Música y Libros

El lenguaje en el tiempo: Vedete

Una nueva palabra en nuestro idioma, con registro en el Diccionario de la lengua española.

Foto:
21 de marzo 2017 , 06:36 p.m.

Cita: “Amparo Grisales, muy bien actuando en su papel de diva y vedete”.

Comentario: Aquí tienen, amables lectores, una nueva palabra en nuestro idioma, con registro en el Diccionario de la lengua española, DLE, 2014, vedete, del francés vedette, ‘artista principal de un espectáculo de variedades’ o ‘persona que destaca o quiere hacerse notar en algún ámbito’.

Aunque en el lenguaje oral habrá resistencia para pronunciar la última e, como sucede con casete y bufete, también de origen francés, en el lenguaje escrito no habrá mayor problema para usarla.Se verá con la misma frecuencia que mánager, júnior, iceberg, trust, wifi, ya convertidas en palabras españolas, usadas sin complejo alguno en la redacción, si bien todavía hay persistencia en la pronunciación inglesa original.

Nomás

Cita: “Era zona de agitación y de revuelta, no se podía salir a la calle, nomás oía los balazos y entraban los cristeros a cada rato” (Lecturas).

Comentario: La palabra nomás, habitual en las narraciones del escritor Juan Rulfo, tardó casi tanto como la palabra vedete para ingresar al DLE, pero ya está ahí, en la edición del 2014.

Nomás es adverbio que significa ‘solamente’, “Vine nomás a ordeñar la vaca, sumercé”.

También es ‘apenas’: “Nomás oía el susurro de su voz, mi señora”, y que sirve también para añadir énfasis a la exhortación, “Acepto sus disculpas, señor, nomás que no me vuelva a ofender”.

De que

Citas: “Hasta el punto que la prensa especializada lo catalogó como un verdadero gladiador”, “Hasta que lo convencí que me llevara” (Revista Bocas).

Comentario: La dequefobia (‘miedo o aversión al de que’) sale a relucir aquí, en estas dos frases.

Las formas correctas son: “Hasta el punto de que la prensa especializada...”, con de, lo mismo que se escribiría “Hasta el punto de ser catalogado por la prensa especializada como un verdadero gladiador”, y no “Hasta el punto ser catalogado...”, y “Hasta que lo convencí de que me llevara”, lo mismo que se escribiría “...lo convencí de llevarme”, y no “...lo convencí llevarme”.

La Academia llama “queísmo” el error de cambiar un de que correcto por un simple que, lo que sucede en las dos citas.

Gazapera

“Todo empieza con la canción de la pitaya a la que Rulfo le tiene muy buena voluntad y le chispea en los ojos, verde, como la milpita tierna que a veces despunta allá, en la barranca de Apulco donde se crió” (Lecturas).

Mejor: “...donde se crio”, sin tilde, igual que otros monosílabos similares, como dio o vio.

“Estos famosos presumen a sus bebés en las redes sociales” (MSN). Mejor: “...presumen de sus bebés...”.

“Y me convertí en vendedor de pescado callejero” (Bocas). Mejor: “...en vendedor callejero de pescado”.

FERNANDO ÁVILA
Experto en redacción y creación literaria

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA