Ciclismo

Los 34 segundos que llevaron a Mariana Pajón a darse un baño de oro

La ciclista antioqueña no tuvo rival en el BMX y ganó la presea dorada en Río de Janeiro.

fg

Mariana Pajón, ciclista colombiana de BMX

Foto:

REUTERS

19 de agosto 2016 , 02:49 p.m.

El día dorado llegó y la presentación no fue menor a las expectativas. Mariana Pajón libró con grandeza este viernes las tres batallas previas que la llevaron a la final y esta instancia, sus pedaleos brillaron más que nunca para colgarse un nuevo oro, el segundo de su palmarés en unos Juegos Olímpicos. Sencillamente es la reina del BMX.

La antioqueña salió por el primer carril y antes del primer peralte ya había puesto su nombre por delante de todas sus rivales. En el recorrido fue sacando cada vez más distancia, hasta cruzar con gran ventaja la meta. (Lea también: 'La historia se repite, ya van dos oros': Mariana Pajón)

En las siguientes dos carreras de la semifinal, Pajón pasó un poco más de trabajo. Sin embargo, la categoría que tiene por ser la mejor del mundo la sacó a relucir y terminó imponiéndose en ambas pruebas.

En la final no estuvo Caroline Buchanan, pero sí Alice Post. Sin embargo, Mariana Pajón no se dejó llenar de inseguridad sino que cada pedaleo, cada curva, cada peralte fue su camino a coronación final. Sus rivales sirvieron para adornar el pasillo de la victoria. De a poco fue abriendo distancia y su corazón debió latir muy fuerte porque se aseguraba la medalla. (Además: Mariana ha conseguido lo que ha querido, pero siempre irá por más)

Pasó la línea de sentencia y Pajón solo levantó los brazos eufóricamente, celebró, se bajó de su bicicleta, la levantó y se la mostró a todos los aficionados, esos que no pararon de corear su nombre. La antioqueña, no tiene rival y su nombre se escribe en letras doradas.

El momento de subir al podio fue aún más emotivo que cada pedalazo que lo llevó a la gloria. Su nombre se escuchó para subir al cajón del gran ganador y los aficionados se fundían en un solo clamor: ¡Colombia, Colombia, Colombia…! La sonrisa de Mariana combinaba con el ambiente festivo que se vivía en la pista. (Lea: Mariana Pajón, la reina indiscutible del BMX)

Dio un brinco para quedarse en el cajón del primer puesto, agachó la cabeza y recibió la medalla de oro. El momento de entonar el himno nacional fue único. Con los ojos cerrados fue entonándolo, mientras algunas lágrimas de orgullo caían. Sus compatriotas, detrás de ella, así hayan quitado la pista, seguían gritando fuertemente el himno. La reina guardará en su salón de trofeos una medalla más y en su alma ese momento único…

LISANDRO RENGIFO
Enviado especial de EL TIEMPO
Río de Janeiro

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA