Fútbol Colombiano

Germán González y una pasión por Millos que se hereda en familia

Llegó a El Campín de la mano de su padre, otro que no fallaba ningún domingo.

Germán González

Germán González, hincha de Millonarios.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

10 de diciembre 2017 , 10:41 p.m.

El primer recuerdo futbolístico de Germán González, un ingeniero civil de 57 años que cada ocho días tiene una cita con Millonarios, fue precisamente un partido frente al América de Cali, como el de este domingo en la noche el que les dio a los azules la clasificación a la final de la Liga. Llegó a El Campín de la mano de su padre, otro que no fallaba ningún domingo.

Quedó impactado con el portero que tenía Millos en ese entonces, Otoniel Quintana. Ese día le juró amor eterno a la camiseta azul y ahora espera disfrutar, como siempre, en una silla de la tribuna occidental, la final contra Independiente Santa Fe.

“Me impactó una atajada que hizo Quintana faltando como cinco minutos. Ese día ganamos 2-0. Ahí comenzó un amor de muchos años”, contó González.

El amor creció, primero de la mano de su padre y luego se lo transmitió a su hijo, quien tiene hoy 22 años y ocupa, también como abonado, la silla de al lado. Llueva, truene o relampaguee (como este domingo, cuando aguantó mucha agua antes de ver el juego con América), ahí estaba, con su capa azul y una banderita de Millos en la mano.

“Esto es amor puro, es herencia de familia que comparto ahora con mi hijo, así como yo compartí con mi padre en aquella época”, compartió González.

Vivió épocas gloriosas de Millonarios. Lo vio campeón en 1978, 1987 y 1988. Disfrutó con Willington Ortiz, Alejandro Brand, Jaime Morón ye Juan José Irigoyen en los 70; gritó los goles de Arnoldo Iguarán, el ‘Pájaro’ Juárez, Juan Gilberto Funes, Wílmar Cabrera en los 80 y, claro, también tuvo que padecer los dolorosos cuando Millonarios estuvo al borde de la desaparición a comienzos de este siglo XXI, que solamente ha entregado una estrella para el escudo azul, la del segundo semestre del 2012, que sufrió y luego gozó al lado de su hijo, en la misma tribuna en la que lo vio clasificar este domingo a la final.

“Esto que sentimos por Millonarios no se puede explicar. Hay que mantener siempre la fe, lo llevamos en el alma”, expresó González. “Fue muy duro y triste venir a veces a ver a Millos en esa época. A veces ganábamos algún partido y nos alegrábamos mucho. Así fuéramos de últimos, así fuera la última fecha y no peleáramos nada, siempre estuvimos aquí”, añadió.

Ahora, González se prepara para vivir un hecho inédito para el fútbol colombiano y para más de 40 años de carrera en las tribunas: una final frente a Santa Fe.
“Es una final muy dura, todo está muy parejo. Ojalá que estemos conectados para ese partido; Millonarios a veces se conecta bien, a veces se desconecta fácilmente”, explicó.

—¿Cómo celebraría una estrella frente a los rojos?
—Sería una locura; además, esto es una cuestión de orgullo, de familia, de amigos, de todo. Creo que puede ser una cosa increíble, se ve muy interesante esa final, se ve muy bien. Vamos a venir, como siempre, a acompañar a Millonarios.

JOSÉ ORLANDO ASCENCIO
Subeditor de DEPORTES
En Twitter: @josasc

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA