Música y Libros

Dead Kennedys, con el punk hasta la tumba

Vuelve a Colombia la banda que definió el sonido punk de la costa oeste de EE. UU. en los años 80.

fg

De izquierda a derecha: D. H. Peligro, Ron Greer, Klaus Flouride y East Bay Ray.

Foto:

Archivo particular

07 de agosto 2016 , 12:28 a.m.

Los Dead Kennedys, una banda furiosa que surgió en San Francisco en 1978, sigue tocando con la misma fuerza casi 40 años después. Eso sí, los tiempos son muy diferentes; ya pasó aquella época de virulencia arrebatada, como cuando dieron su primer concierto, el 22 de noviembre, el día del 15.º aniversario del asesinato de John F. Kennedy. Los titulares críticos en la prensa los pusieron en el radar.

La agrupación hace parte del cartel del festival Rock & Shout, que se vivirá en Bogotá el 9 de septiembre. Ya habían actuado en un Rock al Parque, en 2011, en el que desataron ese monstruo.

Otro episodio para recordar su provocación, aquel que los llevó a afrontar un juicio por obscenidad en una corte de California: la publicación de la primera edición de su álbum ‘Frankenchrist’, cuya carátula era la polémica obra ‘Penis Landscape’, de H.R. Giger, un collage de penetraciones que fue retirado de las tiendas. La cosa se puso muy política cuando Jello Biafra, su vocalista, denunció que la policía había entrado a su casa a registrarla sin permiso.

Paradójicamente, la historia de los Dead Kennedys está marcada en realidad por nueve años (1978 a 1987) y solo cuatro álbumes. Fue más el tiempo que sus integrantes gastaron en una batalla jurídica con Biafra, que resolvieron en 2001 pero que no sanó nunca.

Para la historia dejaron un clásico inolvidable: ‘Holiday in Cambodia’, probablemente su único éxito radial. Porque otros, como el cáustico ‘Kill the Poor’ (‘Maten lo pobre’) no iban a sonar en las frecuencias comerciales.

East Bay Ray, su guitarrista y fundador, es visto como el verdadero gestor del sonido ‘punk’ de la costa oeste. Fue la distorsión de su guitarra lo que lo definió: un tronar metálico que, dicen, fue inspirado por la música de ‘westerns’ de Ennio Morricone y la guitarra ‘surf rock’ de Dick Dale.

“Creo que ese estilo llegó porque escuchaba muchos estilos de música, no solo punk, oía mucho ‘country’ y mucho ‘soul’, también funk así como Duke Ellington y Count Basie, y compositores como George Gershwin y Cole Porter –explica el músico, vía telefónica–, y eso me ayudó a pensar en crear música en ‘esa liga’, supongo... lo otro es que técnicamente no soy tan bueno, siempre he pensado que prefiero escuchar un par de notas de Muddy Waters que 1.000 de un guitarrista de ‘heavy metal’. Quería hacer algo diferente”.

De ahí que East Bay Ray asegure que no era cierto que los músicos que hacían punk en los 70 no supieran tocar sus instrumentos: “Claro que los Sex Pistols, los Ramones, todos ellos sabían tocar, ellos habían escuchado mucha música intentando hacerse a una idea de qué era la ‘educación musical’; tal vez no sabían cómo se llamaba una nota, pero sí cómo sonaba”.

Hoy, cuando el ‘punk’ es visto de otra forma y en ciudades como Londres, el alcalde promociona exhibiciones en museos en torno a su estética y su legado, East Bay Ray siente que, en realidad, hubo un gran efecto de mercadeo detrás del concepto del punk: “Pienso que no hay que tomarse demasiado en serio la etiqueta ‘punk’ y lo ‘fashion’ alrededor de ello. Lo importante era la actitud de probar algo diferente y único. Una vez tienes algo único, surgen 20 copias de ello”.

El tema de Biafra lo exalta: “El hecho es que él tomó 76.000 dólares de la banda. Lo encontraron culpable. Lo triste es que nunca fue lo suficientemente hombre para aceptar que cometió un error. Cualquiera que nos culpe a nosotros está culpando a las víctimas”, dice Ray. Sobre la banda hoy, que tiene como vocalista a Ron Greer (vino en el 2011), afirma: “En el último año nos hemos conectado muy bien, llenando la presencia en el escenario; se trata de enamorarse de nuevo de tocar estas canciones. Creo que hemos estado tocando el doble, así que: The Offspring, ¡ten cuidado!”

Así pinta el Rock & Shout

La Pestilencia, en su retorno al país y en una gira que no se ve hace mucho tiempo y la banda Triple X, son la cuota nacional en este festival, en el cual estarán también The Offspring, Anti-Flag y los Dead Kennedys. Significa un encuentro de varias generaciones del género ‘punk’: la influencia de los Kennedys fue en los 80 (orígenes también de La Pestilencia); la de The Offspring y Anti-Flag, en los 90, época en la que apareció Triple X en el ‘underground’ bogotano). Todas han continuado su trabajo, por lo que es imposible asegurar que ‘el punk ha muerto’.

¿Cuándo y dónde?

El 9 de septiembre, en el Centro de Eventos Autopista Norte. 4 p. m. Boletas: 280.000 pesos más el servicio, en Tuboleta.com. Hay servicio de pago a cuatro cuotas.

CARLOS SOLANO
Cultura y Entretenimiento

Ya leíste 20 artículos gratis este mes

Rompe los límites.

Aprovecha nuestro contenido
desde $10.999 al mes.

¿Ya eres suscriptor? Ingresa

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta gratis y pódras disfrutar de:

  • Acceso ilimitado al contenido desde cualquier dispositivo.
  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta gratis y disfruta de acceso ilimitado al contenido, desde tu computador, tableta o teléfono inteligente.

Disfruta del contenido sin límites

CREA UNA CUENTA GRATIS


¿Ya tienes cuenta? INGRESA