Deportes

Con mucha garra, Santa Fe le sacó un punto a River en la Libertadores

Le empató 0-0 en el estadio Monumental. El equipo cardenal lleva dos puntos y sigue en la pelea.

Santa Fe

Santa Fe empató| 0-0 con River Plate, en juego de la Copa Libertadores.

Foto:

EFE

05 de abril 2018 , 10:30 p.m.

Fue uno de esos partidos que no permiten ni parpadear. De esos en los que en un abrir y cerrar de ojos se puede perder o se puede ganar. Y Santa Fe los tuvo bien abiertos para asegurar un empate 0-0 contra River Plate. Los guerreros cardenales terminaron con el corazón agitado, con los pulmones agotados, con el sudor regado como sangre por la cancha del Monumental, pero con las ideas en orden: fueron por un punto y se llevaron un punto.

Santa Fe fue ese típico rival incómodo que ningún local quiere tener en frente. Ese que no tiene pudor para defender con 4, con 8, con 10; que no se ruboriza si tiene que pelear y pegar y taponear; que no se lamenta si solo puede aspirar a un empate. Esa fue su estrategia y la defendió de principio a fin, llevando a River al desespero, a la angustia de dejar escapar dos puntos de su ruidoso estadio.

El primer tiempo fue de pura fricción, de medir fuerzas, de mostrar quién era el más fuerte. En ese juego Santa Fe puso la cara y sus jugadores fueron cayendo en la cancha como peones de ajedrez, que sin embargo se levantaban como imponentes caballos de guerra, como en el balonazo al vientre de Moya, o el codazo impune al rostro de Arboleda, o la zancadilla vehemente a Pajoy, o el golpe bajo a Plata que lo mandó a la lona, o la encerrona de Maidana y Pinola –las torres locales– al pequeño Morelo, quien los encaró con furia y carácter.

En ese conflictivo primer tiempo River fue más claro. Tres veces probó el arco y Rufay Zapata siempre estuvo seguro. Era el partido preciso para que el león jugará en su selva, a esperar, aguantar, sufrir y de repente contragolpear y devorar, pero contragolpeó poco. Sus opciones llegaron con otra de sus armas no secretas, la pelota quieta: un tiro de esquina de Pajoy casi termina en un gol olímpico, entonces el partido le dio entrada al arquero Franco Armani, quien hasta entonces congelaba bajo el arco.

El segundo tiempo ya fue de mucha más tensión. River Plate no solo se lanzó como un lobo feroz tras el león, sino que mandó a la cancha a dos de las fieras de su manada: Scocco y el colombiano Juan Fernando Quintero, y el equipo argentino encontró más agresividad, empezó a mostrar los colmillos y a hacer daño. Pero en cada llegada se encontró con el inspirado Rufay –que reemplazó al lesionado Castellanos y que se crece cuando está en torneos internacionales–.

Santa Fe

Santa Fe igualó 0-0 con River Plate.

Foto:

EFE

Lo mejor de River llegó en un remate de Pratto que de manera milagrosa desvió Tesillo, que esta vez jugó de lateral izquierdo y desde allí llegó para salvar su arco, y en un tiro libre de Quintero que se estrelló en los puños de Rufay. Sin embargo, River estuvo siempre merodeando y ahogó a Santa Fe. Lo metió en una cancha en la que ya estaba metido. Sus acercamientos llevaban angustia en la pelota y desespero en las piernas, pero se acercaban. Y Santa Fe no parpadeaba. No parpadeó.

Por el contrario, en una de sus escasas expediciones al ataque pudo llevarse el tesoro completo. Fue, como era de esperarse, tras un tiro de esquina: la pelota quedó refundida dentro del área, entre piernas que iban y venían, y Tesillo fue por ella y le metió un puntazo que debió aclarar la gargantas de los hinchas cardenales, los que hasta allí llegaron, y que se quedaron con ese gol atorado cuando Armani se arrojó como solo él sabe hacerlo, en una de sus voladas irreales, para despejar esa pelota que ya conspiraba para silenciar el Monumental y aflorar el tenue eco de los infartados hinchas colombianos. Armani evitó la tragedia millonaria.

Así era el partido. Parecía que era para River Plate, pero el local sufría, porque se fue quedando sin fuerzas, mientras Santa Fe corría con tanque extra. Cuando el árbitro dio cinco minutos de adición, las piernas de los 22 jugadores debieron flaquear, pero eran los últimos restos, la lucha final. Fue cuando Santa Fe invocó la experiencia internacional que ya ha ganado y exorcizó esos goles de último minuto que tanto daño le han hecho en su historia. Se salió con la suya. ¡Rugió!

Santa Fe no ganó, pero celebró como si lo hubiera hecho, porque ya había empatado en casa contra Emelec y necesitaba un urgente mordisco en la Copa Libertadores, más ante una presa grande como River Plate.

Síntesis
0. River Plate:
Franco Armani; Gonzalo Montiel, Jonatan Maidana, Javier Pinola, Marcelo Saracchi; Leonardo Ponzio, Enzo Pérez (m.83 Exequiel Palacios), Ignacio Fernández (m.59 Juan Fernando Quintero), Gonzalo Martínez; Rodrigo Mora (m.59 Ignacio Scocco) y Lucas Pratto. Entrenador: Marcelo Gallardo.

0. Independiente Santa  Fe: Robinson Zapata; Víctor Giraldo (m.46 Almir Soto), Javier López, José Moya, William Tesillo; Yeison Gordillo, Carlos Arboleda, Baldomero Perlaza; Anderson Plata (m.87 Brayan Fernández), Wilson Morelo y Jhon Pajoy (m.79 Sebastián Salazar). Entrenador: Gregorio Pérez.

Árbitro: el chileno Julio Bascuñán. Amonestó a Maidana y Pinola, de River, y a Giraldo, López, Moya y Soto, de  Santa  Fe.

Incidencias: partido de la segunda jornada del Grupo D de la Copa Libertadores, jugado en el estadio 'Monumental' Antonio Vespucio Liberti, de la ciudad de Buenos Aires, ante unos 55.000 espectadores.

PABLO ROMERO
Redactor de EL TIEMPO
@PabloRomeroET
Síntesis de EFE

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA