Música y Libros

Los secretos del Nobel de literatura

El analista Édgar Bastidas Urresty cuenta detalles curiosos de este premio emblemático.

Premio Nobel

Alfred Nobel, creador de los Premios Nobel.

Foto:

Archivo EL TIEMPO

04 de octubre 2017 , 10:25 a.m.

El premio Nobel de literatura, instituido por voluntad de Alfredo Nobel en 1895, un industrial sueco, inventor paradójicamente de la dinamita, debe otorgarse según él, “a quien haya producido en el campo de la literatura la obra más destacada, en la dirección ideal”.

Seguramente creó el premio nobel para atenuar un poco el efecto destructor de la dinamita, que tantos males le ha causado a la humanidad, a la naturaleza, así se emplee en la industria, en la minería, en trabajos de obras civiles.

Se ha otorgado a partir de 1901, año en que fue premiado el poeta y ensayista francés Sully Prudhomme, no solamente a novelistas y poetas sino a historiadores como el alemán Theodor Mommsen (El mundo de los Césares) o a Winston Churchill, por sus Memorias y evocaciones históricas.

Sully Prudhomme, (París 1839, Chatenay-Malabry, 1907), como poeta estuvo asociado al parnasianismo, movimiento literario de la segunda mitad del siglo XIX, fundado por Teófilo Gauthier y Leconte de Lisle.

Theodor Mommsen, Garding, 30 de noviembre de 1817 Charlottenburg, 1903, historiador y filólogo alemán, es el autor de El mundo de los Césares, “un cuadro completo, militar y político social y cultural, de la historia de Roma desde sus orígenes hasta la dominación del primer César”, como lo define Wenceslao Roces, en el prólogo a la edición de 1945.

Se cree que el Nobel que concede anualmente la Academia Sueca, premia de acuerdo a la voluntad de su creador, la obra más destacada, por sus calidades literarias, pero surgen algunos interrogantes.

¿Con qué criterios la Academia escoge a los laureados?

¿Son criterios estrictamente literarios, o pesan consideraciones de otro orden?
¿Por qué han sido premiados, Thomas Mann, Camus, Pasternak, Kipling, Hamsun, Jacinto Benavente, Bernard Shaw, Pirandelo, O’Neill, Gabriela Mistral, Herman Hesse, William Faulkner, Hemingway, Juan Ramón Jiménez, Saint John Perse, Asturias, Kawabata, Beckett, Neruda, Montale, Canetti, Wolle Soyinka, García Márquez, Octavio Paz, Vargas Llosa, y no Tolstoi, Proust, Joyce, Nabokov, Kafka, Musil, Herman Broch, Alfred Döblin, Nicos Kazantzaki, Humberto Eco, Borges, Carpentier, Jorge Amado, para citar algunos nombres?

Gabriel García Márquez

Gabriel García Márquez, escritor colombiano, luego de recibir el Premio Nobel de Literatura en Estocolmo en 1982.

Foto:

Bertil Ericson / AFP

La Academia, estudia, valora casi todo el año, la obra de ciertos autores y selecciona los candidatos hasta la escogencia final.

¿En algunos casos la Academia decide el premio por razones de geopolítica porque no recae sucesivamente en un país o en un continente? Se dice que a Borges, por ejemplo, le fue negado el Nobel por sus ideas conservadoras, y sobre todo, por haber recibido un doctorado honoris causa de manos de Pinochet.

Borges, en un libro de entrevistas a Georges Charbonnier, (Siglo XXI Editores, 1975), dice que “la política le interesa poco. Desde luego, estoy contra todos los estados totalitarios. Fui contrario al nazismo. Estoy contra el comunismo. Estoy contra la dictadura que acabamos de sufrir”.

La renuncia de Pasternak al Nobel, en 1958 por presiones del Gobierno soviético, y de Sartre, para no perder su independencia intelectual, evidencian razones políticas de por medio.

La Academia sueca le otorgó el Nobel a Pasternak, “por su importante obra, tanto en poesía lírica contemporánea como en el campo de la gran tradición épica rusa”. Su novela El Dr Zhivago, publicada en 1957, que cuenta la historia de un hombre que cambia su vida por el peso del sufrimiento, tiene como referentes históricos la primera guerra mundial, la revolución rusa de 1917 y la guerra civil de 1917. Fue prohibida en la Unión Soviética, porque se la consideraba contrarrevolucionaria y antisoviética.

La Academia le concedió el Nobel al filósofo y escritor Jean Paul Sartre, en 1964, por “su trabajo, rico en ideas y lleno del espíritu de libertad y de la búsqueda de la verdad”, a pesar de que el autor de La Nausea, había advertido a la Academia que no lo aceptaría.

Jean Paul Sartre, escritor y filósofo francés. / Archivo particular

Jean Paul Sartre, escritor y filósofo francés. / Archivo particular

Foto:

Entre las razones para rechazar el premio, Sastre se declaró socialista y dijo que “es una distinción reservada para los escritores de occidente o los opositores del Este. No le fue otorgado a Neruda, uno de los grandes poetas suramericanos. Nunca se habló de otorgárselo a Louis Aragon, a pesar de que lo merece. Es lamentable que el premio fuera dado a Pasternak y no a Sholokov”. Sin embargo, años después, la Academia dio el premio tanto a Neruda como a Sholokov, quizás para desmentir las afirmaciones de Sartre.

Mario Vargas Llosa, premio Nobel en 2010, en un artículo publicado en El País, de España, el 23 de agosto de 2015, titulado, Lecciones de Tolstoi, se pregunta:
“¿Cómo fue posible que el premio Nobel de literatura que se dio fuera para Sully Phuhomme en vez de Tolstoi, el otro contendiente? ¿Acaso, agrega, no era tan claro entonces, como ahora, que Guerra y paz es uno de esos raros milagros que de siglo en siglo, ocurren en el universo de la literatura?

“Guerra y paz, dice, finalmente, nos enseña que pese a todo lo malo que hay en la vida, la humanidad va dejando atrás, poco a poco, lo peor que ella arrastra”.

A raíz del Nobel a Miguel Ángel Asturias, Borges dijo que si Asturias había traducido el Popol Vuh, y escrito sobre Los hombres de maíz y Leyendas de Guatemala, es decir, sobre la culturas indígenas de Guatemala, por qué no era consecuente y se vestía como un indio maya, y no como un hombre occidental?

Sigmund Freud, creador del psicoanálisis, fue postulado al nobel de literatura en 1937, pero no encontró mayor eco en la Academia como tampoco su candidatura el nobel de Medicina o fisiología, por sus aportes a estas ciencias.

Incluso, en algunos círculos científicos de la época, se consideró que el psicoanálisis no era propiamente una ciencia, sino una hipótesis.

Ante la indiferencia de su candidatura al Nobel de las ciencias, María Bonaparte, su amiga, escritora y sicoanalítica, lo propuso para el Nobel de literatura, y también Romain Rolland, premio Nobel de literatura en 1916, sin resultado, a pesar de que el nobel francés, había destacado la gran influencia literaria que ejercía Freud.

Las encuestas

Las encuestas, así sean relativas y se cuestione su credibilidad, también se aplican a la literatura. Como la hecha en 1985 por cuatro importantes periódicos europeos: The Times, de Gran Bretaña, Die Zeit, de Alemania, La Stampa de Italia, y la revista Lire, de Francia, para escoger a los más grandes escritores europeos de todos los tiempos, excepto los vivos.

Se seleccionaron previamente a diez escritores de cada país:

De lengua francesa figuraron: Balzac, Baudelaire, Flaubert, Hugo, Moliere, Proust, Rabelais, Racine, Sthendal, Voltaire.

De lengua inglesa: Bronté, Byron, Conrad, Defoe, Dickens, Joyce, Milton, Shakespeare, Swift, Woolf.

De lengua alemana: Brecht, Goethe, Heine, Hölderlin, Kafka, Kleist, Mann, Musil, Rilke, Schiller.

De lengua italiana: Ariosto, Bocaccio, Dante, Goldoni, Leopardi, Malaparte, Manzoni, Pavese, Petrarca y Pirandelo.

De lengua española: Calderón, Cervantes, San Juan de la Cruz, Juan Ramón Jiménez, Lope de Vega, Lorca, Machado, Pérez Galdós, Unamuno y Valle Inclán, pero faltó Tirso de Molina, cuyo personaje Don Juan, como Edipo, Hamlet, Fausto, Dorian Gray, Segismundo, es un personaje universal.

Para no pecar de nacionalistas, los lectores franceses no podían votar por los escritores de su país, e igual en cada país.

Recomendados Obama

El primer folio de 'Comedies, histories and tragedies' escritas por William Shakespeare: obras como 'Tito Andrónico', 'Hamlet' y 'Romeo y Julieta' son unas de las más conocidas y recomendadas.

Foto:

Archivo Particular

El primer lugar entre todos lo obtuvo Shakespeare, Goethe, el segundo, en la encuesta de La Stampa, el tercero en El País, y el quinto en The Times, Cervantes, fue tercero en Lire y Die Zeit, cuarto en The Times, y quinto en La Estampa.

Dos novelistas del siglo XX, Proust y Thomas Mann, ocuparon el sexto lugar. Luego están Moliere, Joyce y Dickens.

Hay que destacar que en cuatro países hay un gran escritor: Shakespeare, en Gran Bretaña, Goethe en Alemania, Cervantes en España y Dante en Italia, Francia es la excepción.

En la encuesta fueron consultados algunos escritores contemporáneos. El novelista checo Milán Kundera, eligió a Bocaccio, Cervantes, Dante, Goethe, Hölderlin, Kafka, Musil, Shakespeare y reservó dos lugares para Laurence Sterne y Herman Broch.
A finales del siglo XX, se hizo una consulta en Europa para saber quiénes fueron los personajes más importantes del milenio en la literatura, las artes y las ciencias.

En la literatura fue escogido Shakespeare, Juan Sebastián Bach en la música, Newton en la ciencia. ¿En la pintura podría haber sido Leonardo da Vinci, Miguel Ángel, Velásquez, o Picasso?

Shakespeare, poeta y dramaturgo, autor notablemente de Hamlet, príncipe de Dinamarca, su teatro expresa el drama de las pasiones humanas.

Bach, compuso música religiosa, barroca, tan sublime, que hace pensar en la eternidad.

Newton, matemático y físico inglés del siglo XVII, descubrió las leyes de la gravedad universal y de la descomposición de la luz.

Si el más grande pintor del milenio fuera Picasso, él revolucionó la pintura, especialmente con el cubismo y las formas abstractas.


Ulises de Joyce, fue declarada la mejor novela del siglo XX. Escrita entre Trieste, Zurich y Paris, en ocho años, e interpretada como una parodia de La Odisea de Homero, es un viaje de iniciación que narra la vida vivida en un solo día por unos personajes en Dublín.

Con el monólogo interior Joyce, revolucionó las técnicas narrativas e introdujo el teatro, el ensayo y otros géneros en el cuerpo de su novela.

Con el monólogo interior Joyce, revolucionó las técnicas narrativas e introdujo el teatro, el ensayo y otros géneros en el cuerpo de su novela. Cuando terminó Ulises, Joyce le contó a John Quinn, su mecenas que durante la escritura de la novela, sufrió ocho enfermedades y que tuvo que cambiar diecinueve veces de dirección, entre Australia, Suiza, Italia y Francia.

A propósito de la escritura, Omar Merzoug, ha dicho del libro Les poussieres de l’effacement, (Los polvos de la borradura) del escritor egipcio Gamal Ghitany: “A sus ojos, la literatura es una tentativa prometeica de superar el destino, de conjurar los demonios del olvido y la fatalidad de la muerte”.

En 2016, el nobel recayó en el compositor y poeta norteamericano Bob Dylan, que dijo, las canciones son para ser cantadas y no leídas, en el monólogo en piano bar, que a manera de discurso de recepción del premio nobel hizo llegar a la Academia Sueca, en consonancia con la importancia y la primacía que para él tienen las letras de las canciones y su relación cercana con la poesía.

Bob Dylan tiene hasta el 10 de junio para recibir dinero del Nobel

Bob Dylan, poeta y músico estadounidense.

Foto:

AFP

La secretaria de la Academia, Sara Danius, lo ha calificado de “extraordinario, y como cabía esperar, de elocuente”.

La Academia sueca le otorgó el nobel a Bob Dylan “por haber creado una nueva expresión poética dentro de la gran tradición de la canción estadounidense”.

Bob Dylan había escrito sus Crónicas, una autobiografía, volumen I publicada en 2004, que hace referencia a su carrera musical en varias etapas. La música country, el rock’n’roll, el ritmo blues, han alimentado las canciones de Bob Dylan, y la lectura de Moby Dick, Al Oeste, y la Odisea, como lo ha confesado.

En Melville ha encontrado “la mezcla de mitos bíblicos, hindúes, británicos, griegos”. En cuanto a la Odisea, ha recordado que las hazañas de Ulises son universales, y que Aquiles, hubiera preferido ser “esclavo de un granjero que soberano de los muertos”, ante el destino trágico que le tocó vivir en el mundo de las sombras.

Bob Dylan evoca a Homero, a la oralidad para trascribir “Canta en mí, o Musa y, a través de mí, cuenta la historia”.

El nobel a Bob Dylan, suscitó un gran debate porque por primera vez se premiaba a un compositor de canciones, y no a un novelista, a un poeta, a un ensayista, a un autor teatral como ha sido la tradición.

La explicación que se ha dado es que los rapsodas fueron en la antigüedad griega, los que cantaban los poemas homéricos, como iniciadores y representantes de los dos géneros.

¿Qué escritor, poeta o ensayista, será galardonado con el nobel en 2017, quizás en consideración a las circunstancias y razones expuestas en este artículo?

La quinielas barajan estos nombres: Murakami, candidato que figura todos los años, el keniata Ngugi Wa Thiong’o, los norteamericanos Philip Roth, Paul Auster, Don DeLillo, Joyce Carol Oates, el albanés Ismail Kadare, Salman Rushdie, y el irlandés Banville, o la Academia otorgaría el nobel a un autor diferente a los favoritos.

ÉDGAR BASTIDAS URRESTY*
Especial para EL TIEMPO
*Nacido en Samaniego, Nariño, tiene un doctorado en filosofía en la universidad de París VIII. Ha sido profesor de las universidades de Nariño y Javeriana, y autor de 23 libros.

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA