Ciclismo

Lo bueno, lo malo y lo feo de la primera Colombia Oro y Paz

El desborde de la afición que se volcó a las calles para ver a sus ídolos, el punto alto.

Primera etapa Colombia Oro y Paz

Así se vivió la primera etapa Colombia Oro y Paz.

Foto:

AFP

11 de febrero 2018 , 10:52 p.m.

"Esto, de verdad, es el 'realismo mágico' de García Márquez. No lo puedo describir de otra manera. Son muchas imágenes increíbles en las que difícilmente se creen que son realidad, pero sí, son verdaderas. El amor de la afición por sus ídolos de la bicicleta es tan fuerte como la generación de pedalistas que cada surgen para llegar a los equipos World Tour".

Esa es la descripción que hace Jonathan Vaughters, el patrón y el poder unidos en el equipo EF Education First-Drapac, que lidera el antioqueño Rigoberto Urán y que además cuenta para esta temporada con la presencia de los también colombianos Julián Cardona y Daniel Felipe Martinez.

Esa voz autorizada del ciclismo mundial refleja en buena parte los puntos buenos y positivos que dejó la celebracion de la Carrera 2.1 UCI Colombia Oro y Paz, que finalizó este domingo en Manizales.

EL TIEMPO hizo una recopilación de lo bueno, lo feo y lo malo que dejó la competencia que organizó la Federación Colombiana de Ciclismo, con el apoyo del Gobierno y la empresa privada.

Lo bueno

El fervor que despertó la carrera en la afición. A lo largo de los seis días de competencia se vieron ríos humanos de gente que salió a las carreteras para ver a los ciclista, en especial a los colombianos que corren en los equipos World Tour y que solo pueden ver por TV.

Les permitió a los mejores ciclistas colombianos competir en el país y ellos se han sentido idolatrados por la afición. Eso se vio en las primeras etapas que ganó Fernando Gaviria en territorio del Valle del Cauca y en el final el Salento (Quindío), en el que Rigo y Nairo, dos subcampeones del Tour de Francia, disputaron un final frenético de etapa, al lado de Egan Bernal y Sergio Luis Henao.

La participación de equipos World Tour, que gracias a un recorrido técnico, le permitió a los corredores extranjeros palpar el ambiente ciclístico del país y disfrutar de la competencia. El francés Julian Alaphilippe se impuso en la etapa que finalizó en El Tambo. La prueba fue para muchos de los ciclistas el comienzo de la temporada.

La transmisión de la carrera por TV, a través de Señal Colombia, que le permitió ver a todo el país los detalles de la competencia.

La organización que cumplió con las expectativas. La puso en marcha en apenas tres meses de trabajo. Y para ser la primera ha logrado un éxito que respalda desde ya las próximas ediciones proyectadas en Antioquia (2019), Boyaca y Cundinamarca (2020) y la costa Atlántica (2021).

Lo malo

En un comienzo, la imposibilidad que tuvieron los medios para poder abordar a los ciclistas y a los directivos de los equipos y cumplir con las notas periodísticas, situación que fue superada en la tercera jornada.

Lo feo

Que tras la salida de esta carrera, la tradicional Vuelta a Colombia haya perdido categoría y nivel y no puedan venir equipos extranjeros para la competencia. Es la carrera emblemática del país y quedo por fuera del circuito mundial.

Que un periodista extranjero y un representante de un equipo World Tour hayan sido víctimas del robo de sus herramientas de trabajo. El comunicador perdió su cámara en la propia sala de prensa.

JAVIER ARANA
Redactor de EL TIEMPO
Enviado especial
En Twitter: @arana_javier

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA