Música y Libros

¡Feliz cumpleaños, Sargento!

Así fue el proceso previo al nacimiento del 'SGT. Pepper's Lonely Hearts Club Band'. 

Sargento Pimienta

Carátula del aclamado disco 'SGT. Peppers Lonely Hearts Club Band', de los Beatles

Foto:

Carátula del aclamado disco 'SGT. Peppers Lonely Hearts Club Band', de los Beatles

31 de mayo 2017 , 09:23 p.m.

“I read the news today, oh boy!”... Hoy, cinco décadas después de que esa frase, la primera de la canción A Day in The Life, apareciera radiante al cierre del disco que revolucionó la historia del rock y el pop, los Beatles encabezan titulares en las noticias.

Hace 50 años, exactamente, el primero de junio de 1967, el cuarteto de Liverpool publicó su octavo trabajo en estudio, el álbum SGT. Pepper’s Lonely Hearts Club Band, un compendio de 13 cortes trabajados durante cinco meses que mostraban toda la paleta de influencias que los Beatles pusieron sobre la mesa: la sicodelia que Paul McCartney advirtió que empezaba a aflorar en EE. UU., la presencia de orquesta, las letras empapadas por LSD de John Lennon y los sabores indios de las ragas de George Harrison.

Desde entonces, la crítica lo ha enaltecido (y ha vendido 32 millones de copias). Por ejemplo, encabeza el listado de los 500 discos más importantes de la historia que definió la revista 'Rolling Stone'.

El 'Sargento Pimienta', como se le llamó desde entonces en estas latitudes, representa además la quintaesencia del rock: una joya pulida en el fuego –la presión creativa y comercial en la que estaban los Beatles en 1966–, de una banda que bien pudo separarse en un momento de agotamiento pero decidió continuar y transformar su arte.

El disco llegó después de una separación temporal –la primera desde que saltaron a la fama– que pudo ser definitiva: en 1966, la banda decidió dejar de dar conciertos y solo hacer discos en estudio, algo que para esa época no había hecho ningún otro artista, lo que generó una ola de rumores que el mánager Brian Epstein –quien ya vivía una época difícil con su salud– intentaba atajar.

Entonces, McCartney viajó a África y a San Francisco; Harrison conoció a Ravi Shankar y viajó con él a India y luego al Himalaya para encontrar una voz espiritual, y Starr se dedicó a los carros y las fiestas.

Mientras, Lennon atravesó por un complejo retiro obligado, un tiempo del que Peter Brown y Steven Gaines señalaron en su libro 'Biografía confidencial': “John Lennon fue el que más sufrió con esa brusca separación (...) En ese momento pensó en dejar completamente los Beatles y lanzarse por cuenta propia, pero dependía demasiado de Paul”.

Además, sonaban pasos de gigante: los Beach Boys habían lanzado su disco Pet Sounds, que mostró la forma en que el grupo estadounidense se reinventaba y daba un paso más adelante, la evolución hacia la segunda mitad de los años 60. Y Frank Zappa, por su cuenta, presentó Hot Rats, otro álbum adelantado a su tiempo. Ya los Beatles parecían no representar el futuro de la música.

En ese momento, (John Lennon) pensó en dejar completamente los Beatles y lanzarse por cuenta propia

Lo de dejar de dar conciertos no era público. Cuentan los biógrafos que Epstein, en medio de la presión de Arthur Howes, el promotor de giras de los Beatles por saber si el cuarteto iba a dar más conciertos en los próximos meses, le soltó el 9 de noviembre de 1966 una bomba: Los Beatles ya no aceptarían más compromisos de conciertos.

"En menos de una hora, la noticia se filtró a la prensa y la oficina se inundó de llamadas telefónicas. Al día siguiente, casi todos los periódicos informaban que los Beatles se proponían existir únicamente como artistas de grabación", cuenta Brown en su libro.

Sin embargo, las energías se reconectaron y la máquina se volvió a prender aquel diciembre de 1966 –momento en que John ya había conocido a Yoko Ono– y el productor George Martin hizo sus ‘trucos’, como cortar unas cintas viejas de grabaciones de música de órgano, lanzarlas al aire y unir los pedazos que cayeron al suelo al azar. Eso dio pie a la insólita melodía que acompañó a 'Being for the Benefit of Mr. Kite'.

Cuenta la biografía de los Beatles que entre marzo y abril de 1967, McCartney estuvo en Los Angeles sintiendo las energías previas al llamado 'Verano del amor', y lo que estaba ocurriendo con la escena musical en Estados Unidos, y vio que el 'SGT. Pepper's Lonely Hearts Club Band' iba a calar perfectamente en lo que estaba pasando: "El vigor del movimiento hippie, que se había coaligado con el movimiento pacifista, dejó asombrado a Paul".

El Sargento Pimienta es considerado el primer álbum conceptual de la historia (antes, solo se pensaba en canciones para la radio). Fue hecho sin cortes entre canciones. Era tan experimental que Lennon se lanzó a grabar en 'A Day in the Life' sonidos a 15 kilohertz que no puede escuchar el oído humano, pero sí volvería locos a los perros: una clara mofa de 'Pet Sounds'.

Esta semana, 50 años después, el SGT Pepper’s Lonely Hearts Club Band volvió al número uno de los listados de la Billboard en el Reino Unido, gracias a la reedición conmemorativa que hizo Giles Martin, hijo de George Martin. Un triunfo del rock para siempre.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA