consigna de que el embajador pegó primero en la final y de sostener la ventaja el próximo domingo será el nuevo campeón de la Liga.




Camilo Manrique V.
Redactor DEPORTES
En twitter: @camilomanriquev

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA