Música y Libros

Conexión sonora / Un nuevo duelo en Seattle

Con el deceso de Chris Cornell el sino trágico sigue en esa inolvidable generación de Seattle.

Foto:
19 de mayo 2017 , 04:34 p.m.

A Seattle le debemos el rock más maravilloso que dejó la década de los noventa. Allí se gestó lo mejor que tuvo el llamado rock alternativo y que en el grunge encontró su estilo más reconocido.

La brumosa ciudad del Pacífico tuvo una pléyade de artistas importantes en su entorno y el sello Sub Pop Records fue el mejor ejemplo de ello. Pero no todas pudieron trascender a la esfera que alcanzaron sus cuatro grandes: Pearl Jam, Nirvana, Alice In Chains y Soundgarden.

Con el deceso de Chris Cornell, acaecido este miércoles, por aparente suicidio, y luego de un concierto que diera su banda Soundgarden en la ciudad de Detroit, el sino trágico sigue aferrado a esa inolvidable generación venida de Seattle.

Y este llegó implacable desde los mismos comienzos del movimiento cuando el estrambótico Andrew Wood, cantante de las bandas Malfunkshun y Mother Love Bone murió en marzo de 1990 por una sobredosis.

Cuatro años más tarde, y cuando su banda era reconocida como lo mejor que le había pasado al rock desde la aparición de The Police, y estando en la cima de su popularidad, el genio y líder del grupo Nirvana, Kurt Cobain, se quitó la vida de un disparo.

Lo hizo tras un año de problemas de salud, depresión, adicción a la heroína, dificultades para enfrentar la fama y lleno de conflictos con su esposa, la cantante Courtney Love.

En abril de 2002, el infortunio de la muerte golpeo de nuevo las puertas en Seattle. El turno fue entonces para Layne Stanley, vocalista líder de Alice In Chains, una de las mejores bandas que gestó el grunge.

Stanley, quien también perteneció al super grupo Mad Season, llevaba seis años aislado asumiendo un cuadro de depresión y adicción a las drogas.

La sorpresiva muerte de Chris Cornell se agrega a la lista. Se ha ido una de las más excelsas voces que ha tenido el rock.

Sus maravillosas excursiones vocales quedarán en el recuerdo de esas grandes canciones que él, con su talento, plasmó para la discografía de Soundgarden, Audioslave y su material como solista. La muerte no perdona y Seattle llora de nuevo.

Daniel Casas
Periodista musica

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA