Ciclismo

Para Nairo Quintana, la gloria está a 29,3 kilómetros

Dumoulin, el gran favorito para este domingo en la contrarreloj final en terreno llano.

Ciclistas colombianos

El ciclista colombiano Nairo Quintana aspira quedarse con la 'maglia' rosa.

Foto:

Alessandro Di Meo / EFE

27 de mayo 2017 , 10:49 p.m.

Será un fin de Giro de Italia inesperado. El reloj, las diferencias, la calculadora, la suma, la resta serán los grandes protagonistas del cierre del Giro, una carrera que este domingo, en una contrarreloj de miedo, de 29,3 kilómetros, en terreno llano, paralizará a Colombia porque el boyacense Nairo Quintana se tendrá que defender con todo para ganar la edición 100 de la competencia, aunque se sabe que será muy difícil.

Serán 29,3 kilómetros bien complicados, difíciles, en los que se jugará el título de la prueba y el podio. Entre los cinco primeros de la general, comandada por Quintana, solo hay un minuto 15 segundos de diferencia, lo cual hace mucho más interesante este final del Giro, algo que no se esperaba.

Este sábado tuvo la última oportunidad de sacarles tiempo a los especialistas; era la opción final para distanciar a los rivales más cercanos, a los que, sobre el papel, superan a Nairo en la contrarreloj, no porque él no vaya bien en estos tramos, sino que los demás sí andan más que el colombiano.

Pero no pudo ser. El ritmo durante la jornada, de 190 kilómetros con final en Asiago y que ganó el francés Thibaut Pinot, fue infernal. Movistar y Katusha, los equipos que más pusieron paso, lo intentaron. Trataron de desgastar a Tom Dumoulin, el gran favorito, el que lidera las quinielas para ganar la etapa y llevarse el título para Holanda, pero no fue posible.

El ‘Tulipán’ siempre estuvo atento, no se desacomodó y cuando cedió terreno, cogió su paso, ayudado por Bob Jungels y Bauke Mollema, de equipos diferentes; solo cedió en la meta 15 segundos a sus demás rivales. Nairo, Nibali, Pinot y Zakarin trataron de sacarlo de rueda, lo molieron a paso, le arrancaron una, dos, tres y hasta seis veces; lo descolgaron, pero no le pudieron sacar más diferencia: el máximo tiempo que tuvieron a su favor fue de 31 segundos, pero el holandés les llegó.

Ya en los últimos kilómetros de la subida final a Foza, de 14 kilómetros de extensión, rampas promedio del 6,7 por ciento y una pendiente máxima del 11 por ciento, el grupo de Nairo distanció al holandés, quien cogió su paso y los tuvo a 8 segundos. Adelante no hubo organización, se pusieron a pensar en la bonificación y el lote de Dumoulin los tuvo a tiro.

La etapa fue para Pinot. El francés demostró que es uno de los que mejor rematan la carrera, venció en la jornada y se metió al bolsillo los 10 segundos de clasificación. Nairo entró de quinto, pero con el deber cumplido de haberlo dejado todo en la carretera. Quintana la tiene difícil. Tendrá que esforzarse demasiado porque no solo tiene a 53 segundos al gran Dumoulin, sino que Vincenzo Nibali quedó a 39 segundos y Pinot, a 53 segundos.

De nada valieron los ataques de Nairo, el hombre que más lo intentó durante las tres semanas; tampoco los de Nibali, mucho menos los de Pinot ni los del ruso Ilnur Zakarin, porque Dumoulin se recuperó de su mal día, el viernes, y no perdió el tiempo esperado.

El holandés parte como favorito porque es el que mejor va al reloj en este Giro. En la contrarreloj del comienzo de la segunda semana le metió 2 minutos 53 segundos a Nairo. Claro, la etapa de hoy es más corta, 29,3 kilómetros, pero especialista es especialista y él hará valer esa condición de superdotado al reloj. Había que distanciarlo, como mínimo, a 2 minutos de diferencia, pero no fue así. Dumoulin llegará a 53 segundos de Nairo, quien es claro y ve complicada la situación.
Pelea por el podio

La lucha por los tres cajones del podio está viva, y todo se definirá hoy en solo 29,3 kilómetros. En la primera jornada del Giro al reloj, de 39 kilómetros, el colombiano perdió con Dumoulin, con Nibali y con Pinot, quienes no contaron con que el holandés se ‘saliera del molde’, porque ellos también sufrieron el golpe y los pedalazos del holandés.

Esa vez, Nibali le sacó a Nairo 47 segundos y Pinot lo distanció por 12. Hoy, antes de la etapa, el boyacense le lleva 39 segundos al italiano y 43 al francés, por lo que la lucha por el podio está viva, candente, y Nairo se debería defender.

En los 28 primeros kilómetros de esa primera contrarreloj, el colombiano perdió 2 minutos 9 segundos con Dumoulin, 31 segundos con Nibali y con Pinot, 26 segundos.
Estas diferencias son solo una referencia, porque el tramo de hoy será plano y a estas alturas de la carrera cuenta mucho el estado de forma, los restos físicos.

Dumoulin se defendió bien, tuvo las fuerzas para seguirles el paso a los que lo atacaban; y cuando se le acabaron, pues corrió con inteligencia, no perdió la compostura, tampoco pedaleó a la loca, porque su meta era perder lo menos posible y eso fue lo que hizo, por lo que en su equipo, el Sunweb, la felicidad cundió al final de la jornada.

Hoy, como en el 2012, el Giro llega al final con una contrarreloj de 29,3 kilómetros. Esa vez, el gran favorito era el canadiense Ryder Hesjedal, quien quedó de sexto en la etapa, que ganó Marco Pinotti, pero Hesjedal, a quien no pudieron sacar en la montaña, les ganó el Giro. Algo parecido puede suceder hoy con Dumoulin. Nairo demostró que no se entrega, y seguro hoy no lo hará: hasta el último pedalazo peleará por el título.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA