Ciclismo

'Vine por la medalla de oro y me fui con la de cuero': Gaviria

Vine a Río con una ilusión, con la meta de ganar, pero me fui sin nada, con las manos vacías.

fg

Fernando Gaviria, ciclista colombiano.

Foto:

EFE

15 de agosto 2016 , 09:33 p.m.

Cuando la competencia por puntos terminó y supe que había quedado en el cuarto lugar de la prueba del ómnium del ciclismo de pista de los Juegos Olímpicos, muchas cosas se me pasaron por la cabeza. Pienso que no llegué en la forma física que obliga un evento como este. Quedé aburrido porque quería la medalla de oro, porque era el campeón del mundo y tenía que demostrarlo. El compromiso era con un país, con una delegación, pero no se pudo, no pude. Es una lástima que uno no se encuentre bien, que no responda en la pista cuando una nación está pendiente de su actuación, porque era uno de los favoritos y fallé.

El aburrimiento es total, porque vine a los Juegos por una medalla de oro y me quedé con la de cuero. Eso es bien difícil de asimilar.

No hay que buscar más culpables; el único que no respondió fui yo, no hice el trabajo que quería en la pista; esa era mi responsabilidad y no pude. ¡El culpable soy yo!

Vine a Río de Janeiro con una ilusión, con la meta de ganar, pero me fui sin nada, con las manos vacías. ¿Los Juegos Olímpicos? Pues son una mierda, porque son demasiado duros. Con cabeza fría analizo y digo que yo era el campeón del mundo y no pude hacer nada, no lo confirmé en la pista. No defendí los títulos mundiales, y eso no vale de nada. Cuando cogí el avión dije: “Si no gano, me voy; porque si pierdo, me echan”, y esa es la decisión que he tomado: me retiro de la pista. Tal vez algún día corra una prueba, unos Seis Días, pero no lo haré como lo vengo haciendo. De manera competitiva y soñando con otros Olímpicos, pues no me veo en eso, y le digo adiós a la pista. Hay que analizar esa decisión, pero lo que quiero es centrarme en la ruta.

Soy de los que piensan que les deben dar la oportunidad a otros jóvenes, que así como me la dieron a mí, pues hay que buscar a alguien que lo puede hacer mejor que yo. Deben comenzar a entrenar con un muchacho más joven, hacer un proceso con él y darle la posibilidad de salir. Así como hicieron conmigo. Así me conocieron a mí. Prefiero que alguien joven lo intente.

Si analizamos la competencia, pues faltó todo. No merecíamos estar en el podio. Lo del sábado fue lo mismo del domingo. Esta vez hubo corredores más fuertes y el puesto que nos tocaba era el cuarto y ahí terminamos.

Fue una carrera demasiado complicada. Los corredores tenían muchas fuerzas, más que las mías; por eso me superaron. Lo di todo, pero teníamos que perder y eso fue lo que pasó. Pensé que había hecho todo perfecto cuando hablo de la preparación, pero si me pasó esto, pues eso indica que no fue así, que se falló, que no hicimos algo bien.

El organismo estaba perfecto, pero todo fue complicado. Cometí muchos errores y creo que no se podía hacer nada.

Hicimos un buen scratch, a pesar de que al otro día, ayer, me quitaron seis puntos, pero me sentí cómodo. Luego vino la persecución individual y ahí se cayó todo. Esa carrera me bajonió. Me dolió mucho lo que pasó, que me alcanzaran. Cometí errores, salí a darlo todo en las primeras vueltas y luego me caí, no respondí, me fundí. Me dolió ese resultado porque quería hacer las cosas perfectamente y no salieron. Que a uno lo alcancen en una carrera de estas duele mucho, aunque esta vez fue un amigo, el británico Mark Cavendish. Me hubiera dado más duro si el que me pasa es uno que no es amigo mío.

Vuelvo y toco el tema del favoritismo, eso genera presión, pero yo ya no estoy para eso, yo soy un corredor que ha estado en Europa y sé lo que es afrontar una responsabilidad de estas. El favoritismo hay que demostrarlo en la madera, no antes de la competencia. El sentimiento en la pista era que tenía que darlo todo. Siempre me entrego al máximo, y esta vez no fue la excepción; solo que cuando hay corredores más fuertes que tú, pues pierdes, no se puede hacer nada.

Mi equipo no tuvo nada que ver en esto, en el resultado; al contrario, si yo vine a los Juegos Olímpicos fue porque ellos insistieron, porque creyeron que yo podía estar en el podio, algo de lo que yo también estaba convencido, pero a ellos también les fallé.

Estoy disgustado conmigo, con lo que pasó, porque llegar con tanta expectativa y no responder, genera disgusto, rabia, impotencia; pero de lo que sí quiero que estén seguros, es que luché hasta lo que más pude, me entregué a fondo y no vine a pasear a Río. Los Olímpicos me dejaron muchas enseñanzas: que uno es un ser humano y que comete errores, de los cuales hay que aprender. Me voy triste y decepcionado por el resultado, porque fallé y no respondí, pero sé que soy joven y que tengo mucha carrera por delante.

Les digo que sigan confiando en mí, que siempre lo daré todo por mi país y que algún día esta tristeza que siento se convertirá en una alegría grande.

FERNANDO GAVIRIA
Para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA