Ciclismo

Sergio Henao, el ciclista que por fin obtuvo su merecido premio

Se ha levantado de caídas, lesiones y golpes de la vida para ahora vestir los colores nacionales.

Sergio Luis Henao

Henao, en tres ocasiones, ha sido podio de la Vuelta al País Vasco, competencia en la que ha ganado una etapa: la tercera en la edición del 2013.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

26 de febrero 2017 , 02:28 p.m.

Faltaba poco para comenzar la contrarreloj de 24 kilómetros de la Vuelta a Suiza. Era el 20 de junio del 2014 y Sergio Luis Henao Montoya, antes de calentar en los rodillos, se montó en su bicicleta y se fue a reconocer parte del tramo, pero durante el trayecto un carro lo embistió y lo mandó al suelo. (Lea también: Sergio Luis Henao, campeón nacional de los Campeonatos de Ruta)

El colombiano no se pudo parar, el dolor en su rodilla derecha era insoportable. Llegó el auxilio del médico del equipo Sky y el ciclista colombiano fue trasladado a un hospital, se sometió a varias pruebas y los resultados no fueron alentadores: tenía la rótula destrozada y se sometería a una cirugía. (Ver también: Equipazo de Colombia para ciclismo de ruta en Olímpicos).

La tristeza lo invadió. Reaparecía en Suiza luego de un descanso obligatorio, mientras se aclaraba por qué los resultados de su pasaporte biológico sufrían alteraciones, un momento amargo en su carrera que no quiere volver a recordar, porque nunca en su vida había sido perseguido ni señalado, al contrario, siempre había gozado de una buena historia.

Tiempo después, Sky emitió un comunicado en el que ratificó su teoría, la que decía que los valores en los exámenes variaban porque vivía y entrenaba en altura, en Rionegro (Antioquia), a 2.080 metros sobre el nivel del mar.

Durante ocho meses, las vidas de Henao y su novia Carolina Caicedo cambiaron, porque de las 24 horas del día trabajaban 25 en busca de una rápida recuperación. Fueron intensas jornadas de fisioterapias; menos mal estaba en las mejores manos, porque esa es la profesión de Carolina, así se conocieron por allá en 2008.

En esa ocasión, Sergio, que estaba en el equipo Colombia es Pasión, también tuvo problemas en esa misma rodilla, la derecha, pero se puso en manos del médico Gustavo Castro, lo operó y comenzó su recuperación en el Centro de Alto Rendimiento, sitio en el que trabajaba Carolina, y ahí comenzó la historia de amor, la cual hoy es más sólida que nunca, pues ayer nació Emanuel, su primer hijo.

Duro para estudiar

Sergio Luis es el hijo mayor de Ómar Henao y Cecilia Montoya, se crió en Rionegro (Antioquia), donde nació el 10 de diciembre de 1987, al lado de sus hermanos: Yuliana, Milena, Felipe y Dayana.

Sus estudios primarios los hizo en la escuela rural Rioabajo y luego cursó el bachillerato en el colegio Santa Bárbara de Rionegro.

No era buen estudiante, le gustaba estar con los amigos, jugar, pero poco de meterse entre los libros y hacer las tareas. Cecilia recuerda que cuando cursaba el octavo grado les decía a sus padres que lo sacaran del colegio, que el estudio no era lo de él. Pero eso nunca pasó y con dificultades se graduó.

Le gustaba jugar al fútbol, le iba bien cuando ganaba, porque si su equipo estaba abajo en el marcador, se ponía de mal genio y se formaba la pelea, aunque nunca pasó a mayores, discutía con sus primos, con quienes le daba patadas al balón.

Ómar trabajaba en una floristería del pueblo y Cecilia era ama de casa, la encargada de que no faltara nada en la vivienda y que sus cinco hijos estuvieran bien alimentados.

“Quería tener el mando, bueno, era el mayor, pero lo tranqué, me tocó porque era a hacer lo que él dijera y eso no estaba bien”, recordó Cecilia.

Los Henao Montoya no eran una familia solvente económicamente hablando, Ómar era el encargado de llevar el sustento diario, fruto de su trabajo, por lo que Sergio decidió ayudar en la casa. Su mamá lo define como un “niño rebuscador”, porque lavaba los carros y las motos de sus tíos y ellos le daban un dinero. También vendió guarapo en el pueblo. Entrenaba y estudiaba todos los días, pero los fines de semana ayudaba en un trapiche y luego vendía el guarapo.

El ciclismo llegó a la vida de Sergio Luis por casualidad. Con su primo Jonathan apostaron una carrera para ver quién coronaba de primero el alto de los Topos. Él iba en una bicicleta todoterreno, mientras que su rival le llevaba ventaja, pues montaba una de carreras. ¿El resultado? Sergio perdió, porque llegó a la competencia cansado, pues el día anterior había jugado fútbol, pero eso no quedó ahí.

El ahora corredor del equipo Sky no se quedó quieto y le propuso a su primo que le diera la revancha, a lo que Jonathan accedió. Esta vez, Sergio se preparó y lo derrotó, como para limpiar el nombre de su familia.

Esa victoria lo animó a seguir montando en bicicleta y cogió la costumbre de irse para el colegio en su máquina, porque el bus se demoraba mucho en pasar y recorría los 6 kilómetros de forma rápida. “Hasta lloviendo se iba a montar”, recordó Cecilia.

Fernando Arbeláez lo fichó en el Club de Ciclismo de Rionegro. Ómar, ya sabiendo que a su hijo le gustó el ciclismo, lo impulsó y así comenzó a dar sus primeros pedalazos de una forma mucho más seria.

El campeón

Se enroló en varios equipos y consiguió resultados. En 2009 fue el campeón del Cinturón Ciclista Internacional de Mallorca y del Gran Premio de Portugal.

Al año siguiente, se impuso en la Vuelta a Colombia, cuando hizo parte del Orgullo Antioqueño. En 2011 fue segundo en el Tour de Utah y en 2012 ocupó la quinta casilla en el Giro de Lombardía, en su primer año con el equipo Sky.

“Es un ciclista todoterreno, un corredor más muscular que de resistencia. Eso lo hace más potente en las cuestas cortas y empinadas”, dijo Jenaro Leguízamo, el director de Jenaro Sport Lab, quien lo conoce muy bien y lo ha preparado en varias oportunidades.

Se defiende bien en las carreras de un día. Sus mejores resultados los ha conseguido ahí, pues en 2012 fue quinto en el Giro de Lombardía; en 2013 ocupó el segundo puesto en la Flecha Valona, fue sexto en la Amstel Gold Race y tercero en el País Vasco, una competencia de varios días.

Allí, en España, en el País Vasco, se ha cansado de llegar con la posibilidad de ganar el último día, pero no ha podido, y contabiliza dos podios más, pues fue segundo en 2015 y 2016.

“Mentalmente es muy fuerte. Es fino de grasa, de tronco largo, piernas cortas y eso le quita posibilidades de ser resistente para las cuestas largas, pero le da ventaja para la explosividad, los embalajes y para llegar a definir la jornada a su favor o para responder ataques”, precisó Leguízamo.

Por ser un hombre de carreras de un día, Sergio Luis es uno de los candidatos para obtener una medalla en la prueba de ruta de los Juegos Olímpicos de Río en agosto próximo.

En 2016, cuando estaba a punto de ir al Giro de Italia, la Fundación Antidopaje en el Ciclismo (CADF) pidió analizar sus niveles en el pasaporte biológico, por lo que tuvo que parar y perderse la prueba, en la que ha sido noveno en 2012, y 16, en 2013.

“Varias veces, con los accidentes y los problemas de las pausas, estuvo a punto de tirar la toalla, de retirarse, porque decía que no servía para eso. Lo trabajamos mentalmente, lo convencimos de que siguiera”, dijo Cecilia.

Y haber escuchado a su familia le sirvió. No dejó el ciclismo, la Unión Ciclista Internacional aclaró el tema de su pasaporte biológico, lo sacó en limpio, fue al Dauphiné Libéré y ayudó para que su amigo y líder, Chris Froome, ganara la carrera.

Henao llegó al Tour 2016 con la misión de alcanzar la tercera corona con Froome. El colombiano estuvo fuerte, se le vio señalándole el camino a su jefe, aunque en los últimos días un catarro lo afectó, pero su líder, con su ayuda, logró al objetivo.

Sergio Luis Henao Montoya es un hombre introvertido, que no le gusta el protagonismo, porque solo habla encima de su bicicleta, haciendo el trabajo que más le gusta, como el que realizó en su primer Tour, en el que se ha convertido en el soldado de oro de Froome.

LISANDRO RENGIFO
Redactor de EL TIEMPO
@lisandroabel

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA