Fútbol Colombiano

Los pecados que tienen a Santa Fe en crisis, sin DT y casi eliminado

Tiene complicada la clasificación en la Liga y el miércoles tiene un partido clave contra Flamengo.

Gregorio Pérez

Gregorio Pérez

Foto:
15 de abril 2018 , 09:16 p.m.

En el vestuario sur del estadio El Campín se tomó el pasado sábado una decisión trascendental en Santa Fe. Luego del empate contra Once Caldas (2-2), el presidente César Pastrana le comunico a Gregorio Pérez que no era más el técnico, a pocos días del juego de Copa Libertadores contra Flamengo, en Brasil, de este miércoles. El resultado, que prácticamente eliminó a Santa Fe en la Liga, fue el detonante de una relación que venía resquebrajada.

Pérez deja al equipo con 18 puntos, con 12 en disputa. Le quedan cuatro partidos, de visitante contra Equidad y Tolima; de local, contra Leones y Millonarios. Podría llegar a 30 puntos, así que tiene una posibilidad matemática. Sin embargo, en el club le apuntan todo a la clasificación en la Copa. Estos son los pecados que lo tienen en crisis.

Sin refuerzos

Los problemas en Santa Fe comenzaron desde principio de año, cuando al equipo no se lo reforzó adecuadamente para afrontar la Liga y la Copa Libertadores. El club apostó por conservar la base del plantel que perdió el título contra Millonarios y trajo algunos jugadores que no han dado resultado, como el uruguayo Rubén Bentancourt, quien ha hecho un gol en 8 partidos de Liga y ya ni siquiera es convocado, o Brayan Fernández, quien no ha anotado, o el volante Armando Vargas, quien lleva tres goles, pero juega poco y es muy intermitente. A Santa Fe le faltó traer refuerzos de más peso para afrontar estos desafíos de la temporada.

Nómina limitada

El primer error de Gregorio Pérez fue aceptar un equipo que no se reforzó bien. Se la jugó con la nómina base del semestre pasado, pero se le quedó corta. Cualquier lesión o suspensión generó traumatismo en el plantel. Su mayor dolor de cabeza fue en la lateral izquierda, donde se le lesionaron Leyvin Balanta y Juan David Valencia. Al DT le tocó improvisar jugadores ahí (Arboleda, Tesillo, Henao, Gil...). Hubo otras lesiones que mermaron su rendimiento, como en su momento la de Juan Daniel Roa. Gregorio tuvo pocas alternativas y terminó desajustando el equipo de la Liga, sacrificándola, para darle prioridad a la Copa Libertadores.

Flojo local y mal juego

Santa Fe ha perdido varias de las fortalezas que tuvo el semestre pasado: perdió la solidez defensiva que tanto pregonó, con muchos errores individuales y colectivos. También perdió eficacia en el juego aéreo, que era su mejor arma. El equipo ha tenido varios partidos malos, en los que el DT no encontró la fórmula. Además, el desempeño como local no es bueno. Ha perdido con Patriotas y Huila, y empató contra Rionegro y Once Caldas. Es decir, ha dejado escapar 10 puntos en casa, para un rendimiento de local del 58 por ciento. En Copa Libertadores también tuvo un paso en falso, al empatar en El Campín contra Emelec (1-1).

Fallas de comunicación

Aunque el técnico y el presidente lo niegan, es evidente que la relación entre ellos no era la más fluida. Así lo corroboran varias fuentes del club consultadas por EL TIEMPO. Tuvieron que afrontar el tener que perder el título contra Millonarios, la polémica salida de Omar Pérez y la no llegada de los refuerzos que quería el técnico (como Macnelly Torres y Julián Benítez). Pero el punto de quiebre habría sido por el venezolano Luis Manuel Seijas, a quien el presidente quería volver a contratar y el entrenador dijo públicamente que no lo tenía en sus planes. Ese episodio terminó de distanciarlos.

Arriesgado timonazo

La salida del técnico Pérez se venía cocinando desde hace rato. Según supo EL TIEMPO, luego del partido contra Santiago Wanderers, en la tercera fase de la Copa Libertadores, ya lo iban a sacar. Pero los directivos decidieron esperar. Dicen las fuentes consultadas que Pastrana sintió el pasado sábado que la clasificación en la Liga ya era imposible y por eso quiso dar el timonazo en este momento, intentando levantar al equipo para el partido contra Flamengo, en Brasil, y el resto del semestre. Delegó al exarquero Agustín Julio para la titánica tarea. Una decisión a todas luces arriesgada.




Pablo Romero
Redactor de EL TIEMPO
En twitter: @PabloRomeroET

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA