Música y Libros

¿Qué hizo Envigado con el dinero de la transferencia de James al Real?

Martha Soto lanza en la FilBo su investigación sobre mafia y fútbol, 'Los goles de la cocaína'.

Los goles de la cocaína, libro de Martha Soto

La infiltración de dineros de Pablo Escobar, el ‘Mexicano’, hermanos Rodríguez, ‘Comba’ y Gustavo Upegui consta en ‘indictment’, actas y recientes sentencias.

Foto:

Fotoilustración / Nilson Quecano

23 de abril 2017 , 12:30 a.m.

Parte del dinero de la transferencia del crack colombiano James Rodríguez al Real Madrid fue usada por los dueños del Envigado Fútbol Club para pagar su defensa tras ser acusados por Estados Unidos de ser financiadores de la tenebrosa ‘oficina de Envigado’. Agencias antimafia de ese mismo gobierno tienen evidencia de que el capo alias Comba desembolsó un millón de dólares para el América de Cali y de que un abogado cobró el dinero después de que el ‘escarlata’ salió de la Lista Clinton, tras 17 años de postración.

Estos dos episodios inéditos son la mejor evidencia de que la infiltración de la mafia en el fútbol colombiano, denunciada por el valiente ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla, en 1983, no cesa. En siete días se cumplen 33 años de su asesinato, y hoy abogados de narcotraficantes manejan tres grandes equipos colombianos y presidentes de otras escuadras ocultan sus lazos con extraditables. En medio de los triunfos internacionales, el país olvidó investigar qué pasó con las acciones de la mafia en el Nacional, en el América y en Millonarios.

En esta nueva investigación periodística, la editora de la Unidad Investigativa de EL TIEMPO, Martha Elvira Soto Franco, revela episodios desconocidos de la infiltración del narcotráfico en los equipos y, con documentos, testimonios y expedientes judiciales, remueve viejas historias que quedaron incompletas y que hoy siguen salpicando al intocable balompié nacional.

Su libro, editado por Intermedio Editores, será lanzado en el marco de la Ferial del Libro de Bogotá, el sábado 29 de abril. Este es uno de los apartes del primero de seis capítulos.

*****

El jugador Felipe ‘Pipe’ Pérez Urrea aún estaba vivo cuando un taxista lo recogió del piso en la carrera 30 con calle 65, suroccidente de Medellín. Un par de minutos antes, dos sujetos lo interceptaron, balearon y dejaron tirado, agonizando en plena calle. A pesar de su contextura atlética y de sus veintinueve años, los ocho impactos de bala lo desangraron en segundos y le impidieron llegar con vida a la sede de la Cruz Roja de Antioquia hasta donde lo trasladó el conductor. Junto a René Higuita, Andrés Escobar y Alexis García, Pipe Pérez fue titular del equipo que le permitió ganar la Copa Libertadores de América al Atlético Nacional en 1989. Sus dotes de mediocampista de contención fueron claves para consolidar la llegada del Envigado Fútbol Club a la primera división, en 1992. Pero ese jueves 17 de octubre del 2006, nadie reconoció al jugador. Por eso su cuerpo fue etiquetado como NN y enviado a la morgue.

El crimen se registró a la 1:30 de la tarde y solo veintiséis horas después fue reclamado por sus allegados, que lo sepultaron en una discreta ceremonia. Casi nadie asistió porque muy pocos sabían que el futbolista del Envigado había recobrado su libertad en junio de ese año, tras pagar tres años de cárcel por apoyar el ala militar del cartel de Medellín. Miembros del Bloque de Búsqueda del Ejército tenían información de que el jugador ocultaba a sicarios de Pablo Escobar, entre ellos a John Jairo Arias Tascón, alias Pinina y a Geovanni Lopera, alias Pasarela.

(...) La captura de Pipe Pérez, que pasó de los camerinos del Envigado Fútbol Club al pabellón de máxima seguridad de la cárcel La Modelo de Bogotá, se presentó como un hecho aislado, ajeno al fútbol y en especial a su nuevo equipo, el ‘naranja’. Pero la evidencia contra Pipe fue tan contundente que le permitió confirmar a los investigadores lo que medio Antioquia ya sabía: el Envigado, la modesta escuadra de segunda división que en menos de un año saltó a la primera, estaba en manos de la mafia, encarnada en Gustavo Adolfo Upegui López, amigo y socio de Pablo Escobar, que a la vez era un respetable empresario del fútbol.

Solo hasta 1996, informes de inteligencia del CTI y del DAS empezaron a calificar a Upegui como el heredero de Pablo Escobar y cabeza de la organización criminal conocida como la ‘oficina de Envigado’. Sin embargo, Upegui se mantuvo invicto ante las autoridades colombianas durante casi dos décadas.

(...) Los investigadores del CTI Jaime Augusto Piedrahíta Morales y Manuel Guillermo López Umaña fueron los primeros en descubrir que el principal accionista del Envigado tenía una doble vida. Mientras fichaba y formaba a jóvenes figuras –como James Rodríguez, Fredy Guarín, Dorlan Pabón, Giovanni Moreno y Juan Fernando Quintero–, manejaba una banda de gatilleros en la que figuraban Maximiliano Bonilla, alias Valenciano, Daniel Mejía Ángel, alias Danielito y Mauricio López, ‘Yiyo’. El empresario del fútbol al que sicarios y jugadores le decían ‘patrón’, terminó siendo salpicado por su relación con torturas, muertes y desapariciones ejecutadas por la ‘oficina de Envigado’.

(...) La presencia en el equipo ‘naranja’ de empresarios del fútbol, de grandes jugadores y de influyentes patrocinadores, borró durante décadas el rastro que el narcotráfico había dejado en su historial. Pero en una violenta masacre mafiosa, ocurrida en el Año Nuevo del 2013, volvió a aparecer esa sombra y selló la suerte judicial del Envigado Fútbol Club. Solo bastó un año para que el club fuera catalogado por el gobierno de Estados Unidos como una compañía controlada por facilitadores de corrupción política, el testaferrato y el blanqueo de capitales de la ‘oficina de Envigado’, la más antigua máquina criminal del narcotráfico colombiano.

El primero de enero de ese año, al lado del cadáver de la escultural modelo barranquillera Carolina Arango Geraldino y del capo de la ‘oficina’, Jorge Mario Pérez Marín, alias Morro, las autoridades hallaron varias planillas oficiales de equipos de fútbol inscritos en los torneos de la Liga antioqueña. Tres escuadras aparecían resaltadas: Envigado F. C., Arco Zaragoza y Tiendas Margo’s, esta última vinculada a Margarita Gallego Orrego, la viuda de Gustavo Upegui.

El siguiente paso fue el de encajar los hallazgos con las declaraciones de sicarios y narcos presos en Estados Unidos.

(...) Agentes federales empezaron a rastrear las transacciones del equipo desde el 2006. Aunque el rendimiento deportivo del Envigado en el rentado nacional no era el mejor, en ese momento aparece facturando más de mil millones de pesos por la venta o préstamo de jugadores de lujo ajenos a las actividades alternas y delictivas de su dueño.

(...) Inteligente y temperamental, Gustavo Upegui había logrado ocultar durante veinticinco años que era la cabeza de la ‘oficina de Envigado’, la más tenebrosa máquina criminal del cartel de Medellín, que ha sobrevivido casi cinco décadas a la persecución estatal.

(...) En julio del 2014, cuando el equipo aún no había sido vinculado formalmente con la mafia, James Rodríguez fue fichado por el Real Madrid de España y se convirtió en el principal logro deportivo del Envigado. Aunque la transacción se selló con el Mónaco, el club paisa continuó reclamando réditos deportivos y económicos por el concepto de contribución solidaria, una figura creada por la Fifa en virtud de la cual se les hace un reconocimiento económico a los equipos por los que pasa el jugador negociado. Según una comunicación de Mario Flores Chemor, consejero legal de la Fifa, “como compensación por la transferencia del jugador del Mónaco al Real Madrid, este pagará un importe bruto por 75’000.000 de euros”, unos 225.000 millones de pesos colombianos...

Sobre la autora

Martha Soto es la editora de la Unidad Investigativa de EL TIEMPO donde trabaja hace 23 años. Es periodista, magíster en estudios políticos, analista de EL TIEMPO Televisión y conferencista en temas de narcotráfico y acceso a la información. En 2016, fue invitada por el canal Al Jazeera como investigadora. Ha ganado más de 18 premios de periodismo, entre ellos el CPB 2017 por su libro ‘Velásquez, el retador del poder’ y el Global Shining Light, 2015, que otorga la Red Mundial de Periodistas Investigativos.

Cuándo y dónde

La periodista Salud Hernández-Mora presenta el libro de Martha Soto. El evento es el próximo sábado 29 de abril, a las 2 p. m., en la sala Filbo G de Corferias.

MARTHA SOTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA