Música y Libros

‘El mensaje es no tenerles miedo a los sonidos urbanos’

Goyo, cantante de ChocQuibTown, habla sobre ‘Sin miedo’, el álbum que esperan lanzar este año.

‘El mensaje es no tenerles miedo a los sonidos urbanos’

Los miembros de ChocQuibTown: Gloria 'Goyo' Martínez (centro), Miguel 'Slow' Martínez (i.) y Carlos 'Tostao' Valencia.

Foto:

Cortesía Sony Music

19 de mayo 2018 , 10:55 p.m.

Sin miedo, el álbum que ChocQuibTown estrenará este año, se ha ido dibujando como por capas durante los últimos meses. La primera capa sonó a trap: Dinero no hay, tema que la banda cantó con Wisin, combina la indignación por la situación económica de muchos en Colombia con un mensaje de perseverancia ante esa adversidad.

La segunda fue revelada el 23 de marzo. Se trata de Invencible, que le canta a un amor estable. Como parte de la campaña de la promoción de este sencillo, escogieron entre cientos de formas de proponer matrimonio enviadas por sus seguidores y ayudaron a ejecutar una de ellas.

Esta exploración del amor duradero coincide con la trayectoria de la banda: 18 años, dos nominaciones a los Grammys y siete a los Grammys Latinos (dos ganados). Todo eso con los mismos integrantes, a quienes los une un vínculo más allá del musical: Gloria ‘Goyo’ Martínez es hermana de Miguel ‘Slow’ Martínez y esposa de Carlos ‘Tostao’ Valencia.

Los tres crecieron en las calles de Condoto y Quibdó, en Chocó, donde se formó esa mezcla entre modernidad y tradición de la que se sigue nutriendo su música. Goyo habló con EL TIEMPO sobre los riesgos que han tomado como grupo, las temáticas y el título del disco, Sin miedo.

¿Qué miedos han superado como grupo?
El miedo a que a alguien no le guste una canción. Eso se supera, lo importante es terminar lo que estés haciendo. Y listo. A veces las que uno menos espera son las que más gustan. Básicamente no depende de ti.

¿Qué mensaje quieren transmitir con el nuevo álbum?
El mensaje es hacer canciones con letras propositivas y no tenerles miedo a sonidos urbanos como el trap. Estamos en un momento de transición en términos contractuales, pasamos de Colombia a Estados Unidos. Queríamos darles algo a nuestros fans, porque llevamos ya casi tres años que no lanzamos nada. Por eso empezamos a descubrir el álbum de a poco. Somos artistas de álbumes, no nos gusta ir de sencillo en sencillo.

Tras más de 15 años de carrera, ¿qué ha cambiado respecto de lo que pensaba que era dedicarse a la música?
Lo que se mantiene es el mismo corazón. Somos las mismas personas. Lo que ha cambiado ha sido la sorpresa de hacer cosas que uno no sabía que debía hacer. Por ejemplo, terminar diseñando ropa, es algo que te gusta y te permite crear. Es como dejarte llevar por la evolución y dejarte sorprender por la vida.

Ha sido un viaje en muchos sentidos...
¡Exacto! Mi viaje empieza con mi nombre, desde que nazco hasta que me convierto en artista. Pero somos muchas cosas al tiempo. Somos cantantes, somos artistas, pero tenemos también nuestras vidas, aspiraciones además de cantar y de hacer buena música y buenas letras.

Son escritores, productores e intérpretes. ¿Cómo se evidencia esa mezcla de visiones en el nuevo disco?
Es algo obvio para los tres y quizá no tan obvio para la gente. Por ejemplo, la visión que tiene Slow de la parte tecnológica, de incluir un tipo de beat muy particular.

Siempre le decimos que está adelantado al resto. Se puede ver en Invencible un bit electrónico que combina con una letra que habla de lo positivo, del amor, de que es mejor amar que odiar. Por otro lado, está el tema político de Tostao, que se ve en Dinero no hay. Es una canción de trap, pero que habla desde una posición política, diciendo que no hay carreteras en Chocó y que el dinero tampoco es lo más importante para sobrevivir. Y también está la visión de Goyo: el tema de ser mujer, el melódico, la parte folclórica a la hora de interpretar las canciones. Hay una sinergia. Cada quien tiene una visión importante dentro de la banda y se siente en cada paso que damos.

Con respecto a ‘Invencible’, ¿por qué decidieron cantarle a un amor formal en una época que algunos dirían es de decisiones pasajeras?
También hemos hecho canciones sobre amores de ratico e infidelidad, pero esta es diferente: habla sobre el amor verdadero, el amor invencible, porque también existe.

¿Hay relación entre amor verdadero y el vínculo de ustedes como grupo?
Es lo que nosotros quisiéramos, pero es algo que uno no decide: hasta cuándo va a durar el amor. Aunque el que nos tenemos ya lleva harto rato. Ha sido muy bacano, como vivir en familia, con todas las cosas que vive una familia.

De esas situaciones, ¿cuál ha sido la más difícil?
Cuando íbamos a ir la primera vez a cantar a Estados Unidos para los Grammy y Slow casi no puede ir. Fue a pedir la visa y le dijeron que tenía un homónimo y debía esperar a que lo llamaran para revisar los antecedentes. Cuando lo hicieron, faltaban dos días para ir a los Grammys. Pasamos una semana de mucha tensión y tristeza.

Para mí ese es uno de los momentos más difíciles y decisivos que hemos tenido como personas, como artistas y como familia.

¿Qué miedos cree que debe superar Colombia como sociedad?
El miedo a confiar en los demás. Debemos aprender a no estar desconfiando de la gente, a no alimentar prejuicios.

¿En qué consistió este concurso de la propuesta de matrimonio?
Nosotros estábamos buscando la pareja ‘bombril’, que llevara muchísimo y nada que se propusieran matrimonio (risas). La propuesta la hizo el novio y nosotros la acompañamos. Me pareció atrevidísima. Lo que hicimos fue inventar un posible suicidio: vestimos un muñeco igual a un señor que amenazaba con tirarse de un edificio. Nuestro papel era estar disfrazados como bomberos abajo.

La novia trabajaba cerca del sitio y estaba con la gente en la calle. Toda la atención estaba en el balcón. Cuando lanzamos el muñeco y la gente gritó salió un aviso que decía: “Cásate conmigo”. Él le pidió matrimonio y nosotros empezamos a cantar Invencible por primera vez. Fue bonito, la gente se emocionó. Era arriesgado, pero pensábamos que iba a mover corazones y lo logró.

¿Cómo fue cantar ahí, en la calle, frente a la gente?
¡Superchévere! Es un medidor. La gente igual se emocionó sin haber empezado la canción y eso también nos dio mucha emoción, pero poder cantarla por primera vez en vivo es único. Ahí es donde vale la pena, porque estás viendo que a las personas sí les está gustando lo que creaste.


Juan Manuel Flórez
Escuela de periodismo Multimedia de EL TIEMPO
Twitter: @juanduermevela

Ya leíste los 800 artículos disponibles de este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido digital
de forma ilimitada obteniendo el

70% de descuento.

¿Ya tienes una suscripción al impreso?

actívala

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.

CREA UNA CUENTA


¿Ya tienes cuenta? INGRESA