Música y Libros

El rey vallenato boyacense que siempre fue profeta en su tierra

Julián Mojica Galvis, de 34 años, se llevó la corona en el Festival Vallenato número 51.

Julián Mojica Galvis, rey vallenato

Julián Mojica Galvis, de la población de Paz de Río, celebra emocionado.

Foto:

Liliana Martínez / EL TIEMPO

02 de mayo 2018 , 09:34 a.m.

Vencida hace años la idea de que un cachaco pudiera coronarse rey vallenato –con el triunfo del bogotano Beto Jamaica en el 2006–, Julián Ricardo Mojica Galvis hizo un camino no menos fantástico, pero quizá sí “menos imposible” para él y sus seguidores.

Doce años atrás, el bogotano se vio enfrentado a la falta de fe del público. En cambio, al boyacense Mojica, desde su primera de siete participaciones, le fue lo suficientemente bien –ocupó el tercer lugar– como para confiar en que lograría ser rey vallenato. “En cada una de las finales tuve la seguridad de que hacía las cosas bien –le dijo el rey vallenato boyacense a EL TIEMPO –. Pero, quizás esta vez tuve más serenidad y eso se lo transmití al público”.

En total, Mojica –nacido en Paz de Río, Boyacá, el 4 de mayo de 1984– fue finalista cuatro veces. Hasta el amanecer del primero de mayo, su mayor triunfo –anunciado en su cuenta de Instagram – era haber sido “virrey vallenato 2016”, detrás de Jaime Dangond Daza.

Ahora es el rey vallenato 2018. Casi se presintió en el Parque de la Leyenda Consuelo Araújo Noguera de Valledupar, en cuanto terminó de interpretar los cuatro aires vallenatos durante la final, el público lo premió con sonoros aplausos.

Si es verdad que en las familias, algunos cumplen los sueños de sus antecesores, el nuevo rey vallenato vino a cumplir no solo con el de su padre, Pablo –un enamorado del vallenato que lo crió con música de acordeón–. También hizo realidad el anhelo de su tío Jorge ‘Chapete’ Mojica. “No fue de los primeros, fue el primer boyacense que se presentó en un Festival Vallenato en Valledupar –dijo Mojica–. El festival comenzó en el 68 y él compitió en el 71, el 73 y el 81.

‘Chapete’, ya fallecido, sí ganó en su tierra. Ganó varias veces en el treintañero Festival de Nobsa (Boyacá), se hizo rey en su tierra, donde hoy su sobrino Julián es una autoridad y un modelo para seguir. Cabe anotar que los nobsanos se han ganado a pulso la fama de puristas y cultores del vallenato tradicional, por eso, no hay acordeonero joven de esa tierra que no tenga a Mojica como ejemplo. Por eso, también, los seguidores de Mojica ondearon la ruana boyacense en las eliminatorias del Festival Vallenato n.° 51.

Mojica Galvis, hoy compañero musical de Enaldo Barrera ‘Diomedito’, había unido a Boyacá en torno a su participación. Hasta el ídolo del ciclismo Nairo Quintana le envió un saludo que el músico colgó en sus redes sociales antes de la final: “Para mi amigo Julián Mojica, un saludo muy especial. Deseándole muchos éxitos en este Festival Vallenato, todos los boyacenses lo apoyamos, Nairo Quintana lo apoya y su familia, muchos éxitos en este evento cultural de Colombia”.

Graduado como músico violoncelista de la Universidad Distrital, Mojica nunca abandonó el acordeón que empezó a tocar desde los siete años. Su habilidad hacía que lo buscaran para que lo interpretara en pueblos boyacenses. A lo largo de su carrera ha acompañado a cantantes como Otto Serge, Carlos Mario Zabaleta, Pillao Rodríguez y Gusi, cuando este se lanzó en solitario.

Así que tanto en lo comercial como dentro del Festival, su calidad interpretativa era reconocida. Haber estado en varias finales lo erigía como el rival por vencer. Pero a la final del 2018 llegó junto con otros cuatro músicos que estaban casi en las mismas condiciones: puntajes perfectos en eliminatorias y varias finales. “Solo dudé un momento –confiesa ahora – cuando supe que el día anterior el rey aficionado era otro boyacense. Pensé que ahora tocaba hacer doble trabajo pues era difícil que Boyacá tuviera dos coronas en un mismo festival”.

Sin embargo, Mojica venció a Javier Matta (segundo lugar) y a Poncho Monsalvo (tercero). También estaban Ómar Hernández Brochero y Rodolfo de Lavalle.

Ahora, con Mojica como Rey Vallenato profesional y con Ronal Torres, de Duitama, como rey aficionado, se prueba una vez más lo que tanto recalcó Carlos Vives, el homenajeado del Festival, que el vallenato ya es de todos los colombianos.

La despedida del Festival de Vives

Todo lo hecho por Carlos Vives en el Festival tenía un simbolismo. Desde las pañoletas que repartió hasta la presencia de los invitado al concierto de cierre.

Reunió a los que llamó “hijos del vallenato”, como Gusi o Adriana Lucía, con leyendas como Silvio Britto y Lisandro Mesa. Dejó constancia de la actitud roquera de Alfredo Gutiérrez al invitarlo a alternar con el grupo de Louisiana (EE. UU.).

Todos o venimos del vallenato o vamos hacia él

Todos o venimos del vallenato o vamos hacia él”, dijo al invitar a ChobQuibTown y al Cholo Valderrama. Otros ganadores: rey infantil: Jerónimo Villazón, rey juvenil: Yerson Peña; piqueria infantil: Julio Gil Barros, piqueria mayores: Santander Bornacelli. La mejor canción inédita fue Mi lenguaje musical, de Leonardo Salcedo.

LILIANA MARTÍNEZ POLO
Enviada especial a Valledupar
En Twitter: @lilangmartin

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA