Música y Libros

Enrique Bunbury: el placer y el dolor de una creación

El músico desnuda las tensiones que lo rodean y que se materializan en su álbum ‘Expectativas’.

Enrique Bunbury, cantante español

El nuevo álbum de Bunbury augura una nueva gira. El artista adelanta que vendrá a Colombia en el primer semestre del 2018.

Foto:

Cortesía Warner Music

04 de noviembre 2017 , 11:00 p.m.

Hombres de “voluntades tan livianas como escasas / deseos tan ligeros como promesas”. Así define Enrique Bunbury a quienes están conduciendo a la sociedad hacia un inmenso abismo.

¿Quiénes son ellos? Tal vez la idea no requiere mayor explicación: probablemente son los mismos de siempre, pero con otras caras, bajo diferentes banderas, naciones, discursos o partidos. Historias de dominantes y dominados. En su canción ‘Parecemos tontos’, el artista español les responde a los primeros que “no conseguirán engañarnos a todos”.

Ese es solo uno de los muchos remates cargados de bilis que el cantautor entrega en su nuevo álbum, ‘Expectativas’: una reinvención personal en busca de un Bunbury hacia el futuro y no hacia el pasado.

“Tenía la intención de ubicar mi música en otro lugar, había hecho una serie de discos que miraban hacia las raíces del rock americano, y, desde mi anterior trabajo, he intentado acercar mi música hacia el presente, olvidarme de mirar hacia atrás y ver hacia dónde va. Esas eran las primeras expectativas” de ‘Expectativas’, explica Bunbury, en conversación telefónica.

Paradójicamente, a lo largo de los 11 cortes que conforman el álbum, el oyente se encuentra con referencias, tal vez accidentales, a la historia del rock. Es lógico: Bunbury es un melómano consumado.

Es así como ‘Parecemos tontos’ siembra en sus primeros acordes posibles reminiscencias de una canción de ‘soul’ que habría escrito Marvin Gaye, mientras que en ‘La actitud correcta’ regala un retrato del ‘glam’ rock de Gary Glitter, y en ‘La ceremonia de la confusión’ permite mirar a los sintetizadores del rock progresivo.

“Nada viene de la nada o por generación espontánea –explica Bunbury–, todo tiene influencias, pero, independientemente de los ritmos concretos o de los vínculos con otros géneros, la producción es la que une todas las canciones e intenta que se acerquen al presente. Hay una producción contemporánea y actual, están todas esas referencias a música que he escuchado en mi vida. Esa es mi ecuación. He disfrutado de gente en todos los géneros, es parte del aprendizaje y de lo que cada uno es. No puedo evitar hacer referencias a todo eso”, dice.

Pero lo más diciente de ‘Expectativas’ está en su discurso: “Estaba la parte social del álbum, la pregunta por hacia dónde podemos ir en un mundo marcado por la desesperanza; veía pocos focos de luz en medio de la oscuridad. Esta es una pregunta lanzada hacia el oyente. Ojalá el álbum encuentre un público que se emocione como me emocioné yo”, agrega.

De ello habla la eléctrica canción ‘Cuna de Caín’: “Surge de la relación entre dos personas que no pueden continuar viviendo en el mismo territorio y necesitan una tierra de por medio para no matarse entre ellos”, dice Bunbury.

Democracia es elegir entre cuatro candidatos que no invitaríamos a ninguna de nuestras fiestas y que, una vez son elegidos, no volverán a pensar en nuestros intereses

Por supuesto, parece relacionada con la situación actual de España y Cataluña: “En diferentes lugares, ‘Cuna de Caín’ ha adquirido otras connotaciones. En una semana de promoción en España muchos me preguntaron si estaba hablando de la situación actual en el país, y yo no lo tenía en mente (al componerla), pero es cierto que parece una metáfora del momento que estamos viviendo”.

Volviendo a ‘Parecemos tontos’, Bunbury dibuja en ella la hipocresía de la política: “Es un texto poético que hilvana algunas frases con una intención claramente política y otras, con una visión más personal. La parte política tiene una lectura fácil en el sistema democrático en el que, entre comillas, vivimos y en el que tenemos la opción de elegir candidatos cada cuatro o seis años dependiendo del país, y tenemos ese pequeño margen de elección que sentimos es suficiente para llamarnos ‘democracia’. Elegimos entre cuatro candidatos que no invitaríamos a ninguna de nuestras fiestas y que, una vez sean elegidos, no volverán a pensar en nuestros intereses, sino que se voltearán a los intereses de las grandes fortunas, empresas, bancos, los internacionales y cualquiera que no seamos nosotros”.

Aunque, al consultarle directamente, Bunbury no evade el tema y es claro:

“Todo lo que ves (desde Colombia) está tenso. Las posiciones dentro de Cataluña y las posiciones dentro de España no son únicas, no son blanco y negro, hay muchos matices de grises, tengo amigos y familiares en ambos lugares y cada uno de ellos tiene una visión diferente.

“Creo que los medios de comunicación y especialmente los políticos están intentando ubicarnos en dos extremos, cuando en realidad hay muchas otras opciones. La más viable partiría de un diálogo sensato entre personas sensatas –quienes, al parecer, no son los representantes políticos–. Mi deseo es el diálogo entre Cataluña y España, que son hermanos y están condenados a entenderse”.

Camaleónico

No son pocas las veces en que las reseñas, la promoción de su casa discográfica y los medios de comunicación dibujan a Bunbury como un artista camaleónico, con intenciones similares a las de David Bowie, de mutar entre disco y disco.

“Qué más quisiera yo que parecerme a Bowie, pero sí puedo decir que él es la influencia más importante y duradera que he recibido en mi música; para mí él es un maestro y, como soy conocedor de su obra, he disfrutado de todas sus etapas. He estudiado tanto su carrera como su evolución: cada disco es un proceso de reinvención”, agrega el español.

Otro de los apartes más intensos de ‘Expectativas’ se desprende de su canción ‘Al filo de un cuchillo’, una metáfora de la tensión interna del artista.

“Para mí la temática de la canción es el proceso creativo, el momento en el que el autor se enfrenta a sus propios demonios. Es un momento mágico en el que estás al filo de un cuchillo lidiando con sentimientos profundos que te provocan un placer enorme cuando terminas una canción, un texto o una música que te emociona. Es ese filo entre el placer de la obra creada y el dolor que te provoca el sentimiento que la creó”.

El nuevo álbum augura una nueva gira. El artista español adelanta que vendrá a Colombia en el primer semestre del 2018.

“Viene la gira de ‘Expectativas’, la cual empieza en diciembre con ‘shows’ en España y continúa por Latinoamérica. Estaremos en Colombia en febrero. Sé que iremos a Bogotá y a varias provincias. Tenemos muchas ganas de ir a Colombia; nos han tratado muy bien cada vez que hemos ido”.

CARLOS SOLANO
EL TIEMPO@laresonancia

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA