Música y Libros

Los desaparecidos en clave literaria

Dos novedades de la Filbo abordan el tema: ‘Cuando Clara desapareció’ y 'El vuelo del flamenco'.

Enrique Patiño

Clara, la hermana del autor en el centro, con su mamá (izq.) y una amiga.

Foto:

Cortersía: Enrique Patiño

05 de mayo 2017 , 09:19 p.m.

La hermana que nunca regresó

“Hay circunstancias que dividen la vida en un antes y un después. No son los cumpleaños ni los fines de año los momentos que marcan una línea divisoria en la vida de alguien, sino los hechos que vulneran la paz o alteran el corazón los que determinan el paso de una época a la otra”.

Con este fragmento de su nueva novela, 'Cuando Clara desapareció', el escritor samario Enrique Patiño refleja cómo su vida y la de su familia cambió un 19 de abril, hace 26 años, cuando su hermana mayor desapareció.

Ese viernes, Clara apagó el aire acondicionado de su oficina en el centro de Santa Marta, cuando el reloj marcaba las seis de la tarde, para disponerse a regresar a su casa y más nunca su familia volvió a tener noticias suyas.

“Yo la había buscado muchas veces y como había sido el pequeño de la casa, lo seguía haciendo. Yo creo que mi familia había desechado la posibilidad de que apareciera en algún momento. Cuando se cumplieron los 20 años de su desaparición ya era un hecho que Clara no volvería para muchos de ellos. Pero yo estaba metido en el periodismo y me preguntaba: ‘¿y si tal vez yo pudiera encontrarla con las herramientas del periodismo y las redes sociales de hoy?’”, comenta el autor.

La esperanza en él alcanzó a remover su corazón, cuando un día, hace unos meses, puso en Facebook una frase del libro, sin revelar que estaba escribiéndolo, y una persona de nombre Clara Patiño, le dijo que le gustaba. “Ahí me di cuenta, de que en el tema de los desaparecidos uno jamás puede cerrar el capítulo”, dice.

La novela, en el fondo, se convirtió en una catarsis del autor en busca de respuesta del paradero de su hermana que le llevaba 12 años y de la que el tiempo se había encargado incluso de irla difuminando de su mente.

“Para mí esta hermana fue como si no hubiera existido. Entonces empecé a ir más al fondo y me obsesioné con conocerla, escarbando recuerdos, fotos, tratando de entender qué había en su mirada. Me di cuenta que su mirada fue cambiando, su corte de pelo, que había alma en sus manos”, agrega Patiño.

Y no fue un trabajo fácil. Durante la escritura, el autor cuenta que se bloqueó y reescribió varias veces la novela, en esta búsqueda interior, que finalmente también era el de esas miles de ‘Claras’ (hombres y mujeres) desaparecidas.

“El periodismo me ha servido para contar historias de los demás. Y cuando empecé a narrar la historia de Clara, para mí era obvio que tenía que narrar la historia de los demás”, explica el escritor, autor también de la novela 'La sed' (2013).

En el proceso, se encontró con la dificultad de hilar la historia de Clara, que finalmente era un relato lleno de vacíos. “Yo me preguntaba cómo hago para conectar esos vacíos de la historia. Para luego entender que este libro también era una historia del país”.

Ahora que el libro ha comenzado a volar solo, muchas personas anónimas se le han acercado para confesarle el drama personal de sus desaparecidos, que según las investigaciones de Patiño, se acerca a los 250.000 en el último siglo.

“Y cuando empecé a contar la historia de Clara, me di cuenta que si el proceso para que ella fuera declarada desaparecida tardó once años, por la pura persistencia de mi familia –no son considerados víctimas, no hay registros, no hay dada–; la mayoría de la gente en este país que ha tenido familiares desaparecidos nunca lo ha denunciado porque no aguanta el proceso y la burocracia”, explica.

Para ello, el autor realizó una investigación casi policiaca, que le permitió unir varias pistas, 25 años después, que también son una radiografía del país y sus problemas: la política corrupta, el narcotráfico, mujeres abandonadas, la impunidad y la indolencia de la burocracia.

Antes de publicarlo, Patiño se los mostró a sus padres y reflexionó en lo que fue el proceso de la desaparición de Clara para la familia.

“Fue muy doloroso. Siempre me acuerdo de la anécdota de mis hermanos Diana y Hugo, en el libro los hermanos somos un ‘nosotros’, pero ellos fueron los que tuvieron que soportar las cosas más duras. Preguntar todos los días en las morgues, en la Policía, mirar distintos posibles cadáveres, para ver si era mi hermana. Nunca lo fue”, anota el autor mientras se le entrecorta la voz.

Agrega que sin duda, este drama fue resquebrajando su entorno familiar hasta el punto de obligarlos a todos a ir migrando. “De hecho el único que queda en el país soy yo. La hija de Clara también está fuera”, dice.

El Caribe natal del autor está presente todo el tiempo en el libro y justamente una frase del vallenato 'Sombra perdida', de Rita Fernández, que le sirve a Patiño de epígrafe, le permite describir también el sentimiento sobre su hermana:"Tu fuiste un ave de paso/ Que vino a posar en mi vida/ Hoy solo eres sombra perdida/ Vagando en recuerdos de ayer".

Los NN del río Cauca

La noticia de una niña de Risaralda que sobrevivió a 95 puñaladas, hace algunos años, fue la génesis de la novela 'El vuelo del flamenco', que la escritora caleña Alejandra López González presenta en esta Feria.

“Luego de que a esta joven la dieron de alta, apareció descuartizada metida en un costal en el río”, comenta López. Esa imagen de los cuerpos anónimos que aparecen en el río Cauca es el telón de fondo en el que la autora da vida a la historia de amor de sus dos protagonistas.

Lucrecia Ackerman, es una relacionista pública de Cali Exposhow, quien se enamora de Pascual Bianchi, afamado periodista judicial. “Ellos dos se conocen y tienen una historia de amor, pero atravesada por la investigación de él, sobre los cuerpos desmembrados que aparecen en el Cauca”, explica López, autora del libro sobre el 'América Y dale rojo dale' (Intermedio Editores), que también presenta este sábado a las 10 a. m., en la Filbo.

Alejandra López

Alejandra López es colaboradora de la revista ‘Donjuán’.

Foto:

Cortesía Alejandra López

López anota que lo que más le dolió de la noticia de la niña asesinada en Risaralda fue la indiferencia de la sociedad. “A mí me impactó sobre todo porque nadie volvió a hablar ni de ella ni de su muerte. Es como una cosa impune y dramática”, explica.

La metáfora de todo lo que trae el río era la que López quería plasmar en el título. Para ello, apeló a una imagen que siempre le había causado curiosidad y que le ocurre a la protagonista del libro, que vive cerca del zoológico de Cali.

“Lo que pasa es que los flamencos del zoológico se escapan y se van por todo el río Cauca, y muchas veces llegan hasta la salida al mar en Buenaventura. Entonces, la gente del zoológico tiene que ir por ellos y regresarlos”, dice López.

Si bien, la escritora sumerge a los lectores en una narrativa literaria ideada por ella, su formación periodística está presente todo el tiempo a través del trabajo de Bianchi, en torno al drama de los desaparecidos.

Ese es un tema al que López le viene haciendo seguimiento desde hace algún tiempo. Al llevarlo al terreno literario, López adelantó una investigación que le tomó casi seis años, mientras se iba incubando la novela en su cabeza, cuando en 2011 vio la noticia de la niña de Risaralda. Este trabajo de indagación le ayudó para enriquecer la personalidad de Bianchi.

“Parte de la investigación fue hablar con gente de la Fiscalía, del CTI, de Medicina Legal, de la Cruz Roja Internacional. No pude desafortunadamente ir a una exhumación de cuerpos ni a una autopsia de Medicina Legal, a pesar de pedir los permisos. Pero lo que sí hice fue muchas entrevistas con gente que trabaja en el tema”, anota.

Dentro de este contexto de los desaparecidos, otro de los aspectos que López resalta fue su interés porque la historia sucediera toda en la capital vallecaucana, con su ambiente y detalles propios del universo valluno.

“En la búsqueda de editor, un día uno me dijo que era muy local y que no funcionaba porque los protagonistas hablan caleño. Y yo en cambio creo que el hecho de que todo pase en Cali le da cierta magia y cierto ‘gótico tropical’, como describe el cineasta Jorge Navas toda esa influencia pacífica que ocurre en Cali, con la santería y la magia negra”, concluye la escritora.

CARLOS RESTREPO
Cultura y Entretenimiento

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA