Música y Libros

La noticia de un secuestro en México inspiró la nueva novela de Volpi

Jorge Volpi hablará en la Filbo de 'Una novela criminal', que recrea un polémico caso judicial.

Jorge Volpi

Jorge Volpi, escritor mexicano

Foto:

EFE

15 de abril 2018 , 01:50 a.m.

El mexicano Jorge Volpi es enfático en que su nuevo libro es una novela documental, o de no ficción, pero hay muchos momentos en los que parece una historia de terror. De las tinieblas no salen monstruos terroríficos, sino agentes de seguridad del estado mexicano. Estos personajes urden montajes y torturan sospechosos impunemente con el objetivo de que se autoincriminen, y así conseguir resultados que satisfagan a sus jefes políticos.

'Una novela criminal', que en enero pasado recibió el Premio Alfaguara, recuerda uno de los casos judiciales más turbios que ha vivido México en su historia reciente: la desarticulación de la llamada banda del Zodiaco, que, según la extinta Agencia Federal de Investigaciones (AFI), fue la culpable de varios secuestros. Uno de los golpes más sonados contra esa supuesta banda se emitió en vivo en uno de los noticieros con mayor audiencia de México, Primero Noticias. En la madrugada del 9 de diciembre de 2005 se vio cómo efectivos de la AFI rescataban a un hombre, a un joven y a su madre, que supuestamente estaban secuestrados por la francesa Florence Cassez y el mexicano Israel Villarta.

Pero era un operativo con demasiadas fisuras, demasiado ensayado para el ojo crítico, y lo que eran simples sospechas se fueron convirtiendo en las certezas de que todo aquello fue montado.

Jorge Volpi fue uno de los tantos mexicanos que seguían atentos de cómo se desenvolvía el caso, que detonó una fuerte crisis diplomática entre su país y Francia y desencadenó la cancelación del año de México en el país galo.

“Luego de la lectura del libro de Emmanuelle Steels 'El teatro del engaño' me di cuenta de que podría contarse la historia completa, que no se había hecho hasta ahora, que al mismo tiempo tenía todos los elementos de una buena historia, una parte policiaca, una parte política, una parte amorosa, una parte de conspiración, y también me permitía retratar metafóricamente a México y todo aquello que creo que no funciona en México”, cuenta el escritor.

Volpi se embarcó en un maratónico proceso de investigación, comenzando por leer las transcripciones de los interrogatorios y revisar los expedientes del caso. Era un trabajo detectivesco que también requirió hablar con la mayoría de implicados en el caso, incluso con Cassez, que ahora vive en Dunkerque, en la costa norte de Francia, y con Vallarta, quien todavía está recluida en una cárcel de alta seguridad en México.
Cada detalle nuevo que Volpi descubría le iba abriendo diferentes caminos, y cuando por fin pudo articular una primera versión del texto, esta llegaba a las 800 páginas.

“Se las di a leer a mis amigos de confianza, y todos coincidieron en que en ese estado era ilegible. Era una versión en donde yo prácticamente no aparecía, estaba escrito sobre todo en tercera persona, emulando un poco 'A sangre fría', de Truman Capote. Después de esa lectura me di cuenta de que, en efecto, había que tener momentos en los que yo, con la voz narrativa de primera persona, tenía que ir guiando al lector en algunos puntos y al mismo tiempo aligerando también la lectura”, comenta.

Jorge Volpi

Jorge Volpi ganó el Alfaguara con 'Una novela criminal'.

Foto:

EEF

Con todos esos detalles, Volpi va tejiendo una gigantesca cronología en la que se van mezclando todos los puntos de vista y los hechos de esta historia, desde el caldeado ambiente social de un país que buscaba erradicar los llamados secuestros exprés, pasando por unas fuerzas del Estado presionadas para conseguir resultados utilizando dudosas técnicas, hasta llegar al pulso político entre los presidentes Nicolas Sarkozy y Felipe Calderón, pues el primero presentía un juicio sucio contra su compatriota y el segundo no quería mostrar debilidades.

Volpi va tejiendo una gigantesca cronología en la que se van mezclando todos los puntos de vista y los hechos de esta historia.

Volpi se zambulle en ocasiones muy precisas para enfatizar en las contradicciones de los testigos principales del caso, resaltar todos los cabos sin atar de esta trama judicial e incluso se aventura a plantear qué podría pasar por la mente de sus protagonistas. Así fue consolidando el libro en ese llamado género de la novela documental.

“Como la historia era tan rocambolesca, tan llena de engaños, tan llena de mentiras, tan absurda en muchos sentidos, me parecía que era suficiente con contarla tal como había sido narrada por sus protagonistas, sin necesidad de convertirla en una ficción... La parte que es más literaria que periodística son todos aquellos momentos en los que me permito llenar las lagunas que quedan vacías en la investigación, eso sí, advirtiéndoselo claramente al lector”, asegura.

En todo su catálogo de personajes está la periodista colombiana Yuli García, quien dio la alerta de que la transmisión televisiva del 9 de diciembre podría ser una escena manipulada, porque, entre otras, no era común que un operativo de este tipo se transmitiera en vivo y además el periodista en campo incluso entrevistó al aire a los sospechosos en plena captura, lo que llenaba de vicios el proceso. García puso en evidencia todas esas dudas en el programa Punto de partida, y así se empezó a revelar que todo fue un montaje de la AFI.

“También está esa parte colombiana en esta historia. Yo creo que si Yuli García no hubiera sido colombiana y no hubiera tenido códigos distintos, es probable que no conociéramos el caso; es gracias a que ella se aferra a tratar de entender lo que ocurría ahí, sin tomar en cuenta las amenazas que recibe tanto de sus compañeros de trabajo como de las propias autoridades”, expone Volpi.

Esta novela criminal también da cuenta de la vida de Cassez y Villarta antes de que se los acusara de ser los cerebros de una banda criminal. Da visos de su vida de pareja, de los baches inevitables que trae una relación de este tipo, y luego va profundizando en cómo las autoridades insisten en demostrar su culpabilidad no solo por medio de torturas, sino con la aparición de testigos y supuestos cómplices. La pluma de Volpi expone cómo aquellos implicados no solo les deben temer a los criminales, sino a los miembros de las autoridades que se empecinan en encontrar culpables donde no los hay.

“Eso es efectivamente lo que sufren, y por eso la situación de México es insostenible; se libera al mismo tiempo una guerra contra el narcotráfico, que es un enemigo también, pero, por otro lado, hay un sistema de justicia en el que no es posible confiar en nadie; desde luego, no en la policía ni en ningún otro órgano de seguridad, pero tampoco en muchas ocasiones en los ministerios públicos”, asegura Volpi.

Detrás de la escena de la historia de los protagonistas está toda la trama diplomática entre México y Francia y además el plan militar del presidente Calderón, que en su mandato de seis años buscó desarticular los carteles de la droga con la llamada “guerra contra el narco”. Para el escritor, esta fue una lucha equivocada: “Las drogas en los países consumidores se siguen consiguiendo con la misma facilidad y a los mismos precios, sin que haya cambiado realmente el mercado, y por otro lado tenemos países completamente desangrados, como los nuestros”. Agrega que en México se estiman en 200.00 las víctimas de la violencia en los 12 años de lucha frontal contra el narcotráfico.

La historia también profundiza en todas las barreras que Cassez y su equipo jurídico tuvieron que superar para que le concedieran la libertad en el 2013, luego de que la Suprema Corte de Justicia de México revisó el caso dos veces. Vallarta, por su parte, sigue sin esperanzas de salir de prisión, e incluso otros familiares suyos han sido incriminados.

“Independientemente de que se considere o no culpable a Israel, creo que debe ser juzgado con los mismos elementos con los que se ha juzgado a Florence, de tal manera que si ella está libre, por toda esta enorme cantidad de vicios en el proceso, él también debería estarlo”, añade el autor.

A pesar de estos argumentos, y de que asegura que tiene claro si son culpables o no, en su libro Volpi prefiere marcar el derrotero para que el lector saque sus propias conclusiones.

“Ante esto prefiero no ser yo quien lo dictamine por completo; no es que yo no tenga mi propia opinión, pero prefiero no forjársela al lector. Frente a la opinión pública mexicana, que sigue creyendo en su mayor parte que hay una altísima probabilidad de que Israel y Florence no sean culpables, espero que este libro, como otros que se han escritor sobre el caso, contribuya a que el margen de duda aumente enormemente”, finaliza.

Dónde y cuándo

El escritor mexicano conversará con su colega colombiano Santiago Gamboa sobre ‘Una novela criminal’. La charla será el domingo 29 de abril a las 2 p. m. en la sala Filbo D, de Corferias.

Jorge Volpi

Carátula de 'Una novela criminal', de Jorge Volpi.

Foto:

Archivo particular

'Una novela criminal'
Jorge Volpi
Editorial Alfaguara
493 páginas
$ 57.000


YHONATAN LOAIZA GRISALES  
Cultura y entretenimiento
Twitter: @YhoLoaiza

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA