Música y Libros

Descartes, dudar es cuestión de método

Llegamos a la quinta entrega de nuestra serie sobre los filósofos cuyas ideas han cambiado el mundo.

Colección Biblioteca 'Descubrir la filosofía'

Con solo $ 22.900, más el cupón que aparece en EL TIEMPO, usted puede adquirir cada ejemplar de la biblioteca ‘Descubrir la filosofía, que aparece todos los jueves.

Foto:

Colección Biblioteca 'Descubrir la filosofía'

11 de octubre 2017 , 07:12 p.m.

Ya ha pasado la Edad Media. Ya la religión no es el tema predominante en la filosofía. Ya no hay necesidad de grandes debates sobre la existencia de Dios.

Estamos en 1596. Hace poco más de cien años se ha descubierto que la Tierra no es plana ni hay bordes en los confines de “la mar océana”, como dijo el almirante Colón. Hoy hace 525 años él, que dudó de la certidumbre milenaria sobre esa creencia, le encontró mayor sentido a lo que decían los marinos portugueses y se lanzó al agua y ¡bum!, halló un continente, un mundo desconocido: América.

Ya se ha dicho que la Tierra, al contrario de lo sostenido en la Sagrada Escritura, no es el centro del universo. Nuestro universo. Sino que es el Sol. ¿Cómo es posible?

Tantas dudas por ahí esparcidas. El mundo de la ciencia se abría, de manera inatajable, un lugar. Don René Descartes, nuestro hombre, ese señor de mirada escéptica y figura de D’Artagnan, nació en medio de ese enjambre de cosas nuevas, en la Francia de 1596.

El horizonte del saber era un hervidero y este tipo se pregunta entonces, aguafiestas que era: ¿acaso hay algo que pueda uno saber con certeza? Es decir, ¿lo que estamos acostumbrados a tener por cierto es de verdad cierto? Y es como un remezón súbito de placas tectónicas en la llamada epistemología, esa rama de la filosofía que trata de una cosa siempre sorprendente. ¿Cómo y gracias a qué podemos decir que conocemos? ¿Si tenemos apenas vaga noticia de lo que nos circunda, entonces cómo podemos decir esto o aquello de algo, si no habíamos podido discernir siquiera que la Tierra era redonda como una naranja, si las cosas o los conceptos mismos sobre ellas nos pueden engañar?

Esa sospecha, esa suspicacia, lo hacen decidir que no, que la cuestión es hacer borrón y cuenta nueva desde el comienzo. El libro se llama El discurso del método. En él toma asunto por asunto y lo cuestiona. Y aparta, como dice ahora el papa Franciso con un viejo refrán bíblico, el trigo de la cizaña. Separa el alimento de la paja. Solo tiene cabida en su método aquello que aparece ante él “de manera clara y distinta”.

Su formación matemática la hizo llegar a esta tan cerrera forma de desarticular el andamiaje de lo conocido. No más carretología. Comprensible, digamos, de manera oportunista la perspectiva de hoy: ¡bravo! Y sienta así las que en adelante se tienen como las bases reglamentadas del método científico.

Por estos rumbos, llega incluso a dudar de sí mismo, de su propio cuerpo, de su ser, de su existencia, porque... ¿cómo hiciéramos, cuál sería la herramienta adecuada, el calibrador o el tubo de ensayo más conveniente para saber si nosotros mismos somos algo, si ciertamente existimos y si sencillamente ¿somos?, en un sentido ontológico.

Y esa cabeza brillante bajo ese corte de pelo medio beatle va a dar a esta constelación de ideas: si estoy dudando, y dudo de mí, y puedo hacerlo, debe ser porque estoy pensando, pues la duda es una forma del pensamiento. Por eso, aquí dentro de mí es claro que si estoy pensando ha de ser porque existo.

Hoy nos parece facilísimo decirlo. Pienso, luego existo significa no solo la verificación de ese existir cierto e indubitable, mediante el razonamiento, ese sí sencillo de que no hay nada que no exista que pueda pensar. Monsieur Descartes murió en 1650. En 1640 lo afectó duramente la muerte de su hija ilegítima, Francine. Fue soldado y se afirma que fue Rosa Cruz.

Para obtener la colección completa
Colección Biblioteca 'Descubrir la filosofía'

Quinta entrega de la serie 'Descubrir la filosofía'.

Foto:

Colección Biblioteca 'Descubrir la filosofía'

Con solo $ 22.900, más el cupón que aparece hoy en EL TIEMPO, usted puede adquirir cada ejemplar de la biblioteca ‘Descubrir la filosofía, que aparece todos los jueves.

Como socio de la tarjeta Vivamos EL TIEMPO tendrá derecho a un beneficio exclusivo.

Asegure su colección completa en el teléfono 426-6000, opción 3. Detalles en www.descubrirlafilosofía.co

Próximas entregas:
Voltaire: octubre 19
Karl Marx: octubre 26
Sigmund Freud: noviembre 2.

FRANCISCO CELIS ALBÁN
Editor EL TIEMPO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA