Música y Libros

Tributo al engaño / Conexión sonora

Es absurdo la cantidad de eventos en los que se le rinde tributo a famosas bandas.

28 de julio 2017 , 06:19 p.m.

¡No hay derecho! Corta frase que debería ser el final de esta nota pero no puede ser más que su comienzo.

Sábado 22 de julio de 2017. ¿Algún concierto, alguna banda de rock para ir a escuchar esta noche? Un resultado bastante desalentador: cinco ‘conciertos’ de música electrónica.

Dos bandas nuevas y desconocidas que lanzan material nuevo. Hasta ahí un asunto normal. El resto, y no puedo evitar ser repetitivo, es lo que sigue:


Tributo a The Police. Reffen VII (fiesta oficial de Rammstein en Colombia). Tributo a AC/DC. Tributo Acústico a Chris Cornell. Tributo a Bunbury y Héroes del Silencio. The Rolling Stones beer jam session. Pheland, tributo al heavy metal y al hard rock. Back to Amy, tributo a Amy Winehouse, y otros que seguro no encontré.

Absurdo. Si pensamos que la mayoría de estos eventos se realizaron en algunos de los pocos espacios que existen para que las bandas locales tengan un chance de presentarse, la situación es bien compleja.

Hagan una cuenta elemental. La convocatoria de Rock al Parque este año calificó 142 agrupaciones o artistas (en otros años llegó a calificar más de 300 propuestas inscritas).

Sin criterio exacto pensemos que en un 40 por ciento son artistas con un buen nivel y capacidad de presentar un repertorio propio. Algo más de treinta bandas que podrían girar por los pocos espacios que tiene la ciudad. ¿Y la programación disponible un sábado cualquiera, como el anterior, es una mano exagerada de tributos?

Algo o todo está funcionando mal. Artistas, dueños de espacios, público. La tan famosa cadena productiva en las industrias creativas y de las que tanto se habla en eventos que promueven el emprendimiento en cultura parece tener grandes vacíos en nuestro medio.

Cuando este arte del rock se convierte en una forma facilista de copiar y pegar, algo que está por fuera del talento, negando las posibilidades de crear, pero, peor aún, impidiendo a otros exponer su creación, estamos frente a un peligroso anquilosamiento de un movimiento que parece darle la razón a aquellos que afirman que el rock está muerto.

Esto no es de ahora. No falta engañarse. Redescubrirlo es lo que causa desazón.

Daniel Casas
Periodista musical

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA