Deportes

Meluk le cuenta... (Santa Fe y Millonarios dieron la talla)

Santa Fe, más favorito por puntos, solidez defensiva, practicidad ofensiva y cerrar de local.

10 de diciembre 2017 , 10:53 p.m.

En las tribunas de El Campín se hubieran hecho ricos los cardiólogos. En los televisores de Ibagué y Cali hubiera sido necesario tener un sacerdote al lado. El sistema del campeonato es emotivo. Está clarísimo porque pone mano a mano, porque iguala en un par de juegos a los primeros con los que no lo fueron. Así las cosas, Tolima tuvo contra las cuerdas a Santa Fe, al borde del nocaut con la esperanza del desempate en penaltis, y Millonarios se tranzó en un intercambio de golpes, en un toma y dame de fajadores contra un América que como pudo ganar en la penúltima la jugada del partido, pudo perderlo de no haber sido por el pulpo Carlos Bejarano, que en su arco tuvo ocho brazos, 16 guantes, para atajar hasta un penalti muy mal pateado por Ayron del Valle.

Pero los favoritos mantuvieron su condición y lograron clasificar y decretar la primera final de torneos cortos entre los colosos del fútbol bogotano de la historia.

Eran favoritos por haber ganado el primer asalto de visitantes. Eran favoritos por el peso de la campaña, por sus maneras de jugar. ¡Qué bueno que es dar la talla!
Ahora, Santa Fe llega como primer candidato a la décima estrella sobre un Millonarios que busca su corona 15.


Eso es indiscutible por ser el mejor a lo largo de toda la Liga, la tabla de posiciones lo demuestra y por eso terminará el domingo de local con lo que pondrá solo a sus hinchas en la tribuna. Su solidez defensiva está comprobada, como su practicidad ofensiva y en pelota quieta. Además, las últimas tres veces que se enfrentó a Millos, le ganó.

En un partido tan cerrado y angustioso contra Tolima (¡lo perdía desde el minuto 15 del segundo tiempo!) no perdió la calma y con madurez y seriedad encontró el empate. Creó muchas opciones de gol y metió la que necesitaba a 10 minutos del final, en una jugada individual de Roa. Un detalle: Tolima le controló todas las pelotas quietas en contra con una atenta y férrea marcación personal, hombre a hombre. Esas son responsabilidades individuales de los jugadores en el área.

Millonarios, por su parte, aceptó un partido de fajadores. De dar y recibir. De soportar en una mejilla y poner la otra. En eso, América tuvo para llevar el juego a los penaltis de desempate hasta el último minuto. Estaba apenas a un gol. Y pudo conseguirlo.

Millos también pudo ganarlo, pero fue tremendamente impreciso en sus intentos de ataque y decidió mal cuando piso las 18. Eso sí, cuando Bejarano detuvo todo con sus ocho brazos. Sábado y domingo. Tolima y América de una lado. Y Santa Fe y Millonarios del otro. Partidos para comprar una máquina de resucitación y descargar choques en miles de pechos infartados. Sábado y domingo. Tolima y América de una lado. Y Santa Fe y Millonarios del otro. Partidos para tener el catecismo del Padre Astete y rezar las oraciones de penitencia por los miles de insultos y maldiciones.
Quedan solo dos juegos, pero Santa Fe parte con la ventaja teórica. Eso es indiscutible.


Gabriel Meluk
Editor de Deportes
En twitter: @MelukLeCuenta

MÁS COLUMNAS

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA