Música y Libros

Punk, rock y electrónica en el primer día del Estéreo Picnic

The Weeknd, The xx y Justice fueron los más ovacionados de la jornada musical.

Rancid

Rancid en el primer día del Festival Estéreo Picnic

Foto:

Juan Diego Buitrago

24 de marzo 2017 , 12:04 p.m.

Miles de personas se dieron cita en el Parque 222 de Bogotá para presenciar la séptima edición del Festival Estéreo Picnic, que abrió sus puertas desde muy temprano y contó con una pantalla gigante para ver el partido de Colombia contra Bolivia. 

Pero como la cita era con la música, muchos de los hinchas llenaron las primeras presentaciones de las bandas nacionales. Quizás fue por eso que, a diferencia de años anteriores ,en esta ocasión las bandas nacionales contaron con un público más numeroso. Nanook el Último Esquimal y Popsitute inauguraron el primer día de fiesta, seguidos por AJ Dávila y el dúo Ságan.

A las 7:30 de la noche apareció en el escenario Tigo la primera banda estadounidense: Cage The Elephant, calentando con su canción ‘Cold Cold Cold’ una noche fría pero sin lluvia en la capital colombiana.

Ellos cautivaron con su sonido y generó un vaivén de emociones durante todo el concierto: pasó de interpretar canciones profundas e introspectivas como ‘Trouble’, a desatar en el público gritos de euforia con temas más rápidos y rockeros como ‘Mess Around’.

(Vea: The Strokes, Deadmau5 y The Weeknd estarán en el Estéreo Picnic)

El siguiente turno fue para Glass Animals. Los sudafricanos, que se habían presentado la noche anterior en Armando Music Hall, le pusieron un toque tropical a su escenografía: el bombo de la batería estaba pintado como una sandía, y una piña hacía las veces de sonajero.

Uno de los sismos más fuertes se sintió en la carpa Budweisser del Estereo Picnic. La tierra vibró con la fuerza de un pequeño huracán de fanáticos del punk que bailaron ante los riffs de guitarras contundentes de Rancid, una de las agrupaciones que le puso el tono fuerte y, si se quiere nostálgico, a esta edición del festival.

Los casi 26 años de carrera de estos veteranos del punk y el ska se revelaron en un escenario que pasó del temblor del salto a unos circuitos de pogo que crecían como un tornado. “Quiero escucharlos cantar esta”, grito emocionado Tim Amstrong a una multitud enérgica que saltaba enloquecida ante los primeros acordes de ‘Time Bomb’.

Era insólito, pero casi no había crestas entre los asistentes a la cita que en la turba que danzaba dejaba entrever viejos amantes del hardcore y algunos muy jóvenes haciendo gala de una energía irrefrenable.

(Además: Artistas recomendados para los dos días finales del Estéreo Picnic)

Antes había coreado ‘Maxwell Murder’, ‘Salvation’ y ‘Fall Back Down’, entre otras, pero el terremoto alcanzó su pico más alto con ‘Ruby Soho’, una despedida que dejó sonrisas en la mayoría de los asistentes al recital de este grupo.

Mientras tanto, en la tarima de Tigo Music los acordes de los británicos The xx invitaban a una ceremonia musical más tranquila, a veces melancólica y por ratos movida, en un coqueteo entre el indie pop y la electrónica.

“Gracias, este es nuestro nuevo concierto después de cuatro años sin tocar en un festival”, dijo Oliver Sim, el bajista y compañero de fórmula de Romy Madley Croft y Jamie XX.

(Vea: Se prendieron las redes sociales con el Estéreo Picnic)

Su descarga musical estuvo marcada por una emoción más contenida, pero inquieta, que recibió el aplauso y el grito desenfrenado ante canciones como ‘Angels’, ‘VCR’, ‘Islands’ y ‘On Hold’, esta última de su más reciente producción: ‘I See You’.

“Los amamos”, dijo en un tono casi enternecedor la bajista y cantante Romy Madley Croft, antes de dejar el escenario.

Cuando concluyó la emotiva presentación de The xx, varias personas permanecieron en su puesto, buscando ver a The Weeknd lo más cerca posible. Sin embargo, hubo algunas que fueron a los otras dos tarimas, donde tocaban simultáneamente Bob Moses y G-Eazy.

Precisamente, el cantante Gerald Earl Gillum, (conocido como G-Eazy), no dejó pasar la oportunidad y manifestó abiertamente su postura política con la canción ‘Fuck Donald Trump’. Antes de dar inicio a este tema, el músico dijo: “Como americano, me siento muy apenado pero debo decir que tenemos un terrible ser humano como presidente. ¡Fuck you, Trump!”, gritó, generando una enorme ovación.

Luego de unos minutos en que se apagaron las luces, la tarima principal comenzó a llenarse de público. Poco a poco fueron llegando los fanáticos de The Weeknd, otro de los cantantes que dejó huella en el Estéreo Picnic. El canadiense expuso una combinación de rhythm and blues, hip hop y algo de pop, acompañado de una voz que a muchos les recuerda a Michael Jackson.

“Esta es el primer concierto de Weeknd en Latinoamérica”, grito emocionado este músico y productor canadiense a una multitud que respondió cantando casi la totalidad de las canciones de su presentación.

“Verlo acá es impresionante y la gente se sabe todas”, exclamó emocionado un asistente peruano que estaba feliz porque pudo ver a su artista favorito y porque la boleta del concierto fue un regalo inesperado.

The Weeknd no fue desagradecido y entregó un espectáculo muy sofisticado de luces y sonido, con éxitos como Can´t Feel my Face, I Feel it Coming, Starboy o The Hills. De nuevo el sismo apareció por culpa de los saltos de los fanáticos, convirtiendo ese show en uno de los más aclamados en el primer día del Festival.

Una lluvia de juegos pirotécnicos despidió a un Weeknd feliz hasta la médula. La emoción estaba lista para la última tanda electrónica de la mano de los franceses Justice y Damian Lazarus.

Como si se tratara de una carrera, cientos de personas corrían apuradas para conseguir un puesto en la carpa secundaria, donde en contados instantes iba a aparecer en escena Justice, uno de los platos fuertes de la primera fecha.

Cuando el dúo francés saludó a la audiencia hubo un grito ensordecedor. Su sonido robótico y futurista contrastaba con los movimientos frenéticos, extremos y descontrolados de un público que bailaba con los ojos cerrados y las manos en alto. Canciones como ‘Dance’ y ‘Genesis’, así como algunos temas de su nuevo álbum Woman, hicieron retumbar la carpa y justificaron la histeria colectiva.

Al final, los más aguerridos bailaron con los ritmos eclécticos y misteriosos del británico Damian Lazarus quien cerró la primera noche de un Estéreo Picnic que va más allá de la estética o la psicodelia.

Daniel Torres y Andrés Hoyos Vargas
CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA