Música y Libros

Blanca Uribe y su piano, entre las montañas cercanas a Medellín

La pianista, de 78 años, se presenta este viernes en el teatro Colón de Bogotá.

Blanca Uribe

Durante más de 50 años, Blanca Uribe vivió fuera del país, especialmente en Estados Unidos.

Foto:

Joaquín Guillermo Ossa Riaño / EL TIEMPO

22 de febrero 2018 , 09:00 p.m.

La pianista Blanca Uribe empezó a viajar desde los 13 años y se pasó más de 50 yendo y viniendo de Estados Unidos y Europa, primero perfeccionando sus estudios de piano y luego ofreciendo recitales con importantes sinfónicas y filarmónicas del mundo y del país.

Sigue haciéndolo a sus 78 años, aunque ahora prefiere más las montañas cercanas a Medellín, donde vive en su casa de campo. Ese es su lugar en el mundo. Allí está casi siempre, salvo cuando ‘baja’ a dar clases en Eafit (es docente en la maestría de piano y maestra emérita).

“Ahora estoy mucho más dedicada a la docencia y quería descansar un poco, pero siempre es un placer tocar”, cuenta. Y en la noche de este viernes ofrecerá un concierto en el teatro Colón de Bogotá, con repertorio de Beethoven y Albéniz, entre sus autores favoritos, así como sonidos colombianos.

Nacida en 1940 en Bogotá, llegó a Medellín a los ocho años. La lógica dice que debía ser música porque su papá, Gabriel Uribe, tocaba flauta, clarinete y saxofón, y se movía entre los sonidos clásicos y la orquesta de Lucho Bermúdez. Su abuelita María García, pianista, le dio las primeras clases de este instrumento.

Comenzó a los 6 años y luego tuvo a Elvira Pardo de Escobar como maestra. “Ella fue una gran profesora, me enseñó la postura de la mano y yo, a estas alturas, nunca he tenido ningún contratiempo”, cuenta.

Ya en Medellín empezó a estudiar con Luisa Manighetti. “Incluso me sacaron del colegio y tuve un tutor en la casa, para dedicarme al piano”. Esa dedicación fue tan en serio que cuando tenía 11 años hizo un concierto con la Orquesta Sinfónica Nacional en Bogotá. En 1953 “se dio la oportunidad de irme a estudiar a la Filarmónica de Kansas, pero no había beca ni nada, y el industrial antioqueño Diego Echavarría me patrocinó”.

Nuevo país, nuevo idioma, y a los 17 años otro viaje, esta vez a Viena.

“No era común que una muchacha se fuera sola a Europa. Ese viaje era en unos aviones lecheros que paraban en varias islas; fueron como dos días para llegar”, dice. “Todo era por carta, llamar era carísimo; aprendí el alemán sin olvidar el antioqueño”.

Para mí la relación no es tanto con el teatro sino con el instrumento, y por muy buenos que sean los pianos, a veces no tienen un estado óptimo

En Viena tuvo un profesor “que vio que yo respondía cada vez que interpretaba a Beethoven”. Y fue así como se encontró con la magia de este compositor, que la llevó a participar en varios concursos tras la preparación rigurosa de sonatas, variaciones y conciertos para piano.

“Me tocó estudiar mucho, pero eso hace parte de la técnica y uno lo hace con gusto. Llevo más de 50 años estudiando y no me canso. Beethoven me gusta mucho, igual Chopin, además de la suite Iberia, de Albéniz”, dice.

La maestra agrega que puede actuar en cualquier teatro del mundo que tenga un buen piano, “porque para mí la relación no es tanto con el teatro sino con el instrumento, y por muy buenos que sean los pianos, a veces no tienen un estado óptimo. Hay que llegar a establecer una relación con él, y a veces solo tengo dos horas para hacerme su amiga”. En su casa de las montañas tiene su piano, un Steinway que trajo de Nueva York en el 2005, cuando regresó del todo.

Ahora educa a muchos jóvenes, pero entiende que no tienen la oportunidad de dedicarse, como ella, solo a la música. “Les toca trabajar para solventar sus estudios y su vida. Eso sí, son muy formados, conocen bien el repertorio”.

Blanca Uribe no tuvo hijos “porque en esa época no se usaba tenerlos sola”. Pero es feliz en su casa de campo, su mejor escenario. Allí pone los conciertos de la Filarmónica de Berlín en el computador. “Yo no le puedo pedir más a la vida: música y naturaleza”. En esa casa toca su piano hasta la madrugada. “Los mayordomos dicen que no oyen nada, yo no sé”, comenta.

Dónde y cuándo

Este viernes, 7:30 p. m. Teatro Colón. Calle 10 n.° 5-32, Bogotá. Informes: 5936300 y tuboleta.com. Boletas: 30.000, 40.000 y 50.000 pesos.

OLGA LUCÍA MARTÍNEZ ANTE
olgmar@eltiempo.com

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA