Música y Libros

Inversión al parque / Opinión

Para el festival Jazz al Parque, Idartes socializa el evento con los vecinos del Parque del Country.

fg

ImageDefault

Foto:

ul

02 de septiembre 2016 , 05:43 p.m.

Una de las labores que debe realizar el Idartes para llevar a cabo el festival Jazz al Parque es socializar el evento con los vecinos del Parque del Country, un esfuerzo desconocido por el público que implica pactar unos protocolos de horario y circulación para no perturbar la tranquilidad del sector con los conciertos. Hasta ahora, la ciudadanía ha respetado las normas básicas para disfrutar de dos días de música al aire libre y esperamos que entiendan que de su buen comportamiento depende la continuidad del festival en este privilegiado espacio para el esparcimiento. No sobra recordarles a los asistentes acoger con respeto las actuaciones musicales guardando silencio durante las presentaciones, ya que todavía hay personas que van a charlar a grito pelado en lugar de escuchar con atención, actitud que impide la concentración de los que sí van a apreciar la música.

Esta fiesta que se llevará a cabo el próximo fin de semana y que requiere una considerable inversión de dineros públicos, estuvo cerca de ser trasladada al Parque Simón Bolívar para integrarla con otros festivales, buscando reducir sus costos y generarle un ahorro a la ciudad. Sin embargo, en un gesto de sintonía con los interesados en los festivales al parque, el Idartes se la jugó por mantener la autonomía y la ubicación de estos eventos, una apuesta que debe ser respaldada tanto por los músicos como por el público que se beneficia de esta oferta gratuita de alta calidad.

El reto entonces es conseguir recursos privados para la continuidad de estos festivales que impactan positivamente al ciudadano común y al sector cultural. Hablo de patrocinadores que podrían aportar una buena tajada de lo que cuesta la producción de un evento masivo. Pero el decreto de aprovechamiento económico del espacio público n.° 456 de 2013, a pesar de sus buenas intenciones en la protección de los bienes comunes, parece estar diseñado para limitar la participación de la empresa privada con dineros que podrían aumentar la calidad de los festivales al aire libre. Como ocurre en el extranjero y en otras ciudades de Colombia, es hora de que Bogotá facilite la llegada de recursos privados a estos eventos, que se han convertido en un referente cultural atractivo para anunciantes.acevemus@yahoo.com

ÓSCAR ACEVEDO
MÚSICO Y CRÍTICO MUSICAL

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA