Deportes

Termina la Indy, ¿y Montoya...?

Este domingo finaliza el campeonato de la IndyCar en el circuito de Sonoma.

18 de septiembre 2016 , 10:41 a.m.

Este domingo termina el campeonato de la IndyCar en el circuito de Sonoma, con menos drama de lo sucedido hace un año en el mismo episodio, cuando Juan Pablo Montoya arrancó con más de medio título en el bolsillo y terminó perdiéndolo en un desempate técnico por resultados contra Scott Dixon, del equipo rival de Chip Ganassi.

Esta vez, la escuadra de Roger Penske va a agregarles a los honores y sabores de sus 50 años en las pistas un título más, pues son dos de sus pilotos los únicos opcionados a ganar la corona: el francés Simon Pagenaud, en cabeza de los puntos, y el australiano Will Power. Ambos ganaron cuatro carreras, pero el galo fue más regular con 6 poles, 9 llegadas entre los cinco mejores y 11 veces en el grupo de los 10. Power tuvo problemas médicos que le impidieron estar en una prueba, pero hizo una formidable campaña gracias a los citados triunfos, 8 top 5 y 11 en los 10. Los separan 43 puntos. Un título para Power solo llegaría si hace toda la cosecha perfecta y el francés queda más abajo del cuarto puesto.

Para completar la barrida de los Penske, Helio Castro Neves disputará el tercer puesto con Scott Dixon, en una jornada en la cual ambos pasan bajo la bandera verde empatados en puntos.

Lejos de esas cuentas y halagos está Juan Pablo Montoya, quien luego de una victoria en la primera carrera en San Petersburgo, tal como sucedió en el 2015, armó una temporada accidentada y poco productiva, pues solo se vio 4 veces entre los 5 mejores y 9 en los 10. Ha punteado 123 vueltas, pero las tácticas, el desacople con los compuestos de las llantas y los accidentes le cortaron la producción. El año pasado se destacó precisamente por lo contrario: la consistencia y el buen olfato para leer las estrategias. Montoya llega a la final en el puesto 14.

También está en este cierre de temporada Carlos Muñoz, quien, salvo una sensacional presentación las 500 Millas de Indianápolis, donde tuvo la victoria en la mira, les aportó a sus cifras una pole, 2 top 5 y 7 top 10, además de mostrarse en cabeza durante 50 vueltas en el curso de las 15 carreras, lo cual se suma a los puntos para figurar en el puesto 12. También corrió en 7 ocasiones Gabriel Chávez, sin figuración importante.

Aunque lejos de los titulares del último día de la IndyCar 2016, Juan Pablo sí está en el eje de las noticias, pues se sabe que su contrato con el equipo Penske llega a su final y no hay noticias de renovación, salvo las que él mismo pueda tener guardadas. Este es un equipo de decisiones pausadas y alejadas de que los pilotos aporten patrocinios; es financieramente sólido y su dueño, Roger Penske, un multimillonario cuya pasión son los autos y tiene la autonomía para decidir a su antojo, aunque siempre piensa en tener relaciones de largo plazo con sus pilotos.

Hay especulaciones, por supuesto. La prensa pone en la mesa los 41 años de Montoya (cifra que en la IndyCar no es excluyente), su inocultable regular año y el rumor de que Joseph Newgarden, 26 años, podría estar en la ruta de tomar su asiento. Esto encuadra en la política de Penske de tener pilotos con proyección de largo plazo. Por otro lado, aunque no tenga un inventario brillante de este año, todos saben que JPM es capaz de ganar carreras, aún hace sobrepasos inverosímiles, maneja en cualquier piso y clima, sigue siendo pasional al volante y, en el 2017, urgido de ganar. Basta con poner un retrovisor en su hoja de vida.

Lo claro es que si la puerta de Penske no queda aceitada para Montoya, no hay muchas otras girando en el nivel que necesita para correr el año entrante. Las relaciones y casillas en el equipo de Ganassi no están abiertas. Con la escuadra de Michael Andretti, el asunto es aportando patrocinadores, cosa que ni remotamente le pasa por la cabeza a Montoya, al menos hasta la fecha. Él es un piloto que debe estar pagado, y muy bien, por su equipo. Los demás potenciales butacos que hay en la Indy no son halagadores y técnicamente no dan las suficientes garantías. Esta incertidumbre sobre su próxima temporada puede durar bastante, pues usualmente Penske no anuncia sus fichas sino a finales del año, aunque una decisión de este calibre probablemente no pueda dilatar tanto.

¿Qué haría Montoya si no arregla con Penske? Es una pregunta muy profunda y compleja para atreverse a contestarla desde la distancia de las especulaciones. En cambio sí le queda fácil a Penske retomar con el piloto que le dio su corona 16 en Indy 500 el camino de los triunfos, y tiene una experiencia inigualable para volver a la cabeza de los resultados. 

JOSÉ CLOPATOFSKY
Editor Revista MOTOR

MÁS COLUMNAS

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA