Música y Libros

Despidiendo a Adán Martínez

El director escénico Alejandro Chacón perfila a su amigo, que trabajó con la Ópera de Colombia.

Adán Martínez

Alejandro Chacón en compañía de Adán Martínez después de una función.

Foto:

Archivo particular

03 de mayo 2018 , 10:55 a.m.

En días pasados murió en Bogotá el entrañable y talentoso Adán Martínez, diseñador de vestuario uruguayo residente en Colombia. Su compañero de vida, Alejandro 'Bocho' Chacón, director escénico argentino, comparte con los lectores de EL TIEMPO esta remembranza leída en la ceremonia. Ese día más de 80 voces del Coro de la Ópera de Colombia interpretaron el Réquiem y el Ave Verum Corpus de Mozart y 'Va Pensiero' de Verdi.

El 29 de junio de 1969, a mis 19 años, el destino quiso que en la primera fila de tertulia del querido Teatro Colón de Buenos Aires, a mi derecha estuviera sentado un joven de 23 viendo 'Norma' con Joan Sutherland y Fiorenza Cossotto.

Dos días antes, en la larguísima cola de más de un día de espera para conseguir las preciadas boletas a mitad de precio, había hablado con el señor uruguayo que tenía delante y que había comprado esa boleta para un amigo. Así fue que conocí a Adán Martínez, con quien nació de inmediato una gran amistad que poco a poco se fue tornando en amor. Al poco tiempo vino a vivir conmigo a casa de mis padres y a partir de entonces hemos vivido siempre juntos... hasta ahora, que él decidió partir antes de tiempo….

La ópera, esa pasión que nos unió desde un principio, pasó a ser poco a poco nuestra profesión. Nos llevó a crear en Buenos Aires una compañía privada con la que hicimos las primeras producciones con los alumnos del Instituto del Teatro Colón de esos años 70’s: Luis Gaeta, Raúl Giménez, Gustavo Gibert, Bernarda Fink, Alicia Cecotti y tantos otros con los que creamos una verdadera familia. Para ese entonces yo ya era ingeniero industrial, como habían querido mis padres y tenía un buen trabajo. Adán ya no tenía necesidad de seguir trabajando en oficinas de compañías de seguros. Hizo el curso de caracterización en el Instituto, donde se graduó con las más altas calificaciones y, de inmediato, comenzó a trabajar en la peluquería del Colón.

En 1981 el Teatro Municipal de Caracas cumplía 100 años y la Fundación Teresa Carreño, que estaba construyendo ese maravilloso teatro, orgullo de Latinoamérica en su momento, decidió hacer una temporada de siete títulos, los mismos con los que se había inaugurado el teatro. El entonces director técnico del Teatro Colón, Alberto Alonso, formó un equipo de colaboradores para llevar a cabo semejante tarea y partieron hacia Caracas. En ese equipo, para hacerse cargo de peluquería y maquillaje, estaba Adán Martínez.

Al año, mientras nosotros seguíamos con nuestras temporadas por las provincias argentinas, llaman a Adán para un ballet en Caracas y se fue por dos semanas: ¡Se quedó 17 años…!

Por supuesto allá fui yo también. En Caracas comencé a hacer las puestas en escena profesionalmente y Adán a diseñar los vestuarios.

Adán Martínez

Martinez en la tras escena de la opera 'Turanddot', que se presentó en Bogotá en el 2014.

Foto:

Mauricio Moreno. EL TIEMPO

En 1991 Gloria Zea decide revivir la ópera en Colombia, luego de que la hubieran hecho desaparecer cinco años antes. Por casualidad la soprano que cantó Doña Anna, en ese primer intento de volver a revivirla, fue la cubana Lucy Ferrero, radicada en Caracas y una gran amiga con quien ya habíamos hecho muchas producciones, incluso ese mismo año un 'Don Giovanni' en el Teresa Carreño con vestuario de Adán, escenografía de Enrique Bordolini y protagonizada por Sherrill Milnes. Gloria le preguntó a Lucy Ferrero si en Caracas no había nadie que la pudiera ayudar a hacer la ópera y la respuesta inmediata fue: “¡Claro: Adán y Bocho!”

Un año más tarde estábamos montando un 'Barbero de Sevilla' para el centenario del Teatro Colón de Bogotá, ensayando románticamente con velas, en épocas de racionamiento de energía…

En 1995 la empresa en la que trabajaba me trasladó a Bogotá, por lo que continuamente viajábamos desde y hacia Caracas para encontrarnos acá y allá, hasta que en 1998 Gloria, que había creado con Pawel Nowicki el grupo de teatro estable en el Teatro del Camarín del Carmen, necesitó un vestuarista para la nueva producción del 'Don Juan' de Molière. Esta fue la razón determinante para lograr traer a Adán definitivamente a vivir en Colombia. Gracias Pawel, gracias Gloria, por convencerlo, cosa que yo no había logrado. Por segunda vez cerrábamos nuestra casa y nos mudábamos a este querido país que nos acogió tan calurosamente. El resto ustedes lo conocen.

Esta historia de vida que hoy cierra un capítulo, 49 años después de aquella función de Norma, la quise compartir con ustedes porque desde el miércoles he recibido tantas muestras de afecto de todo el medio teatral y operístico, que creí que debía formar parte del homenaje que le han rendido a Adán todos estos amigos que hoy me acompañan en esta iglesia, atestada de caras queridas.

Así como en la noche del miércoles, en la función de 'El crimen del siglo' Julián Román pidió un aplauso para Adán Martínez, diciendo que el Teatro Colombiano estaba de luto, así también vamos a despedir hoy a este artista que nos deja con un vacío en el alma, que no sé cómo voy a llenar.

Muchas gracias….

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA