Música y Libros

Caja de herramientas para una mejor redacción

EL TIEMPO e Intermedio lanzan, durante la FilBo, una edición actualizada de su Manual de Redacción.

Manual de redacción de EL TIEMPO

El ‘Manual de redacción’ de EL TIEMPO tiene 208 páginas y cuesta $ 38.000. Está en la Feria del Libro y pronto llegará a librerías y supermercados.

Foto:

Ilustración: Diseño editorial / EL TIEMPO

29 de abril 2017 , 11:59 p.m.

Este fin de semana llega a la Feria del Libro de Bogotá la versión actualizada del ‘Manual de Redacción’ de EL TIEMPO, una publicación que ha ayudado por años a periodistas, estudiantes y a todos aquellos que trabajan con textos profesionales, a escribir de manera adecuada. No en vano, de su anterior edición se vendieron más de 6.000 ejemplares y en el ámbito académico es herramienta de consulta frecuente.

“Sabíamos, desde hace años, que era urgente actualizar el manual (…) con el fin de poner nuestra carta fundamental de navegación a tono con el desarrollo de la tecnología y del cambio en las formas de comunicación entre las personas”, dice en el prólogo el director de EL TIEMPO, Roberto Pombo.

Esta observación obedece a la principal adición que tiene el manual: la inclusión de normas y consejos sobre el mundo digital, las nuevas narrativas, internet como fuente, las redes sociales y muchas otras inquietudes de quienes publican en el convulsionado mundo del siglo XXI.

“Es una obra que marca una diferencia generacional con las anteriores al incluir por primera vez una compilación de conceptos y normas de la era del periodismo multimedia”, agrega Andrés Mompotes, subdirector de EL TIEMPO.

Por ejemplo, uno de sus capítulos claves, el de los principios, ha sido profusamente ampliado, con cinco partes en vez de una: los principios de la casa editorial, de los periodistas, de columnistas y quienes ejercen la opinión, de las redes sociales de EL TIEMPO, y de su redacción multimedia.

De igual forma, se profundiza en la teoría y la práctica de los géneros periodísticos, no solo con su definición y descripción, sino con consejos para hacer noticias, entrevistas, crónicas, reportajes, perfiles, críticas, análisis y piezas de opinión.

En el apartado de normas periodísticas, se abordan temas como el manejo de las fuentes, la confidencialidad, las ruedas de prensa, los boletines y comunicados, las encuestas, la inmediatez y la necesidad de releer y corregir.

Pero el capítulo más extenso y que involucra a todos aquellos que participan de cualquier tipo de redacción es el del respeto por el idioma.
Este es una caja de herramientas para quienes escriben mensajes de contenido público, así como para reporteros, analistas, columnistas de opinión, blogueros, tuiteros y lectores, no solo de esta casa editorial, sino de todo el universo de las publicaciones. Por ello, en los recuadros adjuntos de esta página, ofrecemos fragmentos del manual, en el que se resuelven dudas idiomáticas.

Mompotes destaca las intensas jornadas de debate y redacción del texto, en las que participaron periodistas y antiguos miembros de esta redacción como Eduardo Parra, Perla Toro, Andrés Garibello y Julio César Guzmán. Pero además, agradece a toda la redacción y a los seguidores de EL TIEMPO en redes sociales, que enriquecieron el contenido del libro.

“Al final, el resultado es una construcción colectiva y moderna que da vida a un manual de EL TIEMPO para un nuevo tiempo”, concluye el subdirector.

Extranjerismos

Hay que aplicar con el mayor rigor la característica ortográfica fundamental de nuestra lengua en cuanto a escritura de extranjerismos: la correspondencia biunívoca entre sonidos y letras. Por ejemplo, en lugar de Alekzandr (adaptación típicamente inglesa), usar Alexánder.

En segundo lugar, existiendo el(los) equivalente(s) español(es), debe prevalecer su uso sobre el del término extranjero correspondiente. Ejemplo: escalafón o clasificación en vez de ‘ranking’.

Otros ejemplos:

- Caso en vez de ‘affaire’.

- Intimidación, acoso escolar, en vez de ‘bullying’.

- Promedio en vez de ‘average’.

- Vestíbulo en vez de ‘hall’.

- Afición, pasatiempo en vez de ‘hobby’.

- Grupo en vez de ‘holding’.

- Confidencial, extraoficial en vez de ‘off the record’.

- Cabildeo, cabildero en vez de ‘lobby’ y ‘lobbyist’.

- Mercadeo en vez de ‘marketing’.

- Eliminatoria en vez de ‘play-off’.

- Asalto en vez de ‘round’.

- Espectáculo en vez de ‘show’.

- Personal, plantilla en vez de ‘staff’.

- Existencias en vez de ‘stock’.

- Imagen, estilo en vez de ‘look’.

- Clasificación en vez de ‘ranking’.

Siglas y acrónimos

La sigla es una representación de varias palabras, propias o comunes, formada por las letras iniciales de estas. Ejemplos: ONU, OEA, ONG, EPS, CAI.

El acrónimo también representa un conjunto de palabras, propias o comunes, pero, a diferencia de la sigla, se forma con sílabas y letras de estas. Ejemplos: Sena, Avianca, Fedegán, Colanta, Corabastos, transistor, radar.

Los acrónimos se escriben:

- Solo con la letra inicial en mayúscula cuando provienen de nombres propios. Ejemplos: Fenalco (Federación Nacional de Comerciantes), Colanta (Cooperativa de Lácteos de Antioquia), etc.

- En minúsculas cuando corresponden a nombres comunes. Ejemplos: láser, ovni, etc.

El plural de las siglas se indica mediante el número del artículo que las acompaña. Por lo tanto, para expresarlo, no debe añadírseles la letra s. Así, pues, se dice tanto “la ONG” como las ONG”.

Los acrónimos no se pluralizan cuando sustituyen nombres propios. Se pluralizan como las demás palabras cuando representan nombres comunes. Tanto siglas como acrónimos conservan el género del nombre compuesto que representan. Ejemplos: láser, láseres; ovni, ovnis, etc.

Comillas dobles y sencillas

Los alias se destacarán entre comillas simples, teniendo en cuenta que el artículo que por lo general los acompaña (el, la) no hace parte del alias como tal. Por eso queda por fuera de las comillas y se contrae con las preposiciones de y a. Ejemplo: Joaquín Guzmán, alias el ‘Chapo’, se fugó de una de las cárceles más seguras de México.

La misma regla se aplica a los nombres de las bandas criminales (‘bacrim’). Ejemplo: En Colombia hay siete grandes bandas criminales, entre las que se cuentan los ‘Rastrojos’ y los ‘Urabeños’.

Las comillas dobles se usan igualmente para darle un matiz especial a una palabra, con la intención de hacer sospechoso o irónico su verdadero sentido, incluso para contradecir su acepción original. Ejemplo: Sus buenas “intenciones” no se me ocultan.

Por qué y porqué

- Por qué:

Se emplea para formular preguntas directas e indirectas. Ejemplos: ¿Por qué ha crecido la desigualdad en el mundo? (Pregunta directa). Hay estudios documentados que han establecido por qué ha crecido la desigualdad en el mundo. (Pregunta indirecta).

- Porque:

Responde la pregunta con por qué y significa, según la RAE, “por causa o razón de que”. Ejemplo: Porque se ha concentrado la riqueza en los países desarrollados.

- Porqué:

Es un sustantivo que equivale a razón, motivo o causa y coaparece, por lo general, con artículo (un, el) y la preposición de. Ejemplos: Aún no se comprende el porqué (razón, motivo o causa) del rechazo de ciertos políticos al proceso de paz. Existen varios porqués acerca de la baja de los precios del petróleo.

- Por que:

Se usa con el sentido de para que. Ejemplos: Roguemos por que llueva estos días. Pidamos por que la paz se haga lo más pronto posible.

Los prefijos

Los prefijos no constituyen palabras por sí solas y sirven para formar nuevas voces. Por tal razón son inseparables, es decir, forman una unidad con la palabra a la cual se añaden. No es correcto, entonces, escribirlos por separado o unidos a la palabra que les sirve de base mediante un guion. La lista de prefijos es larga, por lo que se hace necesaria su continua consulta.

Ejemplos:

- La hipertensión es una enfermedad silenciosa. (Aquí tenemos una nueva palabra formada por el prefijo hiper y la palabra tensión).

- Algunos expertos dicen que la reforma tributaria es antitécnica.

- Los supermercados ofrecen rebajas constantemente.

- El edificio está dotado de varias alarmas antirrobo. (Notar que por estar entre dos vocales y sonar fuerte, la r se dobla).

Cuando el prefijo afecta a más de una palabra, se escribe por separado mediante espacio. Ejemplo: El ex primer ministro inglés Tony Blair estuvo de visita recientemente en Colombia.

El verbo haber

Este verbo tiene dos funciones: una impersonal y otra como auxiliar. En su función impersonal (como verbo que carece de sujeto) se conjuga en singular, independientemente de si su complemento está en singular o plural. Ejemplos:

- Existen escritores, como Umberto Eco, en cuyas bibliotecas hay miles de libros.

- En la última sesión legislativa había muchos proyectos pendientes.

La combinación ‘ha habido’ siempre se usa en singular, justamente por su carácter impersonal o, lo que es lo mismo, por la imposibilidad de asignarle como sujeto alguna de las personas gramaticales. Ejemplo:

- En los últimos meses ha habido descensos notables en la producción.

A diferencia de la anterior función, como auxiliar se construye con todas las personas gramaticales, es decir, algunas veces se conjuga en singular y otras, en plural. Además, siempre lo complementa un participio. Ejemplo:

- Los viejos muros de la casa habían sido cubiertos de estrías.

Ya está disponible

El ‘Manual de redacción’ de EL TIEMPO tiene 208 páginas y cuesta $ 38.000. Está en la Feria del Libro y pronto llegará a librerías y supermercados.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA