Música y Libros

'Rumours', la obra maestra de Fleetwood Mac, cumple 40 años

El álbum número 11 de la banda se convirtió en una de las obras musicales más grandes del siglo XX.

fg

De izquierda a derecha, Lindsey Buckingham, Stevie Nicks, Mick Fleetwood, Christine McVie y John McVie.

Foto:

Herbert Worthington (cortesía de Warner Music)

05 de febrero 2017 , 02:07 a.m.

Nunca un disco reflejó con tanta propiedad el conflicto interno entre los involucrados como ‘Rumours’, el álbum número 11 de la banda británico-americana Fleetwood Mac, que este sábado cumplió 40 años de haberse publicado.

‘Rumours’ es uno de los diez discos de mayor éxito en la historia de la música, con más de 40 millones de copias vendidas. Salió a la venta el 4 de febrero de 1977 e hizo historia en Estados Unidos al ser el primer álbum que llevó cuatro sencillos al ‘top’ 10 de los listados oficiales de éxitos. En 1978 fue premiado con el Grammy al álbum del año.

Fleetwood Mac nació en 1967 dentro de la escena del ‘blues rock’ británico. En 1975, con varios discos y cambios en su personal, empezó una de las historias más fascinantes del ‘rock’, cuando la banda incompleta (solo Mick Fleetwood, John McVie y su esposa, Christine) inició las grabaciones para un nuevo álbum en los recién inaugurados estudios Sound City, en Los Ángeles.

Mick Fleetwood se emocionó con la música que trabajaban allí, para su segundo álbum, Lindsey Buckingham y Stevie Nicks. Él invitó a Buckingham a ser el guitarrista de la banda y este aceptó con la condición de llevarla a ella.

Este nuevo Fleetwood Mac, con Buckingham y Nicks, exploró en ambientes del rock y el pop. El primer álbum en esta etapa, titulado ‘Fleetwood Mac’, se publicó en julio de 1975 y tardó 14 meses para alcanzar el número uno de ventas en Estados Unidos, cuando la producción de ‘Rumours’ aún estaba en proceso. Una conquista americana respaldada por el éxito de las canciones ‘Over My Head’ y ‘Rhiannon’.

El proceso de ‘Rumours’ se inició en medio de una turbulenta crisis de parejas, un “holocausto emocional”, como lo llamó el periodista Cameron Crowe. John McVie se separaba de Christine McVie debido a la adicción de él al alcohol. Buckingham y Nicks terminaban su relación, y el baterista Mick Fleetwood se separaba de su esposa, Jenny Boyd, quien lo dejaba por uno de sus mejores amigos.

La banda escogió los estudios Record Plant en Sausalito, California, y Buckingham propuso a su amigo Richard Dashut como ingeniero de grabación. Fleetwood instó a Dashut para ser productor del disco y este, ante su inexperiencia en ese frente, llamó a Kent Caillat, un amigo con más bagaje. Mientras Dashut y Caillat ejercían por primera vez como productores musicales, fueron testigos de cómo cinco seres humanos anteponían el carácter y el compromiso profesional sobre sus crisis afectivas. Además, las canciones que surgieron en el proceso –todas salvo una– estaban relacionadas con esos rompimientos que estaban viviendo.

Era también una diversidad de personalidades: la caballerosidad inglesa de Fleetwood, la sobria elegancia y el desaforado alcohólico que cohabitaban en McVie, la paciente y afilada Christine, la inquieta Stevie y el impredecible Buckingham: conflictivo, impaciente y volátil, pero al mismo tiempo el arquitecto musical de todo lo que estaban construyendo.

La genialidad musical

Las grabaciones comenzaron en febrero de 1976. Cocaína, marihuana, cerveza, vodka y champaña eran compañeros inseparables de todo el proceso creativo. Primero fue ‘Keep Me There’, gestado dentro de las líneas ‘blues’ de Christine, que, armado con pedazos de otras canciones, se convirtió en esa increíble aventura musical llamada ‘The Chain’. Buckingham planteó ‘Go Your Own Way’ con su demoledor ensamble de guitarras y un mensaje directo e incluso ofensivo para Stevie Nicks, quien irónicamente hacía los coros de esta canción, que su excompañero cantaba muy fuerte, casi con rabia. Por esos días, ‘Over My Head’ les dio su primer éxito en Norteamérica.

El turno fue para Stevie Nicks con algo que había escrito de tiempo atrás, llamado ‘Golden Dust Woman’, originalmente con matices country y que terminó en una cadenciosa y apasionada canción inspirada en la afición a la cocaína. Llegaron ‘Oh Daddy’, aporte de Christine, una sentida balada inspirada en la separación de Fleetwood, y Buckingham con la compleja y rítmica ‘The Strummer’, convertida luego en ‘Second Hand News’, y cuya grabación mostró uno de los momentos de mayor egocentrismo del guitarrista.

Vino la inspiración de Christine McVie, primero con ‘You Make Loving Fun’, versátil y singular conjugación de teclados, aumentada con todo el engranaje rítmico de Fleetwood y McVie. Y luego ‘Songbird’, apasionada balada interpretada al piano y que Caillat decidió grabar en el auditorio Zellerbach de la Universidad de California en Berkeley, por su acústica.

Stevie Nicks venía trabajando en ‘Silver Springs’, inspirada en una señal de carretera que decía ‘Silver Springs Maryland’. Creía que sería su momento épico en este disco, pero los ingenieros sintieron que era demasiado larga. Vino su legendaria ‘Dreams’, construida cuidadosamente y que nació de las largas horas que pasaba en el estudio de al lado sentada al piano. Quince días antes de partir de Sausalito, lograron dos piezas más: la irresistible ‘Don’t Stop’, de Christine, y la semiacústica, triste y compleja ‘Never Going Back’, de Buckingham.

El 11 de abril se marcharon a Los Ángeles. Durante tres meses ajustaron y finalizaron lo grabado en el Wally Heider Recording Studio de Sausalito, los famosos Criteria Studios de Miami y el Davien Recording Studio de North Hollywood. Solo grabaron como adición ‘I Don’t Want To Know’, tema rítmico de aires country, escrito por Stevie Nicks antes de su ingreso a la banda. La grabación fue incómoda para ella, porque se trató de una especie de imposición luego de informarle que ‘Silver Springs’ ya no estaría en el disco.

Un mes después de la publicación del álbum, ‘Go Your Own Way’ alcanzó el número 10 de las listas. En la primera semana de abril, ‘Rumours’ conquistó el número uno en ventas, donde permaneció 31 semanas no continuas, un verdadero récord para la época. ‘Dreams’, segundo sencillo, fue el primer y único número uno del grupo. Vinieron ‘Don’t Stop y You Make Loving Fun’, con las que alcanzaron la tercera y la novena posición de las listas en Estados Unidos.

El dolor como temática

En la edición especial por los 35 años del álbum, Lindsey Buckingham escribió que la banda había conjugado puntos de referencia: la cercanía que él y Stevie tenían con el ‘rock and roll’ de los 50 y la influencia del ‘blues’ de Mick, John y Christine. Y que hubo además una sensación orgánica y real con el ‘groove’ que aportaban rítmicamente Mick Fleetwood y John McVie. “Éramos cinco personas que no funcionaban como grupo, pero había una sinergia natural que venía de nuestras diferencias. Sobre el papel parecía que no se lograría. Pero hubo una espontaneidad y una forma de entretejer las cosas que lo hizo mucho más que la suma de las partes”, comentó el guitarrista.

Fleetwood Mac sobrevivió y ‘Rumours’ trascendió la crisis que el disco mismo manifestaba y que hoy es solo parte de la historia. Sus canciones viven por sí solas en medio de una increíble magia que aún persiste. El 23 de febrero de 1978, cuando los integrantes de la banda subieron al escenario del Shrine Auditorium, de Los Ángeles, para recibir el Grammy al álbum del año, un conmocionado John McVie dijo: “Muchas cosas personales se manifestaron en este disco. Pero su temática, tal vez, es el dolor”.

DANIEL CASAS C.
Especial para EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA