Música y Libros

V. S. Naipaul: una pluma maestra y una vida polémica

Nacido en Trinidad y Tobago, de ascendencia india y nacionalidad británica, murió el sábado pasado.

V.S. Naipaul

El escritor británico V.S. Naipaul fue reconocido con el premio Nobel de Literatura en el 2001.

Foto:

EFE

12 de agosto 2018 , 09:14 p.m.

El escritor Vidiadhar Surajprasad Naipaul y su obra eran un río en el que confluían muchos torrentes. Su abuelo nació en la India, pero emigró hacia Trinidad para trabajar en una plantación de azúcar; mientras que su padre, Seepersad, fue periodista y escritor, pero debió soportar la discriminación racial en esa isla caribeña. El triángulo de nacionalidades de Naipaul (1932) se complementó con la británica, pues a sus 18 años se trasladó a Inglaterra luego de ganar una beca en la Universidad de Oxford.

Ese mestizaje único alimentó la pluma de un escritor fundamental en la literatura inglesa en la segunda mitad del siglo XX y que falleció el sábado pasado a los 85 años. Conocido como V. S. Naipaul, en 2001 obtuvo el Premio Nobel de Literatura, que la Academia Sueca le otorgó por “haber unido una narrativa perceptiva y una incorruptible búsqueda en trabajos que nos impulsan a vislumbrar la presencia de historias ocultas”.

Desde sus orígenes caribeños e hindúes, el escritor exploró la realidad de las antiguas colonias a través de novelas, memorias y relatos de viajes. A pesar de haber abandonado su isla natal, Naipaul ubicó algunas de sus obras más conocidas en su tierra. Sus críticas sobre la religión, la política y algunos de los pilares de la tradición literaria, así como sus complejas relaciones con las mujeres, rodearon su vida de polémica en diversas ocasiones.

Naipaul, quien publicó en 1957 su primera obra, 'The Mystic Masseur', consolidó su prestigio internacional en 1971 al recibir el Booker Prize por 'En un Estado libre', una narración de relatos entrelazados sobre inmigrantes indios y antiguas naciones coloniales en África.

La pieza sigue la historia de Linda y su esposo, Bobby, un hombre de inclinaciones homosexuales, quienes durante un viaje de regreso a su finca son testigos no solo de miserias, sino de matanzas étnicas.

“Nadie más en estos días, ni siquiera Nabokov, parece capaz de emplear la prosa de ficción tan profundamente como la propia voz del exilio”, reseñó Alfred Kazin, crítico de The New York Review of Books, sobre 'En un Estado libre', que recientemente fue elegido como uno de los mejores cinco libros que han obtenido el Booker Prize.

Diez años antes había publicado ya una de las novelas claves de su carrera, 'Una casa para Mr. Biswas', en la que utilizó elementos de su biografía y la de su padre para componer una visión personal de la vida en Trinidad y Tobago.

“Dado que escribe sobre o desde estas tres culturas, Naipaul es el escritor de la multiculturalidad, para el que la experiencia cotidiana (teñida de sufrimiento) de un individuo cualquiera (por ejemplo, un ‘sanador místico’ o un hombre anodino como Mr. Biswas) da para escribir una novela. Son muchas las páginas en las que se pueden apreciar una poetización y una especie de celebración de la pobreza, para lo cual el respectivo narrador cuida mucho los detalles, siempre con ese prurito del autor de ‘no hermosear nada’ ”, escribió en este diario el crítico literario Jorge Iván Parra sobre esa novela.

Son muchas las páginas en las que se pueden apreciar una poetización y una especie de celebración de la pobreza

Una de sus facetas más polémicas quedó reflejada en su obra de 1981 'Among the Believers: An Islamic Journey', un relato de seis meses de viaje a través de Irán, Pakistán, Malasia e Indonesia en el que analiza el crecimiento del extremismo religioso tras la Revolución islámica.

Naipaul fue criticado en ocasiones desde los países poscoloniales que describía en sus obras por haber elegido vivir en el Reino Unido. El novelista cubano Guillermo Cabrera Infante lo defendió en alguna ocasión al decir que era un escritor que “dice las verdades” y por ello “le han negado la sal y el agua por todas partes”. “Ha hablado pestes” de la India y Trinidad, y “nadie es profeta en su tierra”, señaló Cabrera Infante poco después de la concesión del Nobel al escritor británico.

La noticia de su fallecimiento la confirmó su segunda esposa, Lady Naipaul, mediante un comunicado en el que aseguró que el escritor “fue un gigante en todo lo que logró y murió rodeado de aquellos a los que amaba, habiendo vivido una vida llena de una creatividad maravillosa y esfuerzo”.

Una vida polémica

Además de su prosa, Naipaul también solía levantar polvaredas por sus polémicas declaraciones y su controversial intimidad. Uno de los episodios más oscuros de su vida tuvo como protagonista a su primera esposa, Pat, a quien conoció en Oxford y que se convirtió en un apoyo literario constante.

Estuvieron casados durante 41 años, y ella finalmente falleció en 1996; más tarde, Naipaul reveló que sentía que había acelerado su muerte al admitir públicamente, cuando Pat combatía un cáncer, que había frecuentado prostitutas.

“Creo que tuvo todas las recaídas y todo lo demás después de eso... Podría decirse que la maté”, declaró el escritor en una biografía escrita por el británico Patrick French: 'The World is What It Is: the Authorized Biography of V. S. Naipaul'.

El fallecido nobel incluso tuvo una amante durante más de 20 años, la argentina de origen británico Margaret Gooding. Según French, luego de revelarle su infidelidad a su esposa Pat, Naipaul se sintió liberado. “Ella estaba destrozada. Era inevitable”, dijo sobre la reacción de Pat.

Para escribir la biografía, French tuvo acceso ilimitado a los archivos de Naipaul, quien le confesó que era consciente de su crueldad hacia quien fue su pareja por más de cuatro décadas. Además, el biógrafo pudo leer el diario de Pat, quien, por ejemplo, escribió: “Vidia me dijo que no ha disfrutado hacer el amor conmigo desde 1967”.

La biografía también describe la difícil infancia del escritor, cuyo padre, Seepersad, también fue infiel y propenso a crisis nerviosas. Durante su juventud, Naipaul sufrió de depresión e intentó suicidarse luego de conseguir la beca en Oxford.

“Supongo que soy depresivo. Hago constar esto sin orgullo ni horror, sino únicamente como podría observar que está lloviendo o que los cielos tropicales suelen ser aburridamente azules. (...) Por favor, no me abandones. Por favor, perdona mis ocasionales recaídas. Sé que en el fondo valgo mucho la pena”, le escribió a Pat en 1952, según publicó el diario La Vanguardia de España.

Naipaul reveló que sentía que había acelerado la muerte de su esposa al admitir públicamente, cuando Pat combatía un cáncer, que había frecuentado prostitutas

La polémica también marcó sus relaciones con sus colegas escritores. Con el estadounidense Paul Theroux, uno de sus amigos más cercanos, protagonizó una sonada pelea de más de 15 años. Ese enfrentamiento llevó a Theroux a escribir el libro 'La sombra de sir Vidia', en el que destacó la brillantez de su literatura, pero también lo señaló de ser neurótico, misógino, ofensivo y tacaño.

Los dos escritores finalmente se reconciliaron, y Theroux despidió a su amigo asegurando que será recordado como “uno de los mejores escritores de nuestro tiempo”.

Con el escritor Salman Rushdie también mantuvo enconadas disputas, pero el autor de 'Los versos satánicos' fue uno de los primeros en rendirle tributo en un mensaje en las redes sociales: “Estuvimos en desacuerdo toda nuestra vida, sobre política, sobre literatura, y siento como si acabara de perder a un amado hermano mayor”.

Naipaul tenía fama de ser directo y contundente en sus declaraciones y llegó a afirmar que la literatura contemporánea en castellano no tiene interés y que los escritores latinoamericanos son culpables de “negligencia intelectual”. Del argentino Jorge Luis Borges dijo, por ejemplo: “Su poesía es de escape. Ensalza el pasado con falsedades. Debería reconocer que su historia es escuálida”.

Sus dardos también apuntaron a figuras políticas como el ex primer ministro británico Tony Blair, a quien comparó con un pirata al frente de una revolución socialista. También habló mal de las mujeres novelistas, demasiado “sentimentales”, según él.

Las escritoras mujeres son diferentes, son bastante diferentes. Leo un fragmento de texto y con solo uno o dos párrafos sé si lo ha escrito una mujer o no. Creo que (eso) no está a mi nivel”, declaró al diario London Evening Standard en 2011.

Pese a su compleja relación con India, el presidente de ese país, Ram Nath Kovind, lamentó su fallecimiento y dijo que su obra es “una penetrante exploración de la fe, el colonialismo y la condición humana, en su hogar en el Caribe y más allá”.

Con Efe, AFP y Reuters

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA