Música y Libros

Pearl Jam, una banda más allá del ‘grunge’

Desde Seattle dominaron el panorama del rock alternativo junto con Nirvana en los 90.

Eddie Vedder, vocalista de Pearl Jam

El vocalista de la banda, Eddie Vedder.

Foto:

Juan Diego Buitrago / Archivo EL TIEMPO

25 de febrero 2018 , 12:25 a.m.

Han pasado más de cuatro años desde que Pearl Jam publicó su último álbum de estudio, ‘Lightning Bolt’ (2013), y lanzó la canción ‘Obey the law of the heart’, de la banda sonora de la película ‘Basmati Blues’, podría ser el anticipo de un nuevo álbum en el que los de Seattle llevan un par de meses trabajando, según ha confirmado el propio Jeff Ament, uno de los creadores del grupo.

Con un esperado nuevo disco en camino, aunque aún no hay fecha de publicación, Pearl Jam será una de las bandas protagonistas del panorama musical del 2018, con una nueva gira por Latinoamérica y Europa, que los llevará a Santiago de Chile, Buenos Aires, Río de Janeiro, São Paulo, Madrid, Barcelona y Lisboa.

Estrellas del festival Lollapalooza en Santiago (16 de marzo), Buenos Aires (18) y São Paulo (24), la mítica banda de rock alternativo será cabeza de cartel del festival MadCool, en Madrid, y del NOS Alive, de Lisboa, y actuará en el estadio Maracaná, de Río, ciudad en la que el vocalista Eddie Vedder actuará dos noches en solitario en el Citibank Hall.

Referente alternativo

Desde su debut con el célebre ‘Ten’, en 1991, han vendido más de 60 millones de copias de sus diez discos publicados hasta ahora, y continúan siendo una de las bandas más aclamadas del rock alternativo, un cuarto de siglo después de despuntar como referente, junto a Nirvana, del movimiento musical que tuvo como epicentro la ciudad de Seattle.

Aquel primer disco de Pearl Jam, publicado un mes antes que el mítico ‘Nevermind’, de Nirvana, junto al segundo álbum de la banda de Kurt Cobain, fue, gracias a canciones como ‘Alive’, ‘Even Flow’ o ‘Jeremy’, el segundo gran éxito comercial del grunge, sonido que dominó el rock de la primera mitad de los años 90.

Su entrada al Rock and Roll Hall of Fame, en el primer año en el que era posible (tienen que haber pasado 25 años desde la publicación del primer álbum del artista), confirma a Pearl Jam como leyenda del rock y máximo representante de uno de los movimientos más influyentes de las últimas décadas. La revista ‘Rolling Stone’ incluyó los discos ‘Ten’ y ‘Vitalogy’ (1994), el tercer álbum de Pearl Jam, en su lista de los 500 más importantes de todos los tiempos, y colocó a Eddie Vedder en el séptimo lugar entre los mejores cantantes de bandas de rock.

Ganadores de cinco American Music Awards y de dos premios Grammy, ‘Vitalogy’ optó en estos últimos al premio al álbum del año, e incluso han optado al Globo de Oro a la mejor canción original por ‘Man of the Hour’, de la película ‘Big Fish’ (2003).

Tras el éxito de sus dos primeros álbumes, ‘Ten’ y ‘Vs.’ (1993), ‘Vitalogy’ llegó pocos meses después de la muerte de Kurt Cobain, con Pearl Jam rebelándose contra su propia fama y en pleno conflicto con Ticketmaster, compañía a la que vetaron por establecer unos precios abusivos para las entradas de sus conciertos y monopolizar la venta de los boletos. “Queremos mantener las entradas a precios accesibles”, dijo entonces Gossard.

La guerra con Ticketmaster pasó factura a la banda tras la suspensión de conciertos en EE. UU. y conflictos internos que pudieron haber puesto fin a Pearl Jam, que superó las dificultades para continuar una carrera que los situó como la banda estadounidense más importante de la década, con la publicación de otros tres álbumes: ‘No Code’ (1996), ‘Yield’ (1998) y ‘Binaural’ (2000).

La gira de aquel disco quedó marcada por la tragedia del concierto en el festival Roskilde (Dinamarca), cuando fallecieron 8 personas y 26 resultaron heridas,
después de que la multitud que asistía a la actuación intentó acercarse al escenario. El suceso cambió la seguridad de los festivales europeos y, sobre todo, marcó el futuro de la banda. “Solamente quería largarme de allí, quería que no fuese cierto. Lo estaba viendo, pero no podía creerlo”, recordó Vedder tiempo después de la que fue la última fecha de aquel ‘tour’ europeo, ya que tras el accidente Pearl Jam canceló los dos conciertos pendientes.

Fue el punto de inflexión de la banda, que se planteó dejar la música. “Desde entonces todo lo calificamos como pre-Roskilde y post-Roskilde. Nos planteábamos qué podíamos hacer para ayudar a las familias. En qué nos convertiríamos y qué haríamos para sobrevivir”, explican en el documental ‘Pearl Jam Twenty’.

Compromiso social

Después llegarían ‘Riot Act’ (2002), ‘Pearl Jam’ (2006) y ‘Backspacer’ (2009), a la vez que crecía el activismo político y el compromiso social de la banda, con su oposición al presidente George W. Bush y la creación de la fundación Vitalogy en el 2006, con la que recaudan fondos para iniciativas solidarias, mayoritariamente relacionadas con la protección del ambiente y de la infancia, con cada uno de los integrantes de la banda apoyando al menos cinco proyectos diferentes.

Eddie Vedder no desaprovechó la ocasión de su entrada en el Rock and Roll Hall of Fame el año pasado, para lanzar un mensaje reivindicativo. “La humanidad tiene que madurar mucho. El cambio climático es real. No son ‘noticias falsas’. No podemos permitirnos que las generaciones futuras miren hacia atrás y digan: ¿Cómo es que no hicieron todo lo humanamente posible?”.

La humanidad tiene que madurar mucho. El cambio climático es real. No son ‘noticias falsas’

Desde el 2003 miden el impacto ecológico de sus giras mundiales calculando el dióxido de carbono emitido, y han destinado una parte de los beneficios obtenidos con sus conciertos a proyectos ambientales para así compensar esa huella dejada. El activismo político va desde la campaña contra Bush o sus mensajes contra Donald Trump a su apoyo al movimiento feminista, con la colaboración con la campaña Pro-Choice por el derecho de las mujeres a abortar (Eddie Vedder se escribió la consigna en el brazo en el MTV Unplugged que grabaron en 1992) y la lucha contra la violencia de género, sumándose al movimiento Orange the World, de la ONU.

Cuando en el 2015 Vedder desplegó el cartel con la consigna ‘#NiUnaMenos’ en el Estadio de La Plata de Buenos Aires no lo hizo para la galería: junto a otras bandas grunge se sumaron a la lucha de las mujeres por sus derechos y contra la violencia machista, e impulsaron los recitales ‘Rock For Choice’, que se celebraron entre 1991 y el 2001.

Una de las acciones más recordadas es la de agosto del 2016, cuando Pearl Jam interrumpió un concierto en Chicago, después de que su vocalista vio desde el escenario cómo un hombre agredió a una mujer y ordenó parar a sus compañeros.

El nacimiento de la banda

Después de que la trayectoria de la banda Modern Love Bone se viera truncada por el fallecimiento de su vocalista, Andrew Wood, en 1990, Stone Gossard (guitarra) y Jeff Ament (bajo) –que antes habían integrado la banda pionera del ‘grunge’ Green River– decidieron seguir tocando juntos y contaron para su nuevo proyecto con Mike McCready (guitarra), del que Eddie Vedder se convertiría en vocalista. Matt Cameron es el baterista de la banda desde 1998, después de que lo fueran Dave Krusen, Matt Chamberlain, Dave Abbruzzese y Jack Irons y, desde 2002, Boom Gaspar es el teclista de Pearl Jam.

MIRIAM SOTO
EFE Reportajes
En Twitter: @EFEnoticias

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA