Fútbol Colombiano

Fredy, un hincha que lleva la pasión por Santa Fe en la cédula

Su apellido es Santafé, así que es cardenal desde su nacimiento.

Fredy Santa Fe

Fredy Santa Fe, hincha cardenal.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

11 de diciembre 2017 , 10:36 a.m.

Fredy no necesita ir a todas partes con la camiseta roja de su club. No es de los que dice que lo lleva en la sangre o en las venas. Pero su marca con el equipo del que es hincha es más indeleble que un tatuaje. Su segundo apellido es Santa Fe: la pasión la lleva en la cédula.

Fredy –34 años, bogotano, santafereño, fanático al fútbol– mira el partido concentrado. Casi que ni parpadea. Parece que analiza cada jugada. El gol del Tolima (en la vuelta de la semifinal que obligaba a los penaltis) no lo intimidó. Es un hincha curtido en sufrimientos. Mantuvo la compostura.

Es de esa generación de hinchas que ha vivido los dramas y las alegrías del club. Le tocó aguantar la época difícil, cuando llevaba casi 37 años sin ser campeón, y la gloriosa, desde el 2012 hacia acá, cuando llegaron los títulos. En las buenas y en las malas ha estado presente, haciendo culto a la herencia que le dejó su familia. A ese apellido que le definió desde la cuna cómo iban a ser sus pasiones y sus angustias.

“Mi mamá biológica me entregó a mi familia paterna de bebé, de siete meses –narra Fredy, pero sigue absorto en el partido, ni se inmuta–. Solo hizo una petición: Para podernos conocer en un futuro, pidió que no me cambiaran el apellido materno. Gracias a eso, tiempo después la pude conocer. Y, en cualquier parte, la gente queda asombrada de mi apellido. No es algo común”.

A Fredy, quien ayer cumplió los 34 años, no le creen. Le toca sacar la cédula para comprobar su historia. Lo hace. La muestra. Y ahí está, Santafé, pegada la sílaba fe al Santa. Es real. A todo hincha que conoce le toca hacerle el mismo ritual. Entonces ahí sí le creen.

“Mi primera anécdota fue de niño, cuando jugaba en la escuela de fútbol. A todos les parecía curioso que jugara en Santa Fe, fuera hincha de Santa Fe y de apellido Santafé. No lo creían. Es algo que me acompañará por el resto de mi vida”, dice, y su relato es interrumpido por el grito de gol contenido por los hinchas. Santa Fe seguía perdiendo. Se venían los penaltis. Él no perdía la calma.

Fue su Tío, Carlos Durán, quien le heredó esa pasión. Su fanatismo viene de ahí, y eso que su padre, ya fallecido, fue hincha de Millonarios. “Con mi tío me vi toda la Copa Conmebol de 1996. Lo recuerdo bien. Soy hincha gracias a él. Como mi papá falleció, él quiso seguir ese legado de amor por el fútbol, porque hasta mi abuelo es hincha de Santa Fe. Es una herencia especial”.

—¿Y qué hubiera pasado si usted hubiera sido hincha de Millonarios?
—No hubiera podido, empezando porque no me gusta el azul. Si hubiera sido así, me hubiera tocado cambiarme el apellido, je, je, je...

Entonces llega el gol. Fredy brinca de su silla en la tribuna occidental. Se abraza con los amigos y los desconocidos de siempre. Vivirá otra final. En plena euforia, es el momento para probar su identidad cardenal.

—¿Qué significa ser santafereño?
—Ser guerrero. Como un león. Luchador. Tener fidelidad. Y ser humilde. Incluso en el triunfo.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
En Twitter: @PabloRomeroET

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA